Enviar artículo

Conocerse a sí mismo. ¿Una solución o problema?
Nuestro centro verdadero no somos nosotros, sino Dios o, más exactamente, Jesucristo. Y sólo estando 'centrados' en él, está de verdad 'centrada' toda nuestra persona y toda nuestra existencia.