icono estrella Nº de votos: 0

La educación en Sur-Sudán

Hno. Bill Firman. Traducción Paula Merelo Romojaro -

Tengo que reconocer que hay una pregunta recurrente que viene a mi mente cada vez que veo a los pequeños pilluelos de Malakal corriendo por las calles llenas de barro. A veces me saludan alegres con la mano y en ocasiones me llaman “kawadja” (hombre blanco) con unas enormes sonrisas en la cara. ¿Pensarán que el mundo entero es como esto? Dicen que la ignorancia da la felicidad¹. ¿Se darán cuenta estos críos de que se encuentran en seria desventaja por no ir al colegio? ¿Esperarán algo mejor o simplemente se dan por satisfechos con lo que tienen porque no conocen otra cosa? La mayoría nunca ve la televisión, ni vídeos o fotografías de otros lugares. Sin embargo, estoy convencido de que, en este mundo moderno en el que vivimos, esta “aldea global” nuestra, la falta de atención sanitaria básica no es aceptable. Tampoco lo es conocer exclusivamente la lengua tribal, si las personas quieren salir en algún momento más allá de la región donde nacieron. Las opciones son de hecho muy limitadas si no tienen la capacidad de comunicarse en algún idioma ampliamente conocido a nivel internacional. Aquí en Sur-Sudán, las lenguas más comunes son el árabe y el inglés. En algunas partes de África es el francés en lugar del inglés. En Sur-Sudán, el gobierno ha decretado que el idioma será el inglés. En Malakal, la hermana Margaret Sheehan comenzó a enseñar inglés a las mujeres de la parroquia por las tardes. Ahora que se ha ido de vacaciones a casa, a Irlanda, el párroco, el padre Stephen, continúa con ellas y cuentan habitualmente con muy buena asistencia. Aprender inglés es un paso importante para construir esta nueva nación que se enfrenta, entre otros, al reto de dar oportunidades a través de la educación, especialmente a las niñas.

Aquí os muestro algunas de las duras estadísticas tal y como las publica la UNESCO este año, justo antes de que Sur-Sudán se independizara: uno de cada nueve niños muere antes de su quinto cumpleaños. Desde que en 2005 se firmara el CPA, la matriculación en escuelas primarias se ha duplicado pasando de 0,7 millones (2005) a 1,4 millones (2009), pero esto sigue representando solo el 46% de los niños que deberían estar yendo al colegio. Sur-Sudán ocupa el penúltimo lugar de 123 países en índices de matriculación en la escuela primaria y el último, de entre 134 países, en educación secundaria. Sólo el 38% de los adultos sabe leer y escribir. Las mujeres en Sur-Sudán representan el 65% de la población y, sin embargo, suponen el 92% de la población analfabeta. Sólo el 37% de los matriculados en la escuela en primaria son niñas. Este porcentaje decae hasta el 27% en la educación secundaria. Sólo el 12% de los profesores son mujeres: el 88% son hombres. El 40% de los niños de 13 años y el 50% de los de 18 no están actualmente matriculados o no han ido nunca a la escuela. Sólo el 13% de los profesores están correctamente cualificados y alrededor del 40% ha terminado la educación primaria. Sólo el 57% de las clases se encuentran en edificios permanentes.

Quizás los pilluelos de la calle piensen que la ignorancia da la felicidad a corto plazo, pero también he hablado con algunos buenos estudiantes en los colegios sudaneses que están muy orgullosos de aumentar sus conocimientos y su nivel de progreso académico. La educación es la herramienta para ascender y conseguir mejores opciones en la vida. Una buena educación aumenta la conciencia de una buena higiene personal, ayuda a evitar las enfermedades y aporta las habilidades necesarias para construir una sociedad más productiva. Pero es cierto también que la educación puede abrir la puerta a valores y actitudes que se alejan bastante de la fe cristiana en Sur-Sudán. Aquellos de nosotros que trabajamos en educación en este nuevo país creemos en lo que estamos haciendo, pero sabemos también que debemos esforzarnos por preservar actitudes como el preocuparse por el otro y compartir con los demás en lugar de sucumbir a la búsqueda exclusiva del interés propio como es patente en otras sociedades más opulentas. 

1 NT: el autor emplea la expresión en inglés ignorance is bliss

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.