Enviar artículo

Cuando la curación no es posible.
¿Vale la pena conocer que tienes una enfermedad progresiva grave, si se considera médicamente incurable?