icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Primer Domingo de Cuaresma (26 - Febrero - 2012)

Enviar por email En PDF Imprimir
Laiconet - Viernes, 24 de febrero de 2012

EL EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Marcos 1,12-15

Se dejaba tentar por Satanás, y los ángeles le servían


En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas, y los ángeles le servían. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: "Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio."

PARA VER
(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)





COMENTARIOS DE SEGLARES

DESDE LA MANIFESTACIÓN DE LA FE EN LA VIDA PÚBLICA
(Hombre, casado, padre de dos hijos, trabaja, es cofrade y miembro de la Junta de Gobierno de su Cofradía)


Ser cristiano, es algo más que ser seguidor de la palabra y el mensaje de Cristo. Ser cristiano también es ser… un seguidor del modelo de vida que Él nos propone. Por eso, al igual que hizo Jesús en el desierto, debemos prepararnos intensamente en Cuaresma para poder vivir y recrear su Pasión llenos de su espíritu y renovados por la buena nueva que Él nos trae: el Reino de Dios, precedido de una Resurrección que se convierte en lo más esencial e importante de nuestra Semana Santa. Salir en procesión penitencial dando público testimonio de nuestra fe, es recordarle a Él sí…, pero también recordarnos a nosotros mismos qué somos y a donde nos encaminamos. Nos convertimos en “testigos” de esa fe en la vida pública.

DESDE LAS CONSECUENCIAS DE LA CRISIS
(Matrimonio, con hijos, ella trabaja, él perdió su empresa, pertenecen a grupo cristiano)


La crisis económica que estamos atravesando se convierte en ocasiones en el desierto de nuestras almas. la perdida del trabajo y la falta de expectativas tanto económicas como laborales nos enfrenta a las grandes "tentaciones", la perdida de la autoestima, la desesperanza... ¿para qué sirvo si no soy capaz de mantener a mi familia, si no soy capaz de ser útil o productivo, si solo levanto compasión? Sucumbir a estas tentaciones nos acaba separando irremisiblemente de nuestros seres queridos, de nosotros mismos, de Dios. Jesús nos muestra el camino, la confianza en Dios como escudo, como alimento para salir del desierto con nuevas energías. Es fácil decirlo pero el proceso es en muchas ocasiones largo y difícil y solo nos queda nuestra Fe en que el Señor está ahí para ayudarnos, tardemos lo que tardemos El seguirá siempre con nosotros.

DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR
(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)


Los períodos de “desierto” son etapas normales y necesarias en la vida. En la realidad de las personas sin hogar, muchas veces corremos el riesgo de caer en la  desesperanza. La situación en la que se encuentran estas personas es muy compleja y está llena de avances y retrocesos continuos, llenos de momentos muy buenos, pero también de otros en los que parece que las cosas no van a mejorar nunca. Nosotros en nuestra labor, no podemos dejarnos abatir por el desánimo, sino ser constantes en la oración y estar unidos a Dios con más fuerza en los momentos en los que, aparentemente, no hay nada que hacer; simplemente estar a su lado, y tratar de iluminar de alguna manera su camino, con una palabra de aliento, un consejo o, simplemente, con nuestra presencia. No obstante, al final, son las personas las que, desde su libertad, deciden por dónde quieren caminar, y ésta es la parte más dura de nuestro trabajo; ser testigos muchas veces del deterioro que sufren y de sus recaídas, llegando incluso a perder a muchos de ellos en el camino.
Es importante no perder la fe en las personas, pero sobre todo, en Dios, que es quien nos impulsa y nos llama a ESTAR, de diferentes formas, al lado de los hermanos, en todo momento –en los momentos de alegría, pero también y sobre todo en los de desierto-, respetando los tiempos de cada uno, yendo a su compás y no al nuestro.

PARA REZAR
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)


Señor y Dios nuestro, te damos Gracias
por este Tiempo de Cuaresma que comenzamos,
que es tiempo privilegiado de reencuentro contigo,
mediante la oración, para tomar de nuevo
el camino de la Conversión, y volver a Ti.
Te damos Gracias, Señor y Dios nuestro,
porque con la Fuerza de tu Espíritu
nos llamas y nos llevas “al desierto interior”
para encontrarte con cada uno de nosotros
y hablarnos al corazón, fortaleciéndonos,
a través de tu Palabra de Vida y del Evangelio,
para que logremos vencer nuestras tentaciones.
¡Tú, Señor Jesús, eres Presencia Viva
del Reino de Dios en medio de nuestro mundo!
Nosotros queremos unirnos a Ti mediante
la conversión y la fe que Tú nos ofreces hoy.
Tú nos hoy recuerdas que tu Reino está cerca…
Ayúdanos, porque queremos escuchar
la Voz de tu Palabra para que Tú reines
en nuestros corazones y en nuestra sociedad.
Ten Misericordia de nosotros y no permitas
que ninguna tentación separe de Ti nuestro corazón.
¡Conviértenos a tu Amor y Misericordia, Dios nuestro!
Ayúdanos Tú en esta Cuaresma, Dios Padre Bueno,
a renovar nuestra fidelidad a Ti, dejándonos guiar
por tu Espíritu, para lograr vencer nuestras debilidades
y cumplir siempre tu Voluntad, porque deseamos
creer en tu Evangelio, hacerlo Vida y predicarlo.

icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Si te ha gustado, compártelo:
Comentarios
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.

Palabra diaria

Sábado, 25 de octubre de 2014

FERIA
Lc 13,1-9. Si no os convertís todos pereceréis de la misma manera.

Lecturas Comentario
Liturgia Calendario
Ciudad Redonda en su email :

Últimos usuarios de Ciudad Redonda