icono estrella Nº de votos: 0

He tenido un sueño...

José Miguel Capapé -


Esta noche he tenido un sueño. He soñado que todos los políticos de Rondônia se ponían de acuerdo para comenzar a hacer las cosas pensando en el pueblo, en el pueblo que sufre, que pasa hambre, que no tiene empleo, en el pueblo luchador que cada día amanece con el ánsia de ganar el pan, en el pueblo que sufre las injusticias porque no tiene las condiciones necesarias ni para defenderse.

He soñado que los hombres y las mujeres de Rondônia trabajaban juntos, codo con codo, contra las injusticias, que luchaban juntos por una sociedad más justa, por una naturaleza más conservada, por un medio ambiente más saludable para todos.

He soñado que los niños de Rondônia jugaban tranquilos en el patio de un recreo, en una escuela en la que se educaba a los hombres y mujeres del mañana en una conciencia crítica con aquellos que desde lejos nos imponen sus estilos de vida imperialistas en los medios de comunicación social. Además aquellos niños jugaban con la ilusión de llegar en casa para compartir con sus padres lo aprendido, para jugar también con ellos, para soñar también con ellos.

He soñado que los pequeños agricultores de Rondônia se unían en asociaciones y grupos para luchar contra los grandes amos del comercio, contra aquellos que imponen los precios de las cosas sin mirar el trabajo sufrido de aquellos que las producen, contra aquellos que no tienen vergüenza en pisotear los derechos de los pequeños si por ello van a obtener un beneficio económico.

He soñado con una Iglesia de Rondônia que salía a las calles para denunciar a aquellos que se aprovechan de la incultura, de la pobreza, de la miseria y que sólo piensan en sus intereses, y que son alcaldes, concejales, empresarios, grandes propietarios, cuya hipocresía debe ser puesta en entredicho. Una Iglesia, voz de los que no tienen voz, capaz de llevar el grito de los oprimidos hasta los grandes palacios donde los opresores han plantado sus tiendas.

He soñado con unas comunidades de base que gratuitamente se preocupan por las necesidades del pueblo de Rondônia, por sus dificultades, por sus problemas, comunidades vivas y sedientas de justicia, de ilusión, de vida.

He soñado con unos jóvenes de Rondônia preocupados por las cuestiones del medio ambiente, por la falta de matas ciliares, por el aumento del desmatamiento, por la desaparición de algunas fuentes de agua, jóvenes que luchaban por una Rondônia mejor para todos.

He soñado con unos ancianos orgullosos de sus hijos, viviendo en Rondônia con sus hijos y sus nietos, disfrutando de la naturaleza que supieron conservar durante muchos años porque siempre pensaron en dejar la mejor herencia para las futuras generaciones: una tierra libre y ecológicamente conservada.

He soñado con un mundo en paz donde ninguna diferencia era suficientemente grave como para impedir la convivencia, donde las religiones, las culturas, las ideologías, las formas de ser... no impedían la convivencia en paz y harmonía.

He soñado con unos jóvenes que después de visitar Rondônia, de conocer sus gentes, volvían para sus hogares con la curiosidad de inventar un mundo diferente y de luchar para cambiar las cosas.

He soñado que mucha gente soñaba conmigo y despertaban con la confianza y la certeza de que otro mundo es posible. Es cierto que me repito, sí. Y lo seguiré haciendo, pues no pienso dejar de soñar.

José Miguel Capapé
Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.