icono estrella Nº de votos: 0

Los otros muros de la vergüenza

Pedro Miguel Lamet - 21RS -

Estamos felices con el 20 aniversario de la caída del muro de Berlin. Fue un gran logro sin duda. Hilary Clinton afirmó el domingo que hemos de trabajar unidos por la democracia y los derechos humanos para derribar “los muros del siglo XXI”. Ella citó el terrorismo,  la proliferación de las armas nucleares y  el cambio climático.  Pero, como suele suceder, Estados Unidos tira la piedra y esconde la mano.

Apoya por ejemplo el muro militar de ocupación de mayor longitud que existe en el mundo. Mide 2.720 km, fue construido por Marruecos en el Sahara Occidental hace más de tres décadas para protegerse, supuestamente, de las incursiones del Frente Polisario y es una zona con búnkers, vallas y campos de minas.

Estados Unidos podría haber destruido otro muro, el que aisla a los palestinos de su propio territorio, ese que Israel empezó a levantar en 2002 en suelo cisjordano y que ha dejado ya a 97 comunidades palestinas completamente aisladas: rodeadas por tres flancos una colonia judía y las carreteras del apartheid (por las que sólo pueden circular vehículos con matrícula israelí). Además, la barrera aísla Jerusalén Este de Cisjordania, lo que “deja a 360.000 palestinos desconectados de su pueblo y rodeados por un muro de 181 kilómetros. Esto impedirá cualquier acuerdo para la creación de un Estado palestino”, según afirma Yamal Yuma, de la ONG “Contra el Muro”.

El tercer muro está construido por los propios Estados Unidos: la frontera de más de 3000 kilómetros que comparte con México, para detener la inmigración ilegal. Mientras e cualquier tipo de reforma migratoria se estanca en el Congreso, la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México denuncia que ya han muerto más de 5.600 inmigrantes en su intento por cruzar la frontera. El muro incluye tres bardas de contención, iluminación de muy alta intensidad, detectores de movimiento, sensores electrónicos y equipos de visión nocturna conectados a la policía fronteriza estadounidense (Border Patrol), así como vigilancia permanente con camionetas todo-terreno y helicópteros artillados.

El cuarto muro es español. Nuestro Gobierno mandó construir a finales del siglo XX dos barreras físicas en Ceuta y Melilla. Los 8,2 kilómetros de alambrada en Ceuta y 12 kilómetros en Melilla se han ido modernizando y los ceutíes y melillenses sufren hoy las consecuencias de vivir en una ciudad amurallada, con barreras de hasta seis metros, cámaras infrarrojas, difusores de gases lacrimógenos, laberinto de cables trenzados y piquetes de 1 a 3 metros de altura a su alrededor. La existencia de la valla ha obligado a muchos inmigrantes irregulares de origen subsahariano a optar por la vía de la patera para viajar a las costas españolas, lo que ha provocado la muerte de por lo menos 4.000 personas que se han ahogado intentando cruzar el Estrecho de Gibraltar.

Además de estos muros de la vergüenza físicos, hay otros económicos y psicológicos: que mantiene separados a los países del bienestar con los del hambre y la marginación; el racial, que sigue discriminando por el color; el de género que mantiene a las mujeres en la humillación de la ablación, como subgénero o bajo la violencia y maltrato; las barreras por razones de sexo, opinión o religión; los muros que impiden a los disminuidos físicos o mentales acceder al trabajo o a la consideración social…

Alegrémonos por los 20 años de la caída del de Berlín, pero no nos tapemos los ojos ante los otros muros de la vergüenza.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 5 comentarios

Comentarios

KARUSOTO@GMAIL.COM KARUSOTO@GMAIL.COM
el 13/11/09
Y QUE DE LOS MUROS QUE IMPONEMOS EN NUESTROS "GHETOS" ECLESIALES,DESDE DONDE TANTA GENTE QUE PRETENDE ENTRAR EN NUESTRA COMUNIDADES,SE RETIRA SIN LOGRAR SU OBJETIVO,QUE ES SERVIR A DIOS,POR PONER TRABAS DE INTOLERANCIA.
Me gusta 0
Gabriel S. Pavón Gabriel S. Pavón
el 13/11/09
Que razón tienes @karusoto, yo pertenecí a una comunidad en la que todos los nuevos que entraban terminaban saliendo al año más o menos. Después de mucho tiempo juntos, era dificil abrirnos a los nuevos aires. Muchas veces pienso en la gente que hemos espantado o alejado por nuestros "muros"
Me gusta 0
Enrique Enrique
el 16/11/09
Por favor, un poco de vergüenza. Muros, haberlos "haylos", pero por favor un poco de respeto a la inteligencia. El muro de Berlín, el muro norcoreano y el muro cubano son ¡PARA QUE LA GENTE NO SALGA!, es decir, son muros de cárceles. Los otros muros son para que no se entre. La diferencia: ABISMAL. !No compare!
Usted, seguro que tiene puerta en su casa para que no le vacíen la nevera, le vacíen la cartera o le violenten a su familia, pero ¡NO PARA QUE SU FAMILIA NO SALGA!
¿Lo ha entendido ya? La demagogía es asquerosa y en un cristiano, peor.
Me gusta 0
Luis Luis
el 17/11/09
Todo tipo de muro, frontera, límite o lo que sea que aisle, impida entrada o salida son malos, no responden a un criterio de universalidad, o de catolicismo si lo queremos centrar mas.
Enrique, tu "inteligencia", para dirigirte al que escribe el artículo también deja mucho que desear, deberías sacarte el muro que te impide ver al projimo y respetarlo en su opinión. Esos muros que juzgan son los peores.
Comparar un muro de este tipo con una puerta en una casa, no es lo mismo.
La Iglesia tiene demasiados muros para desarmar. Los prejuicios, las clases sociales, el verticalismo a ultranza, el clericalismo, y sobre todo el sentirnos el ombligo del mundo.
Me gusta 0
carla carla
el 18/11/09
todo tipo de muro es malo en el mundo ya que hace diferencias entre personas que son humildes y las que son de grueldad.
ellos creen que separando a la gente haran un pais o ciudad mas bulnerable
weno eso es todo lo que opino yo falta pero puse lo q creo mas importante
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.