Enviar artículo

La búsqueda apasionada de Dios.
Se trata de una búsqueda que no termina en la soledad o en el vacío, sino en el encuentro y en la plenitud.