Enviar artículo

Día 25: EL MAGNIFICAT Y EL DIOS DE MARÍA

Cuando Isabel saludó a la joven pariente que llegaba de Nazaret, María respondió con el Magníficat. Lo que en el momento de la anunciación permanecía oculto en la profundidad de la obediencia de la fe ahora se maníficat esta como una llama del espíritu, clara y vivificante. Las palabras usadas por María en el umbral de la casa de Isabel constituyen una inspirada profesión de su fe... en ellas se vislumbra la experiencia personal de María, el éxtasis de su corazón (RM, 36).