icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo IIIº de Pascua (19 de abril de 2015)

Laiconet -

 PRIMER PASO: LECTIO

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Lucas 24,35-48

Así estaba escrito: el Mesías padecerá y resucitará de entre los muertos al tercer día

En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan. Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice: "Paz a vosotros." Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. Él les dijo: "¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo." Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo: "¿Tenéis ahí algo de comer?" Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo: "Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse." Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y añadió: "Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto."

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Es la continuación del relato de los caminantes de Emaús ("lo que les había acontecido en el camino") a su vuelta a Jerusalén, donde estaban reunidos los demás discípulos con Simón.

La presencia de "Jesús en medio de sus discípulo" transmite la paz, presente desde el comienzo del Evangelio: paz en la tierra a los hombres de buena voluntad (2,14)

La reacción de sus discípulos de creerse ante el espíritu de un muerto (un "fantasma" traducen a veces) representa la creencia griega de la supervivencia del alma tras la muerte del cuerpo. Lucas combate esa filosofía y afirma la resurrección de la persona de Jesús: "soy yo en persona"; e insiste particularmente en que no es un "espíritu": "palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos"; hasta le hace comer.

El pescado asado que come (en Jerusalén, donde no hay mar alguno cercano) recuerda la multiplicación de los panes y los peces, es decir, la Eucaristía. Los de Emáus contaron "como reconocieron a Jesús en el partir el pan", y ahora le reconocer al comer el pescado.

A partir del verso 44 sigue un discurso de Jesús donde recuerda que los sucedido estaba anunciado por el Antiguo Testamento ("lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos") dándose así la clave cristiana de lectura de tales libros inspirados:"les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras".

Por último los nombra "testigos" ("mártires" en griego), o sea, los que "en su nombre predicarán la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos"

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FORTALEZA
(hombre, casado, cuatro hijos, militar, realiza misiones en paises en conflicto)

¡Cuántas veces nos sentimos abatidos por que las cosas no nos salen bien o como queríamos!. Múltiples veces desconfiamos del Señor y ponemos en entredicho lo que nos dijo, lo que nos prometió. Nos dejamos vencer por la vida, arrastrar por el mundo.

Pero Jesús nos grita desde lo más profundo "Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona". Y nos explica "Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse".

Lo imagino al Señor que me alienta a seguir creyendo, a confiar ciegamente en Él, "¿qué te dije?" parece que me increpara por esa falta de fe.

El mundo nos tienta muchas veces y nos hundimos en la desesperanza más profunda pero ahí está el Señor para darnos esa fortaleza espiritual que nos hace grandes. Jesús despierta en nosotros la ciega confianza en sus palabras.

Seamos conscientes de ello y vivamos con la alegría de que esto no acaba aquí, "Yo he vencido al mundo". tengamos plena confianza en Dios, nuestro Señor, y cuando nos falten las fuerzas, cuando nos encontremos desilusionados, levantemos los ojos al cielo y digámonos: Aquí estoy Señor, haz conmigo lo que quieras.

Dios les bendiga y feliz semana.

DESDE LA VITALIDAD
(mujer, joven, estudiante, pertenece a grupo parrqoquial de jóvenes)  

A veces somos incrédulos y la duda reside en nosotros, nos paraliza, no nos deja ser testigos fieles a la palabra viva.

El tiempo de Jesús pasó, ahora nos toca a nosotros. Vivimos una época en la que predomina la superficialidad y la pobreza interior, donde no es fácil seguir a Jesús.

Él nos da la fuerza mediante el evangelio y su presencia. ¡Al lío! Los cristianos tenemos que estar a pie de calle, sintiéndonos queridos por una comunidad que nos anima a caminar y a cambiar. A ir a contracorriente, vivir de una manera diferente, pensar de una manera diferente, actuar de una manera diferente. Estar DESPIERTOS y agradecidos, encontrando en Jesús un punto de apoyo.

"Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto."

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Señor Jesucristo Resucitado y Dios nuestro,
te damos Gracias y te Alabamos cada día,
porque Tú vienes a nuestro Encuentro, junto a nosotros,
para traernos tu Paz, tu Amor, tu Perdón, tu Misericordia,
y el don de tu Espíritu que nos fortalece y nos llena de Ti.
¡Sólo Tú logras liberarnos de nuestros miedos y temores!
Tú nos fortaleces en nuestra fe y nos llenas de tu Alegría
para enviarnos a la Misión y a la construcción de tu Reino de Vida.
¡Señor y Dios nuestro, Envíanos Tú cada día a ser constructores
incansables de tu Reino de Vida y Salvación en medio del mundo!
¡Envíanos Tú a llenar nuestra sociedad de tu Paz, Esperanza, Alegría,
de tu Amor y de tu Misericordia, que tanto necesita de Ti día a día!
Nosotros sí estamos dispuestos a ser enviados por Ti al mundo,
porque queremos responder generosamente a tu Llamada de Vida
siendo los testigos de tu Amor por todos los lugares necesarios,
y entre cada una de las personas que encontremos en nuestro camino,
comunicándoles a todos lo que Tú nos dices a través de tu Palabra Viva
en lo más profundo de nuestro corazón, simplemente, porque Tú nos amas.
Te damos Gracias por el Gran Regalo de la Eucaristía, que nos llena de Ti
y nos anima a seguirte cada día con fidelidad, disipando los miedos y dudas.
Gracias por cada una de las personas que Tú pones en medio de nuestra vida
para guiarnos en nuestro camino de fe hasta Ti, que nos acompañan a diario,
y que nos ayudan a entender y comprender las Escrituras para poder amarte.
¡Gracias porque en la Misión a la que nos Tú envías, nunca vamos solos!
Haz Tú, Dios nuestro, cada día, que Tu Palabra de Vida arda en nuestro corazón,
para poder ponerla en práctica a diario y hacerla vida en nosotros,
y así logra reconocerte en cada hermano nuestro y en nuestra vida cotidiana,
para que tu Palabra y tu Espíritu Santo nos impulsen y animen contantemente
a predicar siempre tu Evangelio con alegría y sin cansancio.    Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Después de la aparición ante Tomás, donde se destacaba su incredulidad, quizás por no estar el dia que se presentó a los demás apóstoles, en este pasage, es como si incidiera aún más en la necesidad de estar en comunidad para comprender.

A mí me pasa al menos, cuando abuso del individualismo, de creerme por encima de todo y de todos, es cuando me vienen las mayores crisis, parece como si nada tuviera sentido, ni siquiera los "axiomas" o pilares a los que siempre me agarro en los momentos difíciles, es entonces cuando no logran mantenerme a flote.

Y es que Resurrección va ligada a la Comunidad. Es Jesús en medio nuestro quien ilumina, no sólo las escrituras, sino las situaciones cotidianas. Actúa como altavoz, como amplificador de la voluntad del Padre. Y ¿cómo se hace para tener o poner Jesús en Medio con el hermano?

Pues entra dentro de la paradoja "del morir para vivir" que veíamos la semana pasada. Hay que ponerse en la actitud de "ser nada", de morir a nuestra idea, de contar la verdad más absoluta, de mirar al otro con ojos nuevos, llenos de misericordia, de ser don para el otro, de no esperar nada a cambio, de perder nuestra identidad para ser Jesús.

En el momento en que dos o más estén en esa actitud, está Jesús en Medio.

La planificación de las cosas, el afrontar un problema, el hacer una corrección fraterna...todo será distinto. Quizás no del todo perfecto, pero hecho desde el amor, desde el perder lo mío para amar lo tuyo. Será lo más bello a los ojos de Dios, y recibiremos el céntuplo, ¿por qué?, pues por que la mayor recompensa es descubrir a Dios, sentir su infinita paz y alegría.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.