icono estrella Nº de votos: 0

Iglesia y matrimonio

Bonifacio Fernández -

La relación entre la Iglesia. como comunión de vida, y el matrimonio, en cuanto relación amorosa de hombre mujer, es muy peculiar. La Iglesia se entiende a sí misma  a través de la metáfora esponsal y maternal. Se siente esposa de Cristo y madre fecunda en el Espíritu. Dentro de la Iglesia la relación de amor conyugal entre un hombre y una mujer se convierte en especialmente significativa. Se puede expresar esa profunda identificación jugando con el verbo conocer.

1. Conoce

El amor entre un hombre y una mujer  es conocido desde siempre. Es la voz de la naturaleza. La relación de amor intenso entre un hombre y una mujer es reveladora y liberadora. No se trata del  un “afecto” que somete y esclaviza, se trata del afecto que sana y realiza a las personas.

La Iglesia conoce y celebra la vida del matrimonio. La existencia cotidiana de familia, de hogar y de trabajo, es lugar de santidad: de esfuerzo y de gracia; de ternura y de perdón; de sacrificio y gratificación. Los discípulos de Jesús que miran con ojos de fe perciben en los matrimonios un eco de lo que Dios es y sueña para la humanidad. La Iglesia confiesa: Vosotros sois signo; y sois espejo de algo que os trasciende; en vuestro amor comunicativo y fiel se refleja el amor comunicativo y fiel de Dios mismo.

2. Reconoce Una pareja que se ama profundamente  tiene que ver con el evangelio. Su experiencia  toca el corazón mismo de la vida de la comunidad cristiana. Evoca la gran alianza de amor de Cristo con su Iglesia; suena a fidelidad a la alianza; suena a proyecto  de vida compartida, soñada, alimentada.

En el amor de los esposos reconoce la Iglesia su corazón esponsal y apasionado por Cristo; descubre las huellas de su santidad, de su unidad y de su universalidad, de su transparencia. En el amor de los esposos reconoce destellos del don y el mandamiento que la habita: “como yo os he amado”

3. Des-conoce

La  Iglesia  des-conoce el amor privatizado, que ni se celebra ni se expresa en una forma de  promesa; que es cuestión de dos y queda de puertas para adentro. Sabe también que muchos desconocen el grado de implicación de su experiencia  de amor con lo que mueve el corazón de la comunión de  los discípulos de Cristo. La Iglesia des-conoce la trivialización del amor y su reducción a un mero sentimiento placentero

La Iglesia de Jesús se reconoce a sí  misma y celebra la vida de los matrimonios... Tal vez ellos no lo saben; tal vez no lo creen. Pero llevan consigo un gran calidoscopio. Son luz que ilumina y calienta. Son parábolas personales que revelan la otra dimensión de los gestos y las actividades cotidianas. Su relación de amor es un lugar de gracia, de conversión y de perdón. La relación de amor es un proyecto y un itinerario permanente. En los matrimonios que se aman, se perdonan, se esfuerzan en crecer hacia un amor más genuino y altruista, la Iglesia reconoce su propio camino de conversión y de crecimiento.  Les dice: vosotros sois lo que más se parece a Dios en nuestro mundo; vosotros sois la gran buena noticia.

4. Se reconoce

La Iglesia de Jesús se reconoce a sí  misma y celebra la vida de los matrimonios... Tal vez ellos no lo saben; tal vez no lo creen. Pero llevan consigo un gran calidoscopio. Son luz que ilumina y calienta. Son parábolas personales que revelan la otra dimensión de los gestos y las actividades cotidianas. Su relación de amor es un lugar de gracia, de conversión y de perdón. La relación de amor es un proyecto y un itinerario permanente. En los matrimonios que se aman, se perdonan, se esfuerzan en crecer hacia un amor más genuino y altruista, la Iglesia reconoce su propio camino de conversión y de crecimiento.  Les dice: vosotros sois lo que más se parece a Dios en nuestro mundo; vosotros sois la gran buena noticia.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas : matrimonio,
icono comentarios 1 comentario

Comentarios

Rosita Rosita
el 26/2/17
"La Iglesia conoce y celebra la vida del matrimonio. La existencia cotidiana de familia, de hogar y de trabajo, es lugar de santidad: de esfuerzo y de gracia; de ternura y de perdón; de sacrificio y gratificación". Estas palabras me reconfortan muchísimo. Cariños Rosita
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.