Enviar artículo

'Por boca de chiquillos, de niños de pecho...' (Salmo 8,3) (y cien).
Contemplar la sinceridad y espontaneidad de sus rostros, la candorosa ingenuidad de sus palabras, nos producen el efecto de la caricia en el rostro, cuando sopla suavemente la brisa fresca en una tarde de verano.