icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo XX del Tiempo Ordinario (19 de Agosto de 2012)

Laiconet -

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN San Juan 6,51-58

Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo." Disputaban los judíos entre sí: "¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?" Entonces Jesús les dijo: "Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que como este pan vivirá para siempre."

Desde las Vacaciones
(por hombre, casado, pertenece a movimiento cristiano, en vacaciones)

Siempre me estás diciendo que eres el pan de vida eterna, Señor, Dios de mi vida, centro de todas las cosas. Pan de vida eterna, nueva alianza con nosotros, los hombres, eres el alimento que tengo que llevar hasta el fin de mis días. Quiero estar contigo Señor, permanecer en ti, como tú permanecer en mí. Te pido fuerzas para intentar seguirte, para cumplir y guardar tu palabra, sanadora y salvadora.
Señor, ahora que estoy más tranquilo y sin las prisas de la vida cotidiana es cuando más te necesito, cuando más te haces presente, cuando más paz y bien me estás regalando. Son momentos en que los que te veo en muchos sitios, en los familiares que hacía tiempo no veía, en los amigos del veraneo del año pasado, los empleados del Camping, la sonrisa de la panadera por las mañanas bien temprano dándome el pan con el que desayunará mi familia. Me das paciencia para poder pararme y oír a mi prójimo, que es mi próximo y tratarlo con amor.

Desde la Playa
(por hombre, casado, con tres hijos, trabajan ambos, en vacaciones)


El verano con tus hijos, es intenso y gratificante, supone una entrega diaria y  exige que por nuestra parte se les haga caer en la cuenta de la suerte que tienen. El agradecimiento a dios debe ser una constante, deben ser conscientes de que forman parte de la zona vip del mundo, y que existen otros niños, muchos, que por el simple hecho de nacer en otro lugar, carecen de lo elemental para sobrevivir. Este pensamiento no puede ser una losa, que entristezca su vida, sino un acicate, que poco a poco, les alimente para que en el futuro lleguen a ser cristianos comprometidos con su mundo. Para ello, Jesús nos dice que hay que comer de su pan, por lo que debemos acostumbrarlos, desde pequeños a acompañarnos a la eucaristía, y sobre todo en verano, hagamos lo posible por ello, nos lo agradecerán.ola a todos,

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.