icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo Vº del Tiempo Ordinario (05/02/2016)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Mateo 5,13-16

Vosotros sois la luz del mundo

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa. Alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo."

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Jesús dice que sus discípulos son "sal de la tierra" y "luz del mundo". Ya los había llamado "pescadores de hombres".
Hay una correspondencia de términos entre "tierra-mundo-hombres", que se refieren a la misma realidad, a aquella que no es como Dios desea. Ya Mateo la había llamado tinieblas y oscuridad.
Asimismo, la realidad deseada por Dios es llamada "sal-luz-pescador", y éstos son los discípulos de Jesús.
La relación entre la primera serie de tierra/mundo/hombres y la segunda de sal/luz/pescador es de misión: los discípulos tienen la misión de ser sal/luz/pescador en medio de tierra-mundo-hombres.
La imagen de la luz ya apareció en Mateo referida al mismo Jesús en el inicio de su misión, que es definida como luz que brilla en la el país donde manda la tiniebla y la oscuridad.
La novedad de este trozo del evangelio está en la advertencia de Jesús del peligro de ser infiel a la misión: sal que se desvirtúa o luz que se esconde (el "celemín" es un recipiente que servía como medida del grano de la cosecha). En ese caso, el discípulo infiel será desechado.
Jesús invita a realizar plenamente la misión: luz en lo alto que ilumine a todos.
La mayor dificultad del texto está en el uso de la sal. Si bien ser luz tiene un sentido claro, la sal puede tener diversos significados según sus diferentes usos, y de varios de ellos ya se ha hablado en la Biblia. ¿A cuál se refiere aquí Mateo? Los biblistas dan diferentes interpretaciones. En cualquier caso, el mensaje en su conjunto es claro.
Con ello se consigue que otras personas "den gloria" al Padre (no a los que salan o iluminan), con lo que se convertirían en nuevos discípulos. Ello coincide con el último mandato de Jesús en Mateo 28,19.: Id y haced discípulos

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS MAYORES
(hombre, 88 años, casado, vive con su mujer e hija, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Jesus dijo a sus discipulos: " Vosotros sois la luz del mundo " y mas adelante continua, " brille vuestra luz ante los hombres para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro padre que esta en los cielos".
Es claro que todo el que sigue a Jesus y el seglar no puede ser menos, su luz tiene que brillar ante los hombres, esto es, tiene que dar testimonio, aunque esto a veces le produzca situaciones muy poco agradables como por ejemplo, en el pueblo a los jovenes de accion catolica otros jovenes nos llamaban " maricas" o cuando se trataba de hacer reflexionar a un blasfemo , este respondiera de forma poco agradable.
Seamos luz, aunque a veces esa luz sea rechazada en donde debiera brillar.

DESDE EL TRABAJO
(madre e hija, trabajan juntos en empresa familiar, pertenecen a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Como cristianos somos testimonio vivo de Dios en nuestra vida cotidiana,  por ello Jesús nos dice que debemos ser luz que ilumine y sal que de sabor a un mundo que cada vez lo necesita más.
No se trata de hacer grandes cosas, nuestra misión es transmitir esa luz que Dios nos ha regalado e iluminar con nuestras obras a las personas que nos rodean en todos los ámbitos de nuestra vida.
Algo tan cotidiano como el trabajo también tiene que ser testimonio de Dios, no podemos hacer un trabajo "soso", sin ganas. Debemos ejercerlo teniendo presente a Dios, poniendo todo nuestro conocimiento y amor en él, siendo así lámpara de la Luz que nos ha regalado y convirtiéndonos, como nos dice el Papa Francisco, en Evangelio Vivo.
PARA QUE VEAN VUESTRO TRABAJO Y DEDICACIÓN Y DEN GLORIA A VUESTRO PADRE QUE ESTÁ EN EL CIELO.

DESDE LA PERTENENCIA A MOVIMENTO ECLESIAL
(hombre, casado, trabajan ambos, 2 hijas, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Cada domingo celebramos la Eucaristía con toda la comunidad. Ese encuentro con Cristo y con los hermanos nos proyecta fuera de las paredes del templo: nuestro trabajo por el Reino nos compromete, con nuestros dones y capacidades, a transformar aquellas realidades que están a nuestro alcance: en los entornos en los que nos desenvolvemos,  en las múltiples tareas de nuestro día a día. Un modo especial de estar en el mundo y de ser Iglesia.
Nuestra vocación laical se despliega en la sociedad en que estamos inmersos.  Ser la luz que pueda iluminar tantas situaciones sombrías. Ser la sal que de sabor a una humanidad acaso desesperanzada y sufriente. Transparentar en nuestro quehacer y en nuestras actitudes el Amor del Padre. Ser cristianos luminosos, no apagados. Ser cristianos con sabor, no insípidos.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

¡Te damos Gracias, Dios Bueno y Misericordioso,
porque Tú nos ofreces generosamente cada día
la oportunidad de ser sal y luz en medio del mundo,
para dar buen sabor a todos con tu Buena Noticia
e iluminar al mundo con la Luz de tu Evangelio.
Gracias porque Tú nos invitas a ser una luz
que guíe a los demás hasta Ti, y sin cegar nunca.
Nos invitas a ser sal, como servicio hacia los demás,
buscando el bien común y creciendo en fraternidad.
Ten Misericordia de nosotros y haznos Tú humildes
para no sentirnos nunca superiores a los demás,
y para ser sencillos, respetando a cada persona.
Danos Tú la capacidad de la sal, para ser entregada,
repartida y diluida donde más se necesite de ella.
Recuérdanos cada día dar nuestro sabor de la fe
para que nuestro mundo no se vuelva insípido,
y ayúdanos Tú, Dios nuestro, a ser reflejo de tu Luz
en medio del mundo para que no se vuelva oscuro,
ni se vuelva indiferente al dolor y al sufrimiento.
Gracias por entregarnos la capacidad de ser sal
que quite los sinsabores de la vida y de la sociedad,
y por entregarnos la capacidad de curar heridas.
Gracias por invitarnos a ser sal de buenas obras,
que mejoren la realidad actual que nos rodea,
y por recordarnos nuestra responsabilidad de brillar
como una nueva luz que sea efectiva en este mundo,
y que se expanda con brillo por todo los lugares
para que todos puedan verte, conocerte y amarte a Ti.
Ten Misericordia de nosotros y no permitas nunca
que caigamos en la tentación de esconder nuestra fe
en el ámbito privado de nuestra vida diaria,
y recuérdanos siempre que la fe que Tú nos regalas
es para ser cuidada y compartida con cada persona,
porque ella es nuestro servicio que aportar a la sociedad.
Gracias, Dios Bueno, porque llamarnos cada día,
por invitarnos a seguirte sin cansancio tras de Ti,
por invitarnos a estar contigo, en tu Presencia,
y por enviarnos a tu Misión en medio del mundo. Amén

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)



ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Qué responsabilidad...!!! Puede que este encargo nos acongoje, pero debemos partir de que nuestra fe no es fruto de la sabiduría humana sino del poder de Dios (así se expresaba S. Pablo a los Corintios, sin recursos y temblando de miedo,  procurando dejar de lado alardes de elocuencia o persuación, confiando en la labor del Espíritu).
A veces, nos pasa que la responsabilidad nos atenaza, no deja salir de nosotros aquello que de verdad da el testimonio.
Recuerdo actividades misioneras con mi comunidad en las cuales estábamos supernerviosos con los preparativos, malas caras, pequeñas murmuraciones y faltas de amor afloraban por ese mal... Nos tuvimos que parar a reflexionar sobre qué era lo realmente importante, el tener un buen ambiente entre nosotros o estar extresados, el que cada uno fuera a su bola o que en cambio se note un clima de unidad y amor recíproco. Al final, nos dábamos cuenta que sólo lo segundo cuenta, eso es lo que de verdad sala, da luz y actúa como fermento.
Hace poco una persona me confesaba su conversión gracias a nuestro testimonio. Se me ocurrió preguntarle qué le llamó concretamente la atención y no supo especificar en concreto qué cosa puntual fué. Lo principal, según él, fué el ver el ambiente entre nosotros, el clima de servicio y amor recíproco. Eso me hizo pensar en nuestra forma de preparar las actividades. Parece que se lleva más ahora trabajar en la sombra, que no se nos vea...Probablemente ese sea el peor error que cometamos y que nos escudemos en  una falsa modestia que lo único que hace es enmascarar nuestro miedo a dar un testimonio visible. Hay que estar, hay que testimoniar en grupo, cuidando las formas, los gestos, los detalles y dejar que el Espíritu se revele por que Jesús está en medio nuestro. Los cristianos necesitamos de los cristianos y por ello es importante compartir con otros grupos o parroquias aquello que se haga conjuntamente. Todo ello favorece nuestra autoconversión y una pastoral de visibilidad muy necesaria en nuestro mundo.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.