icono estrella Nº de votos: 0

La mesa de la palabra

Ciudad Redonda, Ciudad Redonda -

 

Palabra y sacramento - Proclamación y Eucaristía
Formas diferentes de la presencia de Dios:
Palabra, asamblea, signos sacramentales...

(JPG) Lucia Caram, OP.

  • Religiosa Dominica contemplativa del Monasterio de Santa Clara de la ciudad catalana de Manresa.
  • Nació en Tucumán, Argentina.
  • Su obra publicada ha sido extensa, acerca de los antropónimos, la vida espiritual, entre otros
  • Se ha empeñado en la lucha por el respeto a los Derechos Fundamentales de los niños de su país natal.

     


    Resumen de la ponencia

     

La religiosa dominica Lucía Caram aportó su respuesta a la pregunta-guía del segundo día de la Semana: «¿Qué celebramos?». Antes de proponer su respuesta, dejó bien clara su intencionalidad al decir a los seiscientos semanistas: «Quisiera que en esta mañana nos acerquemos juntos a la mesa… en la que Jesús está presente». La presencia del Señor en el pan eucarístico es algo aceptado por todo cristiano. Confesamos su presencia en el sagrario incluso con un gesto: doblamos la rodilla ante el Señor sacramentado. Encontramos mayor resistencia para que todos los cristianos admitan la presencia real de Dios en la Palabra. Para los que se resisten a afirmar esta presencia no viene mal recordar el siguiente texto conciliar:

 «La Iglesia siempre ha venerado la Sagrada Escritura como lo ha hecho con el Cuerpo de Cristo, pues, sobre todo en la Sagrada Liturgia, nunca ha cesado de tomar y repartir a sus fieles el pan de vida que ofrece la mesa de la Palabra de Dios y del Cuerpo de Cristo» (DV 21). La mesa es única. El alimento es el mismo, si bien bajo las especies de «palabra» y de «pan». De ahí que la veneración hacia la Palabra y hacia el Cuerpo de Cristo haya de ser la misma.

 La extrañeza que despertó el texto conciliar mencionado en no pocos Padres conciliares y la polémica que se desató en el aula conciliar no se han disipado en el pueblo cristiano. A más de uno puede parecerle una exageración afirmar que «la Iglesia siempre ha venerado la Sagrada Escritura como lo ha hecho con el Cuerpo de Cristo». Sin embargo es una afirmación tradicional. La Hermana Lucía adujo el testimonio de san Jerónimo, no sin decir que sus palabras eran «atrevidas»: «Yo creo que el Evangelio es el cuerpo de Cristo. Y aunque las palabras ‘quien no comiere mi carne y bebiere mi sangre’ pueden también entenderse del misterio de la Eucaristía, con todo, las Escrituras, la doctrina divina, son verdaderamente el cuerpo y la sangre de Cristo… Es nuestro deber conocer las mismas venas y carne de la Escritura». No es extraño, por ello, que el concilio Vaticano II afirme en la constitución sobre la Liturgia: «Cristo está presente en su palabra, pues cuando se lee en la Iglesia la Sagrada Escritura, es él mismo quien habla» (SC 7).

 Es una doctrina tradicional que se remonta al nuevo Testamento. Basta con que el lector de la Biblia tenga presente la escena de los dos discípulos que huyen hacia Emaús. Estando de camino, Jesús les explica las Escrituras, y los dos discípulos confesarán posteriormente que les ardía el corazón mientras les hablaba el Señor. Para encontrar al Señor, sin embargo, «deberán regresar a la comunidad, donde nuevamente les ‘arderá el corazón’ al partir el pan con los hermanos», dijo la ponente. Así es, porque cuando se lee creyentemente la Sagrada Escritura «es el Padre el que sale amorosamente al encuentro de sus hijos para conversar con ellos» (DV 18).

 La estrecha vinculación entre la Palabra y el Cuerpo de Cristo es patente en el capítulo sexto de Juan. A veces no sabemos si una expresión se refiere a la Palabra o al Cuerpo de Cristo. Para una y otro sirven los verbos que glosó al final de su ponencia la Hermano Lucía: servir – dar gracias – partir – repartir. Porque cada día nos alimentamos «con su pan y su palabra, experimentamos la fuerza humanizante del misterio redentor», fueron las palabras finales de la ponente.


VIDEO DEL DIÁLOGO FINAL DE LA PONENCIA

Es posible que si usas Microsoft Internet Explorer no puedas ver el Video. La última actualización de seguridad (Marzo-2006) impide la ejecución de Video Flash. Te recomendamos que uses Mozilla Firefox para poder visualizar el video. Lo `puedes bajar de AQUÍ

 

 

 

 


(JPG) Ya está a la venta el libro de la 35 Semana de Vida Consagrada, donde podrás encontrar todas las ponencias.
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.