Enviar artículo

No basta ayudar al pobre, se necesita un nuevo modelo de sociedad.
En la ciudad cristiana todos son hermanos y hermanas con los mismos derechos.