icono estrella Nº de votos: 0

Háblale a Dios, conversa con Él

Nicolás Caballero, cmf -

A veces, el orante necesita 'hablar', dialogar, desahogarse. Dejar que el corazón se le derrame ante Dios (Lm 2,19; Sal 60,9; 1S 1,15; Éx 33,11). Háblele con franqueza, con sencillez, sin artificio; o rece algo que le guste; o recite un salmo; o exprese los afectos que surjan de su corazón. Habla con tu Padre. Deje nacer un sencillo diálogo con Dios, como aconseja santa Teresa. Pero, ten en cuenta:

" ... que Dios está en todas partes. (. .) ¿Pensáis que importa poco para un alma de-rramada entender esta verdad y ver que no ha menester para hablar con su Padre Eterno ir al cielo, ni para regalarse con El, ni ha menester hablar a voces? Por paso que hable, está tan cerca que nos oirá. Ni ha menester alas para ir a buscarle, sino ponerse en soledad y mirarle dentro de sí y no extrañarse de tan buen huésped; sino con gran humildad hablarle como a padre, pedirle como a padre, contarle sus trabajos, pedirle remedio para ellos .. "

Un analista cualificado, comentando a san Juan de la Cruz, afirma:

"Este coloquio sosegado y tranquilo con Dios, en que la voluntad se orienta profundamente hacia él, coloquio mantenido por una mira¬da recogida sobre su divina amabilidad, es para San Juan de la Cruz al verdadero fin y meta de la oración. A él aludía al escribir: 'el fin de la meditación y discurso en las cosas de Dios es sacar alguna noticia y amor de Dios (Subida JJ, 14,2)".

Ni se necesitan grandes elaboraciones verbales, ni diálogos ingeniosos, tan del agra¬do de algunos. Sólo palabras necesarias, no para que me entienda Dios, sino para ex¬presar el propio corazón y saberlo activar y actualizar en su presencia. Y Dios mira y ve el corazón de quien no elabora tanto palabras 'razonables' cuanto expresiones nacidas de la propia necesidad.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 10 comentarios

Comentarios

Sally, R.D. Sally, R.D.
el 19/4/12
Soy muy elocuente, y en ocaciones me asusta, cuando hablo con Dios tambien lo soy, puedo hablarle por mucho rato.... y me pregunto si soy redundante, si creo que la cantidad es mas que la calidad; pero luego descubro que converso son el como lo hago con mi Esposo, con mi Hermana, con Mi Mejor Amiga, entonces me digo que El me comprende y sabe que soy asi, que no hablo para enganarle, sino que quizas necesite mas palabras que otros para expresarme.... Me conoces Padre Mio.... Tu Sabes Que Te Amo....
Me gusta 0
Karla Bobadilla Karla Bobadilla
el 20/4/12
El diálogo con Dios, requiere de una apertura sincera y sencillez verdadera en el corazón, el Señor es muy perceptivo a la humildad, para llegar a eso se hace necesaria la práctica constante de ella, es como cuando aprendimos algo tan sencillo como hablar, poco a poco pero con constancia y perseverancia, al final se conseguirá un estado acético-místico al que sólo los santos tienen acceso, pero se puede lograr!!!!.
"Cristo a Resucitado"
Me gusta 0
Marta Elisa Marta Elisa
el 20/4/12
Nada hay mas hermoso que el " conversar" de tú a tú con Dios en un lenguaje senciillo y con, sobretodo, un corazon íntegro y rendido a El!!!!!
Me gusta 0
antonio antonio
el 25/4/12
El llamado de Dios,es selectivo a las personas que perseberamos en el, mi padre es lo mas hermoso que mi corazon siente, el amor al progimo,a uno mismo, amor hacia los padres, esposa e hijos, cuando hablo de mi padre es, la fe, amor, esperanza, humildad, etc.
Me gusta 0
Conchita Conchita
el 14/5/12
Amèn.
Me gusta 0
Soraya Soraya
el 13/2/14
Tengo ganas de llegar a casa para recogerme y hablar con mi Padre. Mi mente está todo el día en Él y con Él, pero cuando termina la jornada, nos abrazamos en la oración. Al amanecer, me levanto pensando en esos instantes que Dios me regala para meditar su fuerte presencia. Gracias Señor, por todo lo que no soy y Tu haces que sea.
Me gusta 0
Soraya Soraya
el 13/2/14
Tengo ganas de llegar a casa para recogerme y hablar con mi Padre. Mi mente está todo el día en Él y con Él, pero cuando termina la jornada, nos abrazamos en la oración. Al amanecer, me levanto pensando en esos instantes que Dios me regala para meditar su fuerte presencia. Gracias Señor, por todo lo que no soy y Tu haces que sea.
Me gusta 0
antonia antonia
el 19/1/17
GRACIAS POR COMENTAR DE FORMA TAN SENCILLA LA FORMA Y EL ACERCAMIENTO EN COMO PODEMOS ORAR, GRACIAS Y QUE EL ESPIRITU SANTO NOS AYUDE
Me gusta 0
Morelia Lopez Morelia Lopez
el 21/1/17
Cuando oro me siento plena, es un estado sobre natural que no quisiera terminar, puedo sentir su amor, su paz que sólo Él la sabe dar, es mi mejor experiencia, a través de ella crezco y me siento más cerca a mí padre Dios.
Me gusta 0
karina karina
el 22/1/17
Orar con nuestro Dios misericordioso es una tarea que la practico todos los dias porque yo entiendo que hace Dios por mi y que hago yo por el projimo.y por mi familia.Creer en Dios es la esperanza de Dios en Cristo.Siempre le pido que me ilumine en el camino de la vida y que ilumine a los que unidos por una Tierra mejor permita el cambio social.Saludos.karina
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.