icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Segundo Domingo de Adviento (7 - diciembre - 2014)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1,1-8

Allanad los senderos del Señor

Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Está escrito en el profeta Isaías: "Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino. Una voz grita en el desierto: "Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos."" Juan bautizaba en el desierto; predicaba que se convirtieran y se bautizaran, para que se les perdonasen los pecados. Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaba sus pecados, y él los bautizaba en el Jordán. Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y proclamaba: "Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo."

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Marcos presenta la figura de Juan, al que llama el Bautista, como un profeta, de ahí que describa su vestimenta, como la que usaba el gran profeta Elías -como el que el mismo Jesús identificará más tarde a Juan Bautista-, y su tipo de comida, que se ajusta a los alimentos puros permitidos y que se podían adquirir en los mercados (a pesar que a nosotros nos resulte extraña).
Como otros tantos de su tiempo, Juan es un líder que invita a una renovación espiritual. El incita a la enmienda en las actitudes de vida y acoger así el perdón de Dios, y lo ritualiza con una inmersión en el río Jordán, el que cruzó el pueblo para apropiarse de la tierra prometida por Dios.
Esta renovación en la fe judía la realiza en el desierto, lugar asociado por la tradición a la purificación y al encuentro con Dios, a pesar de que en este tiempo se consideraba al grandioso y bello Templo de Jerusalén como el lugar de la presencia del Señor.
Juan centra su mensaje en el anuncio de otro bautismo que se hará no en agua, sino con Espíritu Santo, y será realizado por alguien grandioso (al que no se es digno de servirle ni como esclavo que descalza a su amo) que ha de venir inmediatamente tras Juan.
Así Juan se presenta como la realización de la profecía de Isaías que se cita, aunque en realidad el texto citado es una combinación de versículos del Éxodo, de Malaquías e Isaías, una práctica normal en aquel tiempo.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, ambos trabajan, con tres hijos, pertenecen a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Escuchar las voces que nos indican qué es lo que hay que hacer, cuál es el centro, qué es lo que no se nos puede pasar... nos resulta a veces tan difícil... No hacemos caso a los mensajeros, a los testigos, a los profetas. Sus mensajes se confunden con tantos otros mensajes que hablan de otra Navidad y dejarse llevar es tan fácil... En cambio, nadar contracorriente, esperar un Mesías que no es como el que el mundo espera, hablarle a los niños de preparar el corazón, que ellos vean que nos preparamos desde dentro... se hace cuesta arriba. Por eso el Adviento nos invita a allanar ese camino, a simplemente ponerse a la tarea, ser nosotros también sus mensajeros y prepararnos porque el Señor está cerca.

DESDE LA MISION
(hombre, soltero, estudiante, experiencia de Misión, pertenece a comunidad cristiana)

Este evangelio, a la luz de la experiencia que viví recientemente, me trae recuerdos de algo que vi todos los días: el anuncio de Jesús mediante dos formas. Un anuncio que se hace mediante la "voz", la predicación y un anuncio que se hace mediante la manera en la que se vive, se es y se está. Las dos equivalentes, caras inseparables de una misma moneda: se vive lo que se anuncia y se anuncia lo que se vive. Juan predicaba en el desierto. Aprendí que no es otro lugar que el "desierto" donde el anuncio de Jesús es necesario. Desierto de alimento material y alimento espiritual. Pero no vale lo mismo un anuncio ideológico, teórico, que un anuncio con autoridad. La autoridad que confiere al predicador una vida y una manera de estar en el mundo que en sí es Evangelio, pues es una Buena Noticia de esperanza que alguien viva de cierta manera en el mundo, y que hable desde su experiencia de evangelio hecho vida concreta. Es lo que vemos en Juan, y es lo que vi en la Misión: el anuncio de una vida nueva por parte de personas que ya mostraban en sus vidas que esa vida nueva es posible.

DESDE LA DENUNCIA PROFÉTICA
(mujer, casada, dos hijos, trabaja en Cáritas)  

Juan no predicaba desde una tarima en un club privado, Juan no vestía una chaqueta cara... Juan daba un mensaje que era coherente con su estilo de vida y eso me cala dentro, muy dentro.
Ese estilo de vida austero, sencillo y valiente me parece que nos falta hoy a mares.
Juan es uno de los referentes esenciales en la denuncia profética, se abre para mí como el que optó hasta las últimas consecuencias por vivir lo que anunciaba.
Hace un año, en una ponencia de formación sobre el Derecho a la Alimentación, invité a un gran experto en la materia que nos analizó las causas del hambre y alternativas que podríamos apoyar desde nuestra localidad. Al finalizar la misma, les pregunté a unas jóvenes que asistieron qué les había parecido. Ellas, muy sinceras por su parte, me comentaron que habían descubierto todo un mundo y que les había encantado pero que no les había parecido oportuno que diera esa charla un señor con sobrepeso excesivo y que se había comido un bollicao y dos magdalenas en el descanso.
Me quedé sorprendida porque nunca había valorado la importancia de estos gestos en las charlas, al transmitir un mensaje o impartir una formación... y me acordé de Juan.
Más Juan en mi vida y mi mensaje llegará más hondo... sin duda.

TERCER PASO: ORATIO

¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Dios Padre Bueno y Misericordioso,
porque Tú hoy nos invitas a ponernos en camino
y disponibles para facilitarle a cada hermano nuestro
su camino cotidiano de búsqueda para llegar hasta Ti.
Gracias porque hoy nos ofreces el gran regalo
de ser mensajeros tuyos e instrumentos de tu Voz,
y  siendo comunicadores de tu Amor en medio del mundo,
para que cada persona pueda conocerte, seguirte,
y a través de nuestro testimonio de vida,
nuestros hermanos logren encontrarse Contigo y
amarte cada vez más en lo profundo de cada corazón.
Ayúdanos, Padre nuestro, a ponernos en marcha sin cansancio
y a caminar cada día con ánimo, predicando tu Evangelio.
No permitas, Dios Padre Misericordioso, que nada ni nadie
nos paren o alejen del camino en nuestra búsqueda hacia Ti,
y enséñanos a ser servidores de tu Palabra de Vida
para mostrarles a los demás que sólo Tú eres el único protagonista
de nuestra vida y quien logra llenarla de sentido y felicidad.
Dios Padre Bueno, ayúdanos Tú cada día a gritar con fuerza tu Amor
entre los desiertos cotidianos de nuestra sociedad,
que intentan apagar tu Voz en medio del mundo actual.
Ayúdanos a no rendirnos ante los ruidos que generan nuestras prisas,
y que nos dificultan la Escucha atenta de tu Palabra de Vida.
Dios Padre Bueno, derrama tu Misericordia sobre nosotros
y no nos dejes caer en la tentación de creernos que nuestros pecados
y debilidades son mas fuertes que tu Misericordia y Amor infinito.
Dios Padre nuestro, con la Fuerza de tu Espíritu Santo, ayúdanos Tú
a ser fuertes en nuestra debilidad, para poder convertirnos a Ti.  Amén

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

No está de moda ser cristiano. Y quizás una parte de la culpa de ello la tenemos la inmensa mayoría de los que formamos la Iglesia. No somos como Juan el Bautista, al que seguían las masas, por su testimonio de vida. Eso dificulta la llegada del Señor.
Dos propuestas para hacer vida y actuar desde el Evangelio de este domingo.
-“Preparemos el camino al Señor”, para que Él pueda llegar a este nuestro mundo. “Allanemos sus senderos...” ¿Cómo? Esmerándonos mucho por ser testimonio para todas las personas, allí dónde nos encontremos. Que no escandalicemos como cristianos, sino que facilitemos el acercarse a Jesús, el conocer su forma de vivir, el tomarle como modelo, como ejemplo, apoyo, guía…
-Prediquemos como Juan, para que otros se conviertan. Intentemos especialmente en esta semana explicar  a los demás la maravilla que se esconde tras las palabras del Evangelio. Procuremos denunciar, sugerir, defender, acompañar… como el propio Jesús nos enseña.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.