Enviar artículo

Huele, otra vez, a primavera.
Estamos especialmente llamados, a ser voz de los sin voz, memoria de los olvidados, profecía de un Reino que ya está entre nosotros, un reino de verdad, justicia y libertad.