icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario - Ciclo A

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Mateo 25,14-30

Has sido fiel en lo poco, pasa al banquete de tu señor

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: "Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos de plata, a otro dos, a otro uno; a cada cual según su capacidad; luego se marchó. [El que recibió cinco talentos fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, el que recibió uno hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.]
Al cabo de mucho tiempo volvió el señor de aquellos empleados y se puso a ajustar las cuentas con ellos. Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo: "Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco." Su señor le dijo: "Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor."
[Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo: "Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos." Su señor le dijo: "Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor."
Finalmente, se acercó el que había recibido un talento y dijo: "Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces; tuve miedo y fui a esconder mi talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo." El señor le respondió: "Eres un empleado negligente y holgazán. ¿Conque sabías que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese empleado inútil echadlo fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes."]

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Los capítulos 24 y 25 de Mateo nos hablan del final de nuestro tiempo. En esa línea se sitúa esta parábola, así como la del domingo pasado, de las diez doncellas.
El "talento" del que habla la parábola era una moneda mediterránea de plata de muchísimo valor. La romana en tiempos de Jesús pesaba más de 32 kilos. Equivalía a unos seis mil "denarios", seis mil jornales según este evangelista. (El significado que le damos a la palabra "talento" como aptitud o inteligencia deriva de la interpretación de esta parábola).
La parábola nos remite a lo que ocurre cuando el propietario de esa riqueza vuelve "después de mucho tiempo" y "llamó a cuentas a sus servidores"; es decir, la parábola nos habla de cuando vuelva el Señor y realice el juicio final.
El dueño felicita a los servidores que han negociado con la riqueza que se les confió y que han ganado una cantidad similar. Es lo que se espera de nosotros: que seamos "buenos y fieles". La fidelidad y la bondad está en haber realizado la tarea encomendada. Frente a este comportamiento, condena al "malo y perezoso". La maldad está en no haber cumplido la voluntad del dueño y la pereza en la negligencia en el uso de la riqueza confiada.
Lógicamente, el propietario confiará más monedas al que es productivo y se la quitará al improductivo, como sentencia el final de la parábola.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

Cada uno de los miembros de esta familia, tiene alguna cosa que le hace especial. Siempre hemos apostado porque el mayor de los talentos que podemos ofrecer a los demás, es ser respetuosos, con todos, es ser cariñosos para con los demás. Al menos lo hemos intentado.
Qué orgullo sentimos cuando dicen que nuestros hijos son personas buenas y comprometidas, respetuosas y generosas, eso es una bendición de Dios, aunque no somos perfectos, son unos adolescentes de lo más normal. Pero los talentos, sean cuales sean, es para ponerlos a disposición de los demás. Es verdad que eligen según lo que les gusta, según lo que se les da bien, ya sean en sus hobbies o en sus estudios, pero siempre, que tengan claro dos cosas: Todo lo que tienen les viene de Dios, es una gracia que Dios les concede, y como tal gracia, hemos de ponerla a disposición de los demás, del equipo, de la clase, de la familia, de los amigos, de la sociedad, ya sea aportar lo mejor que tienen en un partido de fútbol, o colaborar con la convivencia en clase. No seamos mezquinos, busquemos siempre el bien común, el Reino de Dios, con todo lo que Él nos ha concedido. Formémonos, cuidemos nuestras posibilidades, demos siempre lo mejor de cada uno, implicándonos siempre con las personas, nos gustaría como padres,  que nuestros hijos, no estén encerrados en sí mismos, sino dándose a los demás. Con la ayuda de Dios, intentaremos darles testimonio y poner nuestros talentos a trabajar.

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

“Los dejó encargado de sus bienes” El Señor confía en mi, me dio talentos no para mi, sino para ponerlos al servicio del Reino, concretamente al servicio de los más pobres. Al ponerlos al servicio se desarrollan más y una va descubriendo otros nuevos.
No hace mucho, reflexionaba este texto con un grupo de jóvenes de una comunidad rural. Algunos decían que les costaba reconocer los talentos que tenían, pero al dialogar sobre ello se fueron dando cuenta que sí tenían. La dificultad estaba en pensar en grandes talentos o talentos importantes.
Lo mejor es que una vez cada uno dijo uno de sus talentos, se decidió juntarlos todos y así hacer una serie de actividades con los niños y niñas de su misma comunidad para la Navidad.
Dios no mira si son pocos o pequeños los talentos que tenemos, lo que importa es ponerlos al servicio de los demás. A veces pequeños gestos logran grandes obras.

DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, su pareja murió, dos hijas, enferma de cáncer, comprometida activamente con su parroquia)  

El Evangelio de San Mateo 25,14-30 me da una amonestación. ¿Qué hago con el talento que Dios me ha dado? Tengo que decir que me siento comprometida con ganar almas para Cristo, la sociedad en donde vivimos ofrece tantas distracciones, en especial a nuestros jovenes. Este mensaje me recuerda lo que debo hacer y lo que no. Que es agradable a Dios y que no es. Reconozco que tengo el talento de la música y te puedo decir que siempre lo he puesto al servicio de la iglesia, es mi norte colaborar con la celebración Eucarística domingo tras domingo aunque haya pasado por mi tratamiento de quimioterapia, el domingo para mi es sagrado. También me toca de cerca si de alguna manera u otra me quedo quieta, por el cansancio, por la falta de movilidad y no hago más por aquellos que me necesitan.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Dios Padre Bueno y Misericordioso, te damos Gracias
porque Tú no regalas abundantes dones cada día,
para ponerlos en común y compartirlos con todos.
Tú nos enseñas que sólo los dones que se comparten
son los que crecen y los que se multiplican,
y nos recuerdas hoy que Tú nos los entregas gratis
para ponerlos al servicio de todos y para el bien común.
Ten Misericordia de cada uno de nosotros, Dios Bueno,
y ayúdanos a ser fieles a tu Amor y a tu Evangelio,
entregando siempre gratis lo que hemos recibido gratis,
para servirte siempre a Ti y a cada hermano nuestro,
con cada uno de los buenos talentos y de las cualidades
que Tú nos regalas a lo largo de toda nuestra vida.
Ayúdanos, Dios Bueno, a ser generosos con todos
para servir siempre a cada persona que nos necesite,
y ayúdanos también a ser siempre misericordiosos
enseñando al que no sabe, para así, poder ayudar 
a multiplicar las capacidades de cada persona,
y lograr construir entre todos un mundo mejor,
y colaborando con los demás para mejorar
todos nuestros ambiente y nuestra sociedad.
Ten Misericordia de nosotros y no nos dejes caer
en la pasividad ni en el desánimo provocados
por nuestras inseguridades, miedos o temores.
No permitas que nada ni nadie nos separe de Ti,
ni nos dejes jamás ser vencido por la desesperanza.
Te damos Gracias, Dios Padre nuestro y Todo Bondad,
porque tu Amor y tu Misericordia nos unen a Ti,
y Tú nos capacitas cada día para enviarnos a la Misión
y a comunicar tu Buena Noticia a todo el mundo. Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)



ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

La semana pasada, con las vírgenes necias y sensatas, al igual que ésta, con la parábola de los talentos y su "ajuste de cuentas", puede hacer que nos quedemos en el simple "miedo al juicio final". Sin embargo, las dos parábolas hablan de la invitación al banquete, de un dia de fiesta. De que el Señor nos propone todas esas cosas, los candiles encendidos y alerta, los talentos dando su fruto, para que eso redunde en nuestra felicidad, en nuestra plenitud, no sólo al final, sino en esta vida, en el presente.

Quisiera hacer una reflexión sobre lo que es un talento: incluye  los dones y las virtudes. Las voy a explicar como lo hicieron conmigo, con un simil sencillo pero clarificador:

-El don: "el caramelo sin envolver": es algo que nosotros no trabajamos, simplemente nos lo comemos. Es algo que el Señor nos ha dado a cada uno y no siempre los mismos a todos. Ejemplo: Hay gente capaz de empatizar rápido con cualquiera, se dice que tiene "don de gentes". Otras personas son buenísimas para dar un consejo, el Señor les ha dado esa intuición para encaminar a quien se lo propone, y no se sabe por qué se le ha dado a esa persona y no a otra...

-La virtud:"el caramelo envuelto" : Tengo que realizar un trabajo para comerme el caramelo, tengo que quitarle el papel. La virtud, para desarrollarla, para crecer en ella necesita de una constancia, por ejemplo, si vivo la humildad desde pequeño, si la practico, llegaré a ser humilde. Si trato de ser austero, si trato de apañarme con lo que tengo y hago ese ejercicio cada dia, al final voy a vivir muy bien la virtud de la austeridad, voy a disfrutar de esa gran virtud por que, precisamente ésta me hace ser más libre. Por tanto, la virtud no se adquiere como el don, se trabaja y así se crece en ella. Trabajar las virtudes es también negociar bien los talentos.

Pero, ¿de qué le sirve a uno tener un don o una virtud si no la pone al servicio de los demás? Casi nunca pensaremos que somos los mejores preparados para tal o cual cosa, pero si no lo hacemos, tampoco lo sabremos nunca. Y, como decía el papa Francisco, él prefiere una Iglesia que sale a las periferias, arriesgada aunque maltrecha y dolorida pero que da frutos, a  una Iglesia acomodada, discreta, apática y sin poner al servicio los talentos.

También esta parábola me recuerda que yo estoy en la Iglesia no por que me guste estar con unos y no con otros, con mi comunidad, con mi movimiento, con el cura tal o cual... No, estoy en la Iglesia por que estoy enamorado de Dios, y convivo con unos con más o menos talentos, con los que negocian mal o bien con ellos, y yo sé, que estoy llamado a dar lo mejor de mí mismo, no por que me vayan a juzgar el dia de mañana, que también, sino por que eso es lo que me lleva a realizarme y parecerme más a Jesús.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.