Enviar artículo

Las conversaciones de los padres con sus hijos se mueven entre la excepcionalidad y la banalidad.
La adolescencia se ha prolongado: los niños dejan de ser niños antes y los adolescentes dejan de ser adolescentes más tarde