Enviar artículo

Las madres de los cayucos lloran y luchan.
Llegan por miles en cayucos y pateras en busca del paraíso occidental. A muchos se los traga el mar. Otros consiguen su sueño. Todos dejan atrás su pueblo, su gente y sus madres.