icono estrella Nº de votos: 0

Iglesias sin curas

Manuel de Uniciti -

 

Hasta un 'sabio distraído' como Rafael Sánchez Ferlosio lo ha advertido y lo ha proclamado, con total desparpajo según su costumbre, a los cuatro vientos: «Su problema más grave es la desesperación porque no tiene vocaciones». Se refería -fácil es de entender- a la Iglesia. Y hay que añadir que son muchos los católicos que, con mayor o menor acierto, comparten este juicio o esta aprensión. «La Iglesia, dicen, se queda sin curas, sin sacerdotes».

Tal vez sería bueno recordar a estos temerosos y preocupados por el futuro de la fe que el término 'sacerdote' no aparece en los textos del Nuevo Testamento y que solo a partir del siglo III las comunidades cristianas le conceden carta de ciudadanía ¡y de qué manera, válganos Dios! Durante los doscientos primeros años de la Iglesia nadie habló de sacerdotes ni de curas. La denominada 'Carta a los hebreos' es el primer documento cristiano en que se habla de 'sacerdocio'; lo hace, como es sabido, con referencia explícita a Cristo. Pero este importantísimo documento canónico no tiene al apóstol Pablo como autor -según se ha creído durante siglos- sino que es de una época posterior, redactado por cristianos admiradores del 'Apóstol de las gentes' y entre los que figuraban, por lo que parece, levitas y sacerdotes de la Antigua Alianza llegados al cristianismo con una exagerada añoranza del esplendor que tuvo en su día el templo de Jerusalén… Y no son obra de Pablo, igualmente, las cartas a Tito y a Timoteo, documentos canónicos que suelen citarse en apoyo del 'orden sacerdotal'. Las comunidades cristianas contaban, como es natural, con personas que las presidían y ordenaban -que celebraban la Eucaristía del Señor- pero que no eran ministros consagrados. Tertuliano afirma resueltamente, a la altura del siglo III, que cualquier bautizado bien visto por la comunidad de los hermanos solía presidir la 'Cena del Señor' o Eucaristía. Y de hecho, el diccionario de uso corriente en las comunidades de los primeros siglos echa mano de términos de la vida civil para designar los diferentes cargos que dirigían y servían a los seguidores de Jesús. El bien conocido teólogo José María Castillo enumera no menos de diez cargos y servicios habituales en el seno de las comunidades cristianas; y todos ellos con nomenclatura profana o civil. Más aún: hasta el mismo término 'orden' -que con el adjetivo de 'sacerdotal' ha llegado hasta hoy- tiene su origen y uso en la esfera social romana. Se hablaba así del orden de los senadores y del orden de los caballeros; y tanto en un caso como en el otro, la pertenencia al 'ordo' comportaba prestigio, riqueza, boato, separación de la masa… Cuando las comunidades cristianas se apropiaban de este término, ¿eran conscientes de que estaban dejando a un lado la enseñanza de Jesús, «el que sea mayor entre vosotros, muéstrese como el menor», o se estaban contagiando de las pompas y vanidades de este mundo?

Estaba a un caer el reconocimiento del cristianismo en la esfera de lo civil con la llamada 'paz constantiniana' (año 313) y sabido es cómo son muchos los que sitúan en ese reconocimiento -en sí mismo positivo- el comienzo de una cierta mundanización de la Iglesia que con el tiempo le llevaría a más de un exceso. Es de toda justicia subrayar la inmensidad de bienes que ha reportado a las comunidades cristianas la fórmula del 'orden sacral'; pero también es obligado subrayar el veneno que la dicha fórmula ha inoculado en el cuerpo de la Iglesia: el gran contingente de los laicos se ha ido configurando poco a poco como masa que oye y calla, obedece a lo que se le manda y espera cruzada de brazos hasta un nuevo mandato… La participación activa de los seglares en la marcha de la Iglesia ocupa ya, por fortuna, un primer plano de actualidad en la literatura cristiana de nuestro tiempo, pero -por desgracia y salvo contadas excepciones- la tan traída y llevada participación laical no pasa de ser un pío desideratum. La fórmula del 'ministerio sacro' u 'ordo sacerdotal', por el contrario, se fue expandiendo y consolidando a lo largo de la historia; y ha llegado hasta el día de hoy imponiendo una nítida distinción entre clérigos y laicos. Persistirá, ay, esta distinción mientras las comunidades estén presididas día y noche por un ministro consagrado que tiene 'la sartén por el mango y el mango también'. Y surge la pregunta: ¿no sería cosa de retornar al estilo de los primeros tiempos de la Iglesia en que los 'liberados' -sin más 'sacralidades'- se dedicaban a dar vida a nuevas comunidades, a ser testigos de la fe de unas comunidades ante otras, a servir de vínculos de caridad de todas las comunidades entre sí? A cuantos se sientan confundidos, perplejos y tal vez escandalizados ante estas propuestas, habrá que recordarles la magnífica expresión del jesuita padre Rhaner: «Jesús no es el fundador de la Iglesia sino su fundamento». Cada generación, cada tiempo tendrá que ver cómo organizarse al servicio del Reino de Dios.

 


Foto marcp_dmoz
Artículo extraído del elcorreo.com

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas : sacerdocio, laicado,
icono comentarios 18 comentarios

Comentarios

VICENTE CRUZ VICENTE CRUZ
el 26/4/11
Del escrito de D. Manuel Unciti se deduce que sobra el Sacramento del Orden" tal se entiende hoy. Entonces, ¡fue un invento de la Iglesia? Creo que D. Manuel es sacerdote, ¿qué sentido tiene serlo? Yo también lo soy. El comentario es "demoledar" y desconcertante. ¿A qué carta nos quedamos?
Me gusta 0
Servidora. Servidora.
el 26/4/11
http://youtu.be/fRA8UBBpkL4
Por favor ver este vídeo y disfrutadlo tanto como yo. Los Sacerdotes no sobran, sobran los comentarios que no son buenos ni para ellos, ni para nadie en la iglesia y quienes dicen estar fuera de ella aunque pertenezcan a ella porque además de ser bautizados, son queridos por Dios y hermanos en Cristo nuestros aunque no lo quieran aceptar.
Siempre hubo en la iglesia persecución de una forma o de otra, ojalá solo hubiera seguimiento del bien y del Amor en esta tierra, donde Dios pudiera en su totalidad en Cristo resucitado, mostrarse en medio del pueblo y también junto al Altar...donde hay ángeles volando y también junto a nosotros con bendiciones en sus manos y en sus vidas, sean Sacerdotes o no l ... » ver comentario
Me gusta 0
lagarillo lagarillo
el 26/4/11
¿Y qué papel tenemos los laicos en la Iglesia? Son pocos los sacerdotes que se abren a una pastoral participativa. Soy licenciado en teología. Pero ignorado en mi parroquia. O mejor dicho, utilizado como un monaguillo. Antes de estudiar teología los sacerdotes me miraban por encima del hombro, y me decían que para evangelizar había que tener estudios. Cuando hice mis estudios, entonces me dijeron que lo importante es el corazón. Y con esta última cuestión estoy de acuerdo, hace falta, corazón, voluntad pero también conocimiento. Y poner en practica el Concilio Vaticano II, olvidado y enquistado. Yo soy Iglesia, pero por favor cuando pidan, no pidan vocaciones, que las hay y muchas, pidan curas que es lo que quieren. Pero por favor, aprovechen la vocación de servicio de los laic ... » ver comentario
Me gusta 1
jwpaom jwpaom
el 26/4/11
yo más que llamarlo "orden sacerdotal" lo llamaría "control sacerdotal". Y cuando se controla es porque no hay una base de fe y confianza. Cojo el Espiritu Santo y lo pongo en una confortable jaula. Pero le quito la libertad de volar. Así hace el orden sacerdotal, el espíritu no vuela, porque se tiene miedo de hasta dónde pueda llegar su vuelo. ¿Y dicen que no hay vocaciones? yo creo que hay muchas, pero no se reconocen porque están fuera de la jaula.
Me gusta 0
kailling kailling
el 27/4/11
Difícil desfacer estos entuertos.
El servicio a la comunidad de hermanos y hermanas no es invento de la iglesia, es necesidad lógica y exigencia del evangelio. La forma concreta que ha tomado, aún nacida bajo la guía del Espíritu, si. El sacerdocio católico tal y como lo conocemos hoy respondió, como bien dice Unciti, a las necesidades de unos tiempos ya pasadosy una situación eclesial desparecida. El problema es que no sabemos o no queremos (ojalá sea lo primero, pues denota ignorancia; si fuera falta de voluntad sería negligencia) adentrarnos en el reto de buscar formas actualizadas, no por ello menos auténticas, de ministerio y servicio, en diálogo con las exigencias del mundo y la Iglesia actuales. Los imperios, monarquías absolutas, dictaduras... son formas de gobierno, ... » ver comentario
Me gusta 1
Un discípulo Un discípulo
el 27/4/11
No se si el Sr. de Uniciti es sacerdote o no, sin embargo es lo de menos, lo importante es que trata de respaldar sus conjeturas, por medio de poner en tela de duda la autoria de varios libros del Nuevo Testamento y de hacer ver el actual sacerdocio Católico como producto del Tercer Siglo. Esto me suena mas a la frase Protestante: “donde esta eso en la Biblia?”, como si la Biblia fuese una super-enciclopedia; recordemos sin embargo que el plan de Dios se ha ido desarrollando en etapas y los roles del Padre, Hijo y del Espíritu Santo se nos revelan de forma secuencial, y lo quiero comparar con la evolución de cualquier organización, en este caso la Iglesia, Cristo ordenó a “los doce”, el que oficiaran la Eucaristía, denomino a Pedro el cabeza de su Iglesia y fue en la Ultima ... » ver comentario
Me gusta 1
Paco de España Paco de España
el 27/4/11
Estoy totalmente de acuerdo con el comentario de Un discípulo. Gracias por ello.
Sobre el sñor Uniciti puedo decir que las voces discordantes aunque hacen mucho ruido se ven pocas nueces. Que los ensayos se hacen con gaseosa. Que aproveche su tiempo en unir.
Gracias señor.
Me gusta 0
kkpoyo kkpoyo
el 28/4/11
Porqué tiene la iglesia miedo a entablar discursiones.
el señor uniciti no creo que haya pretendido deshunir sino dar voz y opinión a tantas voces como la mía que callan. Me exaspera la iglesia que no me deja pensar, razonar, que me hace callar. Y la gente que ha decidido callar simplemente está ya fuera de la iglesia, y nos preguntamos porqué están vacías, porqué ya no hay vocaciones! gracias señor undiciti yo no tengo miedo, Dios me acoje aunque la "iglesia" no lo haga.
Me gusta 0
U.SALDAÑA.M U.SALDAÑA.M
el 30/4/11
Apreciable kkpoyo: Me extraña su comentario de que está usted restringido de poder pensar, razonar y tener que quedarse callado. NO VOY A ENTABLAR POLEMICA CON USTED CONTESTANDO CUALESQUIER REPLICA QUE DESEE HACER A esta OPINIÓN MÍA CONTRA USTED, pero me incomoda su versión de que a usted se le niegue lo anterior, cuando es precisamente en este espacio libre, abierto y no restringido en donde la está emitiendo, así como se nos permite a todos los que pensamos como usted o en forma diferente a la suya.
Me gusta 0
U.SALDAÑA.M U.SALDAÑA.M
el 30/4/11
Apreciable kkpoyo : Nuestro Señor Jesucristo (Dios) dijo a San Pedro, al investirlo como Vicario de Su Iglesia en la tierra < ....lo que "atareis" (aceptareis, aprobareis, etc.) en la tierra, atado quedará en el Cielo.... y lo que "desatareis" (no aceptareis, desaprobareis, desconociereis, etc.) en la tierra, desatado quedará en el Cielo....>. Saludos respetuosos.
Me gusta 0
antonio antonio
el 30/4/11
El ministerio ordenado para la mujer sería una buena salida ya que ellas cuando se entregan a Dios y al projimo lo hacen en fidelidad.
Me gusta 0
Javier Javier
el 19/5/11
Totalmente de acuerdo con "Un Discipulo" Este me suena a Protestante, porque si es que de verdad está en nuestra Iglesia, sabra que ésta como ya se ha dicho es pecadora por su cuerpo que es usted y soy yo, que somos todos, pero Santa por su Cabeza que es Cristosea Fundador o Fundamento como lo quiera llamar. Pero no puede ir queriendo encontrar cada detalle en La Biblia como un libro de recetas, o quizá este hermano queire una biblia en forma de "Bitácora futura" en la que se detallara cada paso y forma en que la Iglesia tenía que desarrollarse y actuar. No señor, no me parece. Y si tanto le ofende la jerarquia de la iglesia--necesaria para que haya un urden uno sea responsable de decidir junto al pueblo-- porque usted no se hace sacerdote, consagrese, o quiza lo ha sido y se salio e ... » ver comentario
Me gusta 0
rewoma rewoma
el 21/5/11
Mirad, cuando nos muramos no nos preguntarán si hemos ido a misa o no. si somos protestantes o no, si me he creido los dogmas o no, si fui cura y me salí o no, si entendía de teología o no, lo que nos preguntarán ya todos lo sabesis. ¿y nos echamos las manos a la cabeza por lo que una persona pueda pensar?
Hay mas cristianos fuera de esta iglesia anquilosada que dentro. si sr. kkpoyo, estoy de acuerdo con ud.
Me gusta 0
EliasMora EliasMora
el 5/7/11
Dentro de la gama de tantos pensamientos, quiero compartir el mío: "NADA EN ESTA VIDA ES MALO, TODO DEPENDE DEL USO QUE LE DEMOS" LA PALABRA QUE EXPRESAMOS, EL PENSAMIENTO QUE OCULTAMOS, TODO LO CONOCE DIOS Y SÓLO A ÉL DEBEMOS DAR CUENTAS, AL FINAL, SABREMOS QUE TAN CERCA O LEJOR ESTAMOS DEL REINO DE LOS CIELOS... YO ESTOY DE ACUERDO CON UNA FRASE PROFERIDA POR EL BEATO JUAN XXIII: "HABLEMOS MÁS DE LO QUE NOS UNE QUE DE LO QUE NOS DIVIDE"... DIOS LES BENDIGA Y NOS DÉ LA GRACIAS DE VIVIR EL MANDAMIENTO DEL AMOR, SIN EL NO HAY SALVACIÓN... BASTA DE PALABRAS VACÍAS, ES NECESARIO ACTUAR CON AMOR Y NO POR APARIENCIA NI POR QUEDAR BIEN...
Me gusta 0
SESILIO SESILIO
el 20/10/11
Apreciable REWOMA : Ojalá pudiera Ud desplegarnos una lista o relación breve (especie de vademécum) de lo que se nos va a preguntar, y que TODOS ya sabemos, como Ud afirma, cuando nos muramos y nos presentemos ante el Juez. Tratar de cumplir con dicho vademécum pudiera servirnos para agilizar un poco más, ya desde ahora, el proceso de nuestro Juicio y Salvación.
Asimismo, aclarar en dónde sitúa Ud los "límites" o "acotaciones" para aseverar que hay más cristianos AFUERA de dichos límites de esta Iglesia ANQUILOSADA, que dentro de Ella. Su calificación de "afuera" y de "anquilosamiento" me parece algo genérica para captar claramente qué quiere Ud decir al respecto.
(*) "Anquilosado" = "rigidizado" o "unido mediante una anquilosis"
(*) "Anquilosis" = (medicina): rigidez o ... » ver comentario
Me gusta 0
Yhoanmmm Yhoanmmm
el 15/2/12
Me parece que esta página tiene sus "intereses"...
Me gusta 0
katiuska katiuska
el 15/2/12
amemonos los unos alos otros respetandonos ,por que eso es lo que cuenta porque como dice una cancion . al atardecer de la vida cuando estemos ante DIOS y EL nos examie ,nos examinara del amor,yo soy de la opinion que tiene que haber socerdotes manos consagradas y los laicos tambien a trabajar a arrimar el hombro , a anunciar el reino en lo que buena mente podamos que EL no nos va a exijir mas de lo que podamos ,pero manos ala obra que la mies es mucha y hacen falta brazos,
Me gusta 0
Servidor Servidor
el 18/1/15
Excelente artículo y excelente comentarios. Esa es la Iglesia que yo quiero, abierta y dinámica. Yo creo que los que están a favor del artículo de Manuel en el fondo saben y distinguen como lo hace él que hay mucho de bueno en el orden Sacerdotal y a la vez pueden ver como la práctica de autoritarismo que a su vez causa laicos que prefieren defender el orden sacerdotal a tomar su papel de servidores verdaderos han hecho tanto daño a la Iglesia. Por su parte los que estan en contra porque piensan que se trata de renegar de este gran don en el fondo reconocen que un poco mas de apertura de la Iglesia no haría daño. Adelante con los comentarios en cada uno ahi algo de bueno que podemos aprender los demas.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.