Enviar artículo

El miedo a molestar : ¿delicadeza o egoismo?
El verdadero profeta, por ejemplo, está siempre entre dos fuegos. Habla a los hombre en favor de Dios; y habla a Dios en favor de los hombres.