icono estrella Nº de votos: 0

MADRE de la COHESIÓN

Gonzalo Fernández Sanz, cmf (Revista Iris de Paz) -
¿Cuántas veces se ha preguntado usted por qué los palestinos y los israelíes no llegan a un acuerdo definitivo para lograr la paz en Oriente Medio? ¿Cuántas veces ha deseado que en el País Vasco se acabe con el terrorismo y se cree un ambiente de libertad y de pluralidad? Pero no hace falta irse tan lejos. Piense en su familia o en su comunidad. ¿Cuántas veces ha experimentado que las diferen­cias eran tan grandes que no había forma de vivir en armonía?

Le propongo que se imagine a la comu­nidad cristiana de los orígenes poco tiempo después de la ascensión de Jesús. Según los Hechos de los Apóstoles (1,13-14), estaba for­mada por los once apóstoles (Judas se había suicidado), por algunas mujeres que habían seguido al Maestro desde el comienzo, por varios parientes de Jesús y por María, su ma­dre. No se puede decir que fuera un grupo homogéneo. Había hombres y mujeres, per­sonas vinculadas a Jesús por vínculos de san­gre y personas invitadas por él a ser sus discí­pulos. No es fácil dar cohesión a un grupo como ése teniendo en cuenta que Jesús ya no estaba físicamente presente. Y, sin embargo, «todos perseveraban unánimes en la oración», todos recibieron juntos la efusión del Espíritu.

Está claro que en el grupo hay un jefe. De hecho, es Pedro quien toma la iniciativa de ele­gir a uno que ocupe el puesto dejado por Judas Iscariote. Con todo, no parece que ese espíritu de cohesión que muestra la comunidad se deba a la autoridad de Pedro sino a la presencia de María. No es la cohesión de un ejército a base de disciplina, sino la unanimidad de una fami­lia en la que la madre es capaz de unir a todos con los lazos del amor. Hay en la primitiva co­munidad una presencia mariana sin la cual hu­biera sido imposible mantener la unión hasta la venida del Espíritu.

¿Me ha preguntado usted por qué en mu­chos de nuestros pueblos la patrona es lo úni­co indiscutible entre sus habitantes? Cuando se trata de la Virgen María (bajo cualquiera de sus múltiples advocaciones) parece que pasa a un segundo plano ser de derechas o de izquierdas, joven o viejo, incluso creyente o no creyente. María sigue ejerciendo hoy entre nosotros una enorme fuerza de atracción y de cohe­sión. Es como un imán. Ella es capaz de unir a los que están separados. Es, sencillamente, la madre de la familia. En toda familia, la ma­dre entrega su vida para que todos puedan sentirse en casa. esto no significa, naturalmente, que la invocación a María surta efectos mágicos a la hora de arreglar los muchos conflictos que nos envuelven. Pero en nuestros esfuerzos por unir a las personas, quizás no hemos des­cubierto a fondo el papel de María. Hace años se decía que «la familia que reza unida, permanece unida», en clara alusión al rezo familiar del rosario. Esta práctica ha desaparecido casi por completo. Parece que la televisión la ha desplazado. Probablemente, dado nuestro ritmo actual de vida, no sea fácil volver a ella. Pero, ¿no habría manera de encontrar otros caminos a través de los cuales las fami­lias, las comunidades, los grupos, pudieran acercarse a María para ex­perimentar que ella puede ayudarlos a «vivir unáni­memente»?

A veces, puede tratar­se de una visita familiar a un santuario mariano. Con ese motivo, los padres pueden encontrar una oca­sión preciosa para explicar a sus hijos el sentido de la advocación con la que se venera a María. Más aún, pueden presentarla como la «madre de la familia». Al­go parecido pueden hacer las  comunidades  religiosas. Otras veces, se pueden aprovechar las ce­lebraciones de los onomásticos de aquellos miembros de la familia que llevan nombres que tienen que ver con María. ¡Tantas posibilidades para unirnos en Aquella que, sin montar mesas de negociaciones, va cohesionando a las perso­nas como ninguna estrategia humana puede ha­cer!

Llegará un tiempo en que descubriremos con más hondura a esa María que nos acerca en el diálogo ecuménico, que nos enseña a abor­dar de otra manera los conflictos internaciona­les, que nos vincula de una manera fraterna, y no meramente funcional, a los seres humanos. Madre de la cohesión, ruega por nosotros.

Gonzalo Fernández Sanz, cmf
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.