Enviar artículo

La Iglesia es como un cayuco.
Carlos Amigo huye de las comparaciones grandilocuentes y se decanta por 'la fuerza de la debilidad'.