icono estrella Nº de votos: 0

La vida de soltero

Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano) -

El universo funciona en parejas. Desde los átomos hasta la especie humana, la generatividad se afirma sobre la unión con otro. La felicidad, al parecer, se afirma también sobre eso. ¿Dónde quedan, pues, los solteros y los célibes? ¿Cómo pueden ser normales, generativos, felices?

Para mucha gente que vive soltera y célibe, la vida puede parecer injusta. Todo, al parecer, se establece por parejas, mientras ellos son uno. Y eso no es el único problema. Un problema posterior es que, con demasiada frecuencia, ni nuestras iglesias ni nuestra sociedad dan a solteros y célibes las herramientas simbólicas para ver su estado como donación de vida.

Consecuentemente, esas personas soleras sienten con frecuencia como que ellos estás mirando la vida desde fuera, que son anormales, que están perdiendo algo esencial en la vida. Además, a diferencia de las personas casadas y religiosos con votos, pocas personas solteras sientes que han escogido positivamente su estado de vida. Lo sienten más bien como un desgraciado alistamiento. Pocas personas solteras se sienten tranquilas y aceptadoras de su suerte. La estiman, por lo contrario, como algo provisorio, algo aún para ser superado. Raramente una persona soltera, especialmente una menor, se ve a sí misma creciendo vieja y muriendo soltera y feliz. Invariablemente, el sentimiento es: “Esto tiene que cambiar. ¡Yo no escogí esto! No me veo así para el resto de mi vida”.

Hay verdaderos peligros teniendo sentimientos como estos. Primero, existe el peligro de no tomar nunca completa y gozosamente la vida de uno ni verla como digna, de no aceptar nunca positivamente lo que uno es, de no acoger nunca el espíritu que le encaja a la vida que uno está de hecho viviendo. También, existe el peligro de sentir pánico y casarse simplemente porque el matrimonio es visto como una panacea sin ninguna posibilidad real de felicidad fuera de él.

Parcialmente, estos temores están bien fundados. Ser soltero y célibe lleva consigo una real pérdida. La negación no favorece nada aquí. Deseos piadosos o espiritualidades platónicas que privan del poder de la sexualidad no aplacan nuestras emociones ni borran el hecho de que Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté solo”. El universo funciona en parejas, y ser soltero es ser diferente, más diferente de lo que nos atrevemos a admitir. Thomas Merton, reflexionando sobre su propio estado célibe, lo expresó una vez así: “Rechazar a la mujer es faltar en mi castidad…Y todas mis compensaciones son una desesperada e inútil estratagema para cubrir esta irreparable pérdida, que no he aceptado totalmente… Puedo aprender a asumirlo en el espíritu y en amor, y ya no será irreparable por más tiempo. La cruz lo repara y transforma. La castidad trágica, que de pronto se reconoce a sí ser mera pérdida, y el miedo de que la muerte ha ganado - eso es estéril, inútil, odioso. No digo que esta sea mi suerte, pero en mi voto no puedo ver esto como una posibilidad siempre presente”. El celibato y la vida de soltero traen consigo verdaderos riesgos de inmadurez e infelicidad.

Pero, paradójicamente, admitir esta verdad es el primer paso para empezar a vivir positivamente lejos de esos peligros. La sexualidad es una dimensión de nuestra auto-conciencia. Nos despertamos a la conciencia y nos sentimos nosotros mismos, a cada nivel, como amputados, sexuados, separadas mónadas solitarias y sufriendo por la unidad. El celibato es ciertamente una falta en nuestra humanidad.

Sin embargo, ser célibe y soltero no significa necesariamente que uno sea asexual o estéril. Hoy se da frecuentemente la impresión de que no existe la felicidad fuera de la unión sexual. Eso es algo superficial y erróneo. La sexualidad es nuestro paseo interior hacia la unión, comunidad, familia, amistad, afecto, amor, creatividad, placer y generatividad. Somos felices e íntegros cuando estas cosas están en nuestras vidas, no en base a si dormimos solos o no. La vida de soltero célibe ofrece sus propias oportunidades para llevarlas a cabo. Dios nunca cierra una puerta sin abrir otras muchas. Por ejemplo, cuando nuestra cultura admite que es más fácil encontrar a un amante que a un amigo, reconoce también que la sexualidad humana y la generatividad son más que biológicas.

Hay otras maneras de ser saludablemente sexual, de lograr un embarazo o embarazar, de ser madre o padre, de gozosa intimidad sexual. Sexualidad, amor, generatividad, familia, gozo, deleite tienen múltiples modalidades.

En los primeros años de mi ministerio, atendí como director espiritual a un joven que estaba discerniendo entre el matrimonio y el sacerdocio. Su gran duda sobre si decidirse por el sacerdocio era causada por un temor particular: “Siempre he tenido miedo de ser sacerdote porque el celibato significará morir solo. Mi padre murió cuando yo tenía 15 años, pero murió en los brazos de mi madre. Siempre me he resistido al celibato porque quiero morir como mi padre murió: en los brazos de una mujer. Pero, meditando un día en la vida de Cristo, me impactó que Jesús había muerto solo; amado, pero en los brazos de nadie. Él estaba solo, pero fuertemente unido a todos de una manera diferente. ¡Me impresionó que eso también podía ser una buena manera de morir!”.

Puede ser, pero solo si primero, como Merton afirma, la cruz nos repara y transforma.
 

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 6 comentarios

Comentarios

Martha Martha
el 4/11/13
Creo que existen muchas personas solteros/as y ce
libes, felices en realidad, derivandose esa felicidad en
que no han sido obligados a escoger esa forma de vi-
da, lo han hecho voluntariamente, siendo eso su ver-
dad, aceptando como normal ser lo que en realidad
son , llenando ese vacio en sus almas, amistad, amor
ayuda espiritual a los necesitados, entrega total a la
cruz de Cristo , si logran llenarlo , han encontrado la
puerta abierta a la felicidad. Saludos.......
Me gusta 0
Isabel Isabel
el 5/11/13
Hoy en día, la mayoría de las personas, están separadas, singles es el término que se utiliza. A mi como a la Samaritana, me llamo El Señor, me rescató a la edad de 50 años, y soy una mujer libre desde entonces. Ahora testimonio al Señor, y oro para que rescate a todos los cautivos.
Me gusta 0
eleazar eleazar
el 5/11/13
Yo para ser feliz necesito ser una buena persona, y para ello necesito un motivo, y no es otro que el “valor” del otro; necesito asumirlo y abrirme al otro. El valor de las personas lo he aprendido abriéndome a su cariño; mis padres; familia; amigos; mujer; hijos; y quedando atónito ante el amor infinito que Dios tiene a sus criaturas, muchas me caen mal, ¡ahí su valor! Para mi es el Amor de Dios el que buscamos amando a los demás. Yo he podido afianzarme en la familia, los amigos, la mujer, los hijos para abrirme, intentarlo, a los demás. Hay personas que, por decisión propia o por otros avatares, como lo fue el encontrarme con mi mujer, no forman una familia propia, y entiendo que, o se lanzan a Dios, afianzándose ahora en el amor a los otros, como todos, o no podrán ser f ... » ver comentario
Me gusta 0
U.SALDAÑA M. U.SALDAÑA M.
el 5/11/13
Apreciable Ron : del texto de su artículo "La Vida del Soltero" deduzco que usted es soltero con ordenación eclesiástica. Quiera Dios que me equivoque, pero sus comentarios me hacen pensar que ese estado lo está usted manteniendo con ciertas reservas y como que "añora" las "oportunidades" que a veces se pierde uno con ello.
Déjeme decir que aunque hayan hecho voto de castidad no sólo por ello es que los cerca de 400,000 sacerdotes están viviendo su vida menos felices que el resto del conjunto de solteros en el mundo. Al contrario, estudios de encuestas estadísticas así nos lo demuestran.
Por otra parte hay (¿habemos?) millones y millones de personas casadas que a veces pensamos también "¿por qué me amarré, si estaba yo tan a gusto antes y así parece que lo esto ... » ver comentario
Me gusta 0
Jorge Antonio Jorge Antonio
el 7/8/16
Desde hoy, he decidido ser célibe, no soy ni voy para sacerdote, esa decisión la he tomado, por que me he cansado de los rechazos, simplemente ya no voy a seguir buscando el amor, ya no.
Me gusta 0
wendyME wendyME
el 18/10/16
Dios escribio no es bueno que el hombre este solo y creo la compañia idonea?? osea que Dios hizo mal las cuentas porque hay mas mujeres que hombres?
SIempre lo he dicho, no hay algo que manipule al ser humano como lo es la religión la biblia fue inspiración de Dios escrita por "HOMBRES" quienes manipulan estas escrituras a su favor,. no hay medias naranjas a este lugar hemos venido a evolucionar y crecer como seres humanos enteros!
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.