icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo VII del Tiempo Ordinario (20 de febrero de 2017)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Mateo 5, 38-48

Amad a vuestros enemigos

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Habéis oído que se dijo: "Ojo por ojo, diente por diente." Yo, en cambio, os digo: No hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica; dale también la capa; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehuyas.

Habéis oído que se dijo: "Amarás a tu prójimo" y aborrecerás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos. Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y, si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto."

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Este trozo del Evangelio continúa el del domingo anterior, y termina una unidad.

Había comenzado por un criterio dado por Jesús ("si no sóis mejores que los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos") y acaba con el mismo criterios formulado en positivo: "Ustedes, pues, sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto". El concepto de "perfecto" en Mateo se refiere a algo que llega a su plenitud, algo que se ha completado. El modelo a imitar es Dios Padre.

Jesús sigue "llevando a plenitud" la práctica de los mandamientos. El domingo anterior vimos cuatro de ellos. Hoy se ven dos más: el de "ojo por ojo" y el de "amarás a tu prójimo" (Mateo añade: "y aborrecerás a tu enemigo", pero ese mandato no existe en la Escritura; pudiera ser un dicho que enseñaban unos a otros en tiempos de Jesús).

La ley del talión ("ojo por ojo") enseñaba la reciprocidad en la práctica de la justicia, de manera que el castigo fuese proporcional al daño infringido, con lo que se ponía límites a las venganzas. Jesús lleva más allá la reacción que debe tener el que ha sufrido daño, y propone buscar vías para desactivar la dinámica daño-venganza. Pone tres ejemplos de quien sufre humillaciones: el que es desafiado con el gesto de abofetearle en la derecha, el que es demandado para que le pague con la túnica y el que es requerido por soldado romano para llevar sus pertrechos una milla (como más adelante -27,32- Simón de Cirene será requerido para llevar la cruz de Jesús). Jesús propone no enfrentarse al que humilla, pero sí a la humillación, haciendo ridícula la misma por exageración: que desafíe por la mejilla izquierda -algo imposible-, pagar también con el manto-se quedaría desnudo en el tribunal pues es toda la ropa-, andar una milla más.

La ley de amar al prójimo la amplía al enemigo, llevando el mandato del amor a su plenitud. El modelo de ese actuar vuelve a ser Dios Padre, que nos discrimina a sus enemigos en su actuación. Actuando como el Padre nos hacemos hijos suyos. El actuar de otro modo nos asemeja al proceder de los publicanos, que se apoyaban entre sí, como lo que no seríamos "mejores que los escribas y fariseos".

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS MAYORES
(hombre, 88 años, casado, vive con su mujer e hija, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Hay en este trozo evangélico dos aspectos muy significativos: Amad a vuestros enemigos y sed perfectos como vuestro Padre Celestial es perfecto.
No es fácil para el ser humano y por supuesto para el cristiano seglar, cumplir lo que nos dice la palabra de Dios al respecto.
Sobre amad a vuestros enemigos, tengo dura experiencia. En tres ocasiones fui asaltado por atracadores que de forma violenta me despojaron de todo lo que llevaba de valor. Después de esto sentí que tenía que perdonar,  pero no deseo a nadie que se vea en esta situación.
Respecto de ser perfecto, nos pone el Evangelio el listón tan alto, que tenemos que decir: "tira largo y tendido" que no te cortas, que tienes camino donde avanzar.

DESDE EL TRABAJO
(madre e hija, trabajan juntas en empresa familiar, pertenecen a comunidad cristiana y a movimiento seglar) 

Una vez más Jesús nos dice cómo actuar, cómo interpretar la Ley. Y nos pide mucho más, lo más difícil, no responder ante ofensas o agravios, dar más de lo que nos piden. Es así como damos testimonio del "modo de ser" cristiano. En la vida diaria y sobre todo en el trabajo, te das cuenta que tiene toda la razón. Cuando respondes con amor y con toda tu dedicación a la persona difícil, esta queda desarmada, no juegas en su campo y al final viene al tuyo, lo conquistas, sabe que es tratado como tu persona más querida y reconoce al hermano en el Amor del Padre.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?

(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Dios Padre Bueno y Misericordioso,
Tú nos invitas hoy a no ser mediocres,
porque Tú nos llamas siempre a ser perfectos
y a seguirte a Ti practicando el Evangelio,
porque tu Llamada es a ser santos en tu Amor.
Te damos Gracias porque hoy nos enseñas que
tu Amor es universal, pues es para todo el mundo.
Gracias porque tu Amor a nosotros es infinito,
y quieres que aprendamos a amar como Tú,
siendo buenos y misericordiosos con todos,
y perdonando siempre, aunque nos cueste.
Ten Misericordia de nosotros, y perdónanos
todas nuestras actitudes o nuestros actos
que hayan causado algún daño a los demás.
Llénanos nuestro corazón con tu Misericordia
para responder generosamente con el bien,
como respuesta a cualquier mal que nos hagan.
Padre Bueno y Misericordioso, perdónanos Tú
todas nuestras debilidades, y ayúdanos a rezar
por todos los que nos persiguen y nos dañan,
para que todos se conviertan a Ti y te amen,
a través de buenos gestos que reflejen tu Amor.
Ten Misericordia de todos nosotros cada día,
y transfórmanos en instrumentos de tu Paz y Amor.
¡Gracias, Dios Padre Bueno y Misericordioso,
porque hoy Tú nos recuerdas que todo mal
tan sólo puede ser vencido con el bien! Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Estas palabras de Jesús siempre me desarman por que me hacen cuestionarme mucho la medida de mi amor hacia los demás. Nos movemos la mayoría de las veces en "terreno amigo" es decir, la familia, los amigos, vecinos, conocidos de la parroquia, compañeros de trabajo... Y a pesar de ello, ahí ya nos cuesta amar...

La "confianza a veces da asco" en casa, con la familia, pero sabemos que tenemos un "colchón bastante amplio" en el que caben las pequeñas disputas o los malos modos por que sabemos que tarde o temprano la reconciliación es más o menos fácil.

Con los amigos, nos perdonamos casi todo. Con los conocidos, al tener un poco de educación, las relaciones son más que llevaderas. Pero,¡¡con los enemigos...!! Ya son palabras mayores.

Un enemigo no es sólo el que te mata físicamente, puede matar tu prestigio, tu fama, tu nombre, tu reputación... y de esos, aunque no lo parezca, nos podemos encontrar en la vida bastantes. Nuestras reacciones suelen ser tajantes:  "a ése, ni agua...", "no lo miraré jamás a la cara...",  "él por su lado y yo por el mío...","hasta aquí hemos llegado..."

Desterremos también de nuestros juicios esa generalización de conductas sobre etnias, razas, extranjeros, formas de vestir diferentes... que nos hacen, si no xenófobos o racistas, sí que predispuestos a mantener una cierta distancia que no es más que un obstáculo más para llegar a esa relación de amor recíproco. La dignidad de cada persona está por encima de su aspecto, raza o procedencia.

La medida del amor nos la da Jesús en su pasión y muerte, perdonándolos y amándolos en su extremo sufrimiento. Señores-as esto es lo que hay, o lo tomamos o lo dejamos, sin" paños calientes", menos mal que sabemos el final, la resurrección, la vida y la plenitud.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.