icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo XXIV del Tiempo Ordinario (14/09/2914)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Juan 3,13-17

Tiene que ser elevado el Hijo del hombre

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: "Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna. Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen el él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LO SINDICAL
(mujer, casada, con dos hijos, trabaja, pertenece sindicato y a grupo cristiano)

Me viene a la memoria una cita que decía mi abuelo y que me recuerda mi madre cuando le cuento mis avatares como representante de los trabajadores. Y me imagino que si mi abuelo fuera contemporáneo de Jesús y este le contara que Él, ¡el Hijo de Dios!, debía ser crucificado para que los que crean en Él tengan vida eterna, le soltaría: “cargos merezcas y no los tengas”.
Y es que, cada vez que se acercan las elecciones sindicales, nadie se quiere presentar. Aunque luego todo el mundo reclame que existan representantes que defiendan sus intereses laborales, sospechan los quebraderos de cabeza que puede dar realizar esta tarea, o tienen miedo a lo que puede suponer… o a que la cruz sea demasiado pesada…
Quizás sólo es posible entender que alguien quiera desempeñar esta labor -como muchas otras- desde el servicio. Fijemos los ojos en Jesús. Él es nuestro mejor ejemplo de entrega por los demás.

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)  

Así tiene que ser elevado el hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna”.
Este curso, el objetivo del colegio de los niños es La escuela, lugar de convivencia. Todos somos piezas que contamos, que debemos ocupar nuestro lugar, sin dejar agujeros (hay que recortar, ceder,dialogar…) porque el conjunto es quien sufre las consecuencias.
Tener una referencia a la que mirar, una guía para no perdernos, como nos transmite Jesús en este Evangelio, siempre es fundamental para conseguir un objetivo como el de este año. Que en este con-vivir nos impliquemos toda la familia educativa, porque la escuela es más amplia que el edificio que la contiene.

DESDE LO SOCIAL
(hombre, casado, con tres hijos, trabaja, miembro y directivo de movimientos sociales, y de grupo cristiano)  

“En la Cruz está la salvación”, nos repetía una y otra vez el sacerdote que ha acompañado a mi comunidad en los últimos años. Qué difícil es, sin embargo, para mí, resistirme a querer entender el misterio de la Cruz y de la Redención. Renunciar a analizarlo y comprenderlo hasta que dejase de ser un misterio, hasta que la cruz dejase de ser escándalo y contradicción. Casi tan difícil como lo es aceptar la cruz que de verdad nos corresponde, la que nos sorprende, en lugar de aquella otra que casi esperábamos y que, ciertamente, pensamos que “nos va mejor”.
Este sacerdote ha sido para nosotros, sin embargo, un ejemplo vivo -humilde como todo él, sin estridencias ni aspavientos- de serena aceptación de su cruz. Justamente en el momento más inesperado, en el menos oportuno. Justamente donde menos cabía esperarla, en lo más desconcertante: no reclamaba un gesto heroico, sino sólo paciencia, abajamiento, humildad. Él se limita a sobrellevarla con amor, lo mejor que puede, que es bastante.
Ejemplos así, y tengo otros, son los que me ayudan en mis propias cruces. Esas que yo veo que “no encajan” conmigo, que me desconciertan, que arañan día a día mi espalda y mi corazón. Esas que a base de acompañarme van terminando por ser “mis” cruces. Algunas tienen que ver con el compromiso en lo social, algo que yo no he buscado, sino que me ha salido al encuentro. Muchas veces miré para otro lado, volví a mis ocupaciones y distracciones, antes de que el Señor consiguiera involucrarme y comprometerme con los problemas y las causas de las víctimas y los empobrecidos de este mundo nuestro.
Pero mis cruces siguen ahí. Yo no entiendo por qué, no vislumbro adónde llevan. Gracias a Dios, mis hermanos en la fe me han enseñado a fiarme del que sí sabe, del que ya se entregó una vez por nosotros y lo sigue haciendo, cada día. Por eso yo procuro agarrarme a Él y no soltarme, con mis cruces a cuestas.
Yo bendigo al Señor por aceptar llegar hasta el final del camino de la entrega por amor, y le pido que nos aumente la fe para poder llegar cada uno de nosotros hasta la medida que sólo Él conoce.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Dios Padre nuestro, Bueno y Misericordioso,
te damos Gracias por la Entrega de tu Hijo Jesucristo,
ya que la donación de su Vida nos llena de tu Amor la nuestra,
y nos trae la Salvación y tu Paz a nuestro corazón.
¡Te damos Gracias porque tu Amor y Misericordia
llena de Vida abundante nuestro mundo castigado por el dolor!
Ayúdanos Tú, Dios Padre nuestro, a saber aceptar día a día
nuestras cruces, para ser fieles seguidores de tu Hijo Jesucristo
en medio de nuestras circunstancias cotidianas de cada día.
Ten Misericordia de nosotros, Dios nuestro, y danos la capacidad
de ser sensibles a cualquier dolor, y permanecer cercano al que sufre,
para llevarle tu Consuelo y Esperanza en medio de su dolor,
y, junto a él, ayudarle a reconocer la Fuerza de tu Amor y Misericordia
para que pueda encontrarse contigo, conocerte y amarte a Ti siempre.
¡Haz Tú, Dios nuestro, que nosotros seamos signos de tu Amor
en medio del mundo y en cada momento de mayor dificultad o dolor!
Ayúdanos Tú a ser generosos y a entregarnos sin media a los demás,
sin esperar nada a cambio, simplemente, por Amor a Ti y a cada hermano.
Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?
(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)


 
ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Hoy es la fiesta de la Exaltación de la Cruz y precisamente en estos dias es cuando más debemos mostrar al mundo la fuerza que dimana de ella. Son muchos los que sufren, en un mundo convulsionado por la falta de paz (en Ucrania, en Israel, en Oriente Próximo...), por el paro y la exclusión, por las necesidades económicas de tantas y tantas familias,  por el hambre, por la tremenda epidemia del virus de Ébola que azota África...
La verdad es que puede llegar uno a desmoralizarse...pero nos viene este evangelio y esta fiesta para decirnos que, a pesar de todo, el Señor "abajándose" el primero y sufriendo hasta el extremo, nos enseñó que la cruz, el sufrimiento, tiene una fuerza redentora mayor que cualquier cosa. Fué subido a los cielos, cumplió con la voluntad de Dios Padre y está sentado a su derecha. ¿Hay mayor premio que éste...?
Tratemos de aprovechar todos esos momentos de pequeños dolores, de incomprensiones, de fatigas, de desánimos,  para ponernos a amar con más prontitud, con más amor y servicio al hermano. De ese modo, ofreciéndolo por el dolor de toda esa gente que sufre, nos veremos útiles en paliar su tremendo sufrimiento. Descubriremos una fuerza y una alegría nueva que nace de ese "olvidarse de uno mismo" para ser Jesús que se ofrece para redimir.
Por tanto, abrazar esa cruz teniendo en cuenta tres premisas:
-Siempre:  cada dolor, pequeño o grande, vale. No nos aminalemos por el que sea muy grande o desechemos el pequeño.
-Enseguida: no esperemos a ver si pasa, en otro momento, quizás más tarde...No, ahora, ¡YA!
-Con alegría: sin caras avinagradas, resueltos, sin que se nos note que estamos mal...

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 1 comentario

Comentarios

Josefina Pérez Josefina Pérez
el 13/9/14
Este evangelio de hoy nos fortifica y el ver con ojos nuevos lo que cada uno sufre y lo pone a los pies del Maestro nos llena de paz y gozo como se nos indica en la lecciones divina
Maria junto a esa pesada cruz nos la hace llevadera.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.