icono estrella Nº de votos: 0

Jamás violencia en nombre de Dios

Periodista Digital - EFE -

El Papa Benedicto XVI declaró el domingo ante una delegación de religiosos de todo el mundo, congregados en Nápoles, que la religión no puede ser usada jamás para justificar la violencia.

Benedicto realizó estos comentarios delante de sacerdotes católicos, rabinos, ayatolás, patriarcas y zoroástricos, reunidos en la ciudad italiana para celebrar una conferencia de tres días sobre el papel de la religión y la cultura en la creación de un mundo sin violencia.

'En un mundo herido por conflictos, donde la violencia es justificada en nombre de Dios, es importante repetir que la religión no puede convertirse en un vehículo de odio, nunca debe ser usada en nombre de Dios para justificar la violencia', dijo.

'Todo lo contrario, las religiones pueden y deben ofrecer recursos preciosos para construir una humanidad pacífica, porque hablan de paz en el corazón del hombre', estimó.

Benedicto mencionó al grupo violento napolitano por excelencia, la Camorra, al lamentar la forma en que la violencia estaba atrayendo a muchos jóvenes a un submundo de ilegalidad.

'Es sumamente importante intensificar esfuerzos por una estrategia seria de prevención concentrada en escuelas y en lugares de trabajo y para ayudar a los jóvenes a pasar su tiempo libre', dijo el pontífice. 'Todo el mundo debe intervenir contra la violencia', agregó.

Al respecto, destacó que la Iglesia católica “quiere continuar el camino del diálogo para favorecer el entendimiento entre las diversas culturas, tradiciones y sabidurías religiosas”, señaló.

Auguro vivamente que este espíritu se difunda siempre más, sobre todo allí donde las tensiones son más fuertes, allí donde la libertad y el respeto por el otro son negados y hombres y mujeres sufren a consecuencia de la intolerancia y de la incomprensión”, concluyó.

Por primera vez desde el inicio de su pontificado, en abril de 2005, el Papa se reunió al mismo tiempo con el patriarca ecuménico ortodoxo, Bartolomeo I; el arzobispo anglicano de Canterbury, Rowan Williams; el gran rabino de Israel, Yona Metzger; y el imam de los Emiratos Árabes Unidos, Ibrahim Ezedín. También asistieron representantes de otras religiones orientales, como la budista y la hinduista.

Por otra parte, el papa Benedicto XVI pidió hoy 'tener fe' y 'rezar' para afrontar la violencia y los problemas de la vida cotidiana, durante la homilía pronunciada en la plaza del Plebiscito en Nápoles (sur de Italia), donde está en visita oficial.

Benedicto XVI visita Nápoles, una ciudad que afronta cada día graves problemas económicos y el fenómeno de la camorra, la mafia local.

'Ante realidades sociales difíciles y complejas como es seguramente la vuestra, es necesario reforzar la esperanza, que se funda en la fe y se expresa con una oración incansable', dijo.

El Papa aseguró que 'Dios escucha las oraciones de la gente y las cumple en el momento oportuno', aunque explicó, que a veces, 'la experiencia cotidiana parece desmentir esta certeza'.

Y señaló que, 'ante los varios episodios de crónica negra y los problemas cotidianos de la vida, de los que no hablan los periódicos', Dios no puede cambiar las cosas 'sin la conversión' de las personas.

La oración, dijo el Papa, es el método de 'lucha' para 'combatir la injusticia y derrotar el mal con el bien'.

El argumento principal de la homilía fueron los problemas de Nápoles, donde existen 'situaciones de pobreza, de falta de vivienda, de desempleo y la falta de perspectivas futuras', señaló el Papa

Así como, destacó el Pontífice, existe 'el triste fenómeno de la violencia, presente no sólo en los despreciables delitos de la Camorra (...), y que tiende a difundirse especialmente en la juventud, que crece en los ambientes donde reina la ilegalidad y la cultura del sobrevivir como se pueda'.

Ante ello, el Pontífice pidió 'intensificar los esfuerzos para una estrategia de prevención, que se base en la escuela, en el trabajo y ayudar a los jóvenes a gestionar el tiempo libre'.

'Es necesaria una intervención que implique a todos en la lucha contra cualquier forma de violencia, con la formación de las consciencias y la transformación de la mentalidad y los comportamientos de todos los días', añadió.

El Papa instó además a realizar 'adecuadas intervenciones políticas' pero también a que se produzca 'una profunda renovación espiritual'.

Nápoles 'necesita creyentes, que tengan plena confianza en Dios y que con su ayuda se empeñen a difundir en la sociedad los valores del Evangelio'.

Benedicto XVI celebró la misa ante miles de personas en la céntrica Plaza del Plebiscito, que no se encontraba repleta, y en una jornada lluviosa y fría.

El Papa ha acudido a Nápoles para inaugurar el Congreso interreligioso organizado por la Comunidad de San Egidio bajo el lema 'Para un mundo sin violencia', y en el que participarán más de 300 representantes de las principales confesiones religiosas del mundo.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.