icono estrella Nº de votos: 0

La migración en el Sínodo Africano

Mundo negro digital - Misioneros Combonianos -
Los fenómenos migratorios, con su carga de sufrimiento humano, han constituido uno de los principales temas discutidos durante la primera semana del Sínodo Africano (Segunda Asamblea Especial para África del Sínodo de los Obispos). La agencia MISNA presenta un texto del misionero comboniano italiano Alex Zanotelli, que repasa algunas de las intervenciones más significativas de los obispos. “Uno de los temas que están saliendo a flote con gran fuerza, en esta primera semana del sínodo es el de las migraciones y de cómo se trata a los migrantes. Esto sucede mientras en el Mediterráneo (¡cementerio a cielo abierto!) siguen muriendo africanos en el intento de cruzar el ‘Mare nostrum’.

Uno de los primeros en hablar fue el obispo Giovanni Martinelli de Trípoli (Libia): ‘Sabemos que en el continente africano hay más de diez millones de desplazados, de migrantes que buscan una patria, una tierra de paz. El fenómeno de este éxodo revela un rostro de injusticia y de crisis sociopolítica en África’. Luego el obispo agregó: ‘en Libia, vivimos toda la tragedia de este fenómeno: llegar a Libia por haber sido rechazado en Europa...

Cada año entran en Libia millares de inmigrantes, procedentes de los países del África subsahariana. La mayoría de ellos se salvan de la guerra y la pobreza que vive su país y vienen a Libia, donde buscan un trabajo para ayudar a sus familias, o bien, el modo de pasar a Europa con la esperanza de encontrar allí una vida mejor y más segura. Muchos de ellos se han dejado engañar por la promesa de un trabajo bien pagado y se ven obligados a realizar trabajos mal pagados y peligrosos, o bien, no encuentran ninguno en absoluto. Muchas mujeres a las que han hecho venir al país se ven obligadas a ejercer la prostitución o son esclavizadas. Todos los inmigrantes ilegales corren el riesgo de acabar en la cárcel, ser deportados o cosas peores, y no pueden acceder a ningún tipo de asistencia legal, ni a los servicios sanitarios públicos... Pido a su pastor que no les olvide en este éxodo forzado’, concluyó el obispo de Trípoli.

Y sus pastores no los están olvidando durante el sínodo africano. Por los migrantes procedentes del ‘Cuerno de África’ (Etiopía, Eritrea y Somalia) alzó la voz el arzobispo metropolitano de Adís Abeba y presidente de la Conferencia Episcopal Etíope, B. D. Souraphiel: ‘Espero que este Sínodo para África estudie la raíz de las causas del tráfico de seres humanos, el problema de los desplazados, los trabajadores domésticos explotados (especialmente, las mujeres en Oriente Medio), los refugiados y los emigrantes, especialmente los africanos que llegan en las pateras y las personas que piden asilo, y que elabore posiciones y propuestas concretas para mostrar al mundo que la vida de los africanos es sagrada y no de poco de valor, como en cambio parece que la presentan y la ven muchos medios de comunicación’.

Es increíble el sufrimiento de los etíopes, somalíes, eritreos para llegar a través de Jartum (Sudán) a Libia. ¡Es el viaje de la muerte a través del desierto o del mar! Es un éxodo que afecta a millones de personas que huyen también de África central y que llevan a Libia a través de Agadez (Níger). Los migrantes de África occidental toman la vía del mar (al sur de Marruecos) para llegar a las Canarias y después a Portugal o España (¡de ellos mueren unos cinco mil al año en el mar!). En el Mediterráneo, entre el año 2002 y el 2008, según las estimaciones de G. Visetti (en el diario La Repubblica), han perdido la vida unas 42.000 personas, ¡un promedio de 30 al día! El obispo de Makurdi (Nigeria) William Avenya dijo en el aula del Sínodo: 'Los africanos siguen viniendo a Europa. Con todos los medios, aun al precio de morir en el desierto o en el mar, hasta que el equilibrio económico y ambiental entre África y el resto del mundo no sea reestablecido por quien es responsable (del desequilibrio), es decir, por Occidente'.

Luego tocó al arzobispo de Accra (Ghana) G. Charles Palmer-Buckle, hablar de las ‘deplorables’ condiciones de los inmigrantes en Europa. Muchos obispos africanos están preocupados por las leyes anti-inmigración que han sido aprobadas en tantas naciones europeas, para bloquear los flujos migratorios 'hasta el punto de negarles sus derechos y hacerlos morir en el mar', dijo el arzobispo de Accra. El arzobispo denunció las tendencias xenófobas presentes en Europa que 'consideran a los africanos como si no tuvieran derechos'. Y sarcásticamente se preguntó: ¡¿Quienes son después los que nos vienen a hablar de derechos humanos universales?'

Palabras claras y duras, en esta primera semana del sínodo africano, por parte de los obispos de África, sobre uno de los problemas más graves que afectan al continente africano.
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.