icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo III de Cuaresma (19 de marzo de 2017)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Juan 4, 5-42

Un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna

En aquel tiempo, llegó Jesús a un pueblo de Samaria llamado Sicar, cerca del campo que dio Jacob a su hijo José; allí estaba el manantial de Jacob. Jesús, cansado del camino, estaba allí sentado junto al manantial. Era alrededor del mediodía. Llega una mujer de Samaria a sacar agua, y Jesús le dice: "Dame de beber." Sus discípulos se habían ido al pueblo a comprar comida. La samaritana le dice: "¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?" Porque los judíos no se tratan con los samaritanos. Jesús le contestó: "Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, le pedirías tú, y él te daría agua viva." La mujer le dice: "Señor, si no tienes cubo, y el pozo es hondo, ¿de dónde sacas el agua viva?; ¿eres tú más que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?" Jesús le contestó: "El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; pero el que beba del agua que yo le daré nunca más tendrá sed: el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna." La mujer le dice: "Señor, dame esa agua: así no tendré más sed, ni tendré que venir aquí a sacarla."
Él le dice: "Anda, llama a tu marido y vuelve." La mujer le contesta: "No tengo marido." Jesús le dice: "Tienes razón, que no tienes marido: has tenido ya cinco, y el de ahora no es tu marido. En eso has dicho la verdad."
La mujer le dice: "Señor, veo que tú eres un profeta. Nuestros padres dieron culto en este monte, y vosotros decís que el sitio donde se debe dar culto está en Jerusalén." Jesús le dice: "Créeme, mujer: se acerca la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén daréis culto al Padre. Vosotros dais culto a uno que no conocéis; nosotros adoramos a uno que conocemos, porque la salvación viene de los judíos. Pero se acerca la hora, ya está aquí, en que los que quieran dar culto verdadero adorarán al Padre en espíritu y verdad, porque el Padre desea que le den culto así. Dios es espíritu, y los que le dan culto deben hacerlo en espíritu y verdad." La mujer le dice: "Sé que va a venir el Mesías, el Cristo; cuando venga, él nos lo dirá todo." Jesús le dice: "Soy yo, el que habla contigo."
En esto llegaron sus discípulos y se extrañaban de que estuviera hablando con una mujer, aunque ninguno le dijo: "¿Qué le preguntas o de qué le hablas?" La mujer entonces dejó su cántaro, se fue al pueblo y dijo a la gente: "Venid a ver un hombre que me ha dicho todo lo que ha hecho; ¿será éste el Mesías?" Salieron del pueblo y se pusieron en camino adonde estaba él.
Mientras tanto sus discípulos le insistían: "Maestro, come." Él les dijo: "Yo tengo por comida un alimento que vosotros no conocéis." Los discípulos comentaban entre ellos: "¿Le habrá traído alguien de comer?" Jesús les dice: "Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y llevar a término su obra. ¿No decís vosotros que faltan todavía cuatro meses para la cosecha? Yo os digo esto: Levantad los ojos y contemplad los campos, que están ya dorados para la siega; el segador ya está recibiendo salario y almacenando fruto para la vida eterna: y así, se alegran lo mismo sembrador y segador. Con todo, tiene razón el proverbio: Uno siembra y otro siega. Yo os envié a segar lo que no habéis sudado. Otros sudaron, y vosotros recogéis el fruto de sus sudores."
En aquel pueblo muchos samaritanos creyeron en él por el testimonio que había dado la mujer: "Me ha dicho todo lo que he hecho." Así, cuando llegaron a verlo los samaritanos, le rogaban que se quedara con ellos. Y se quedó allí dos días. Todavía creyeron muchos más por su predicación, y decían a la mujer: "Ya no creemos por lo que tú dices; nosotros mismos lo hemos oído y sabemos que él es de verdad el Salvador del mundo."

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Los domingos 3º, 4º y 5º forman una unidad dentro de la Cuaresma, sus evangelios de los capítulos 4, 9 y 11 de Juan son unas catequesis bautismales (sacramento a celebrar en la Pascua) desde sus símbolos del agua, la luz y la vida.
Comentamos alguna nota de la versión breve del evangelio de este domingo tercero:
- Los samaritanos se había separado de los judíos (no se hablan: v. 9); los cismáticos habían establecido en el monte Garizím un templo alternativo al judío de Jersualén. Jesús que ya había declarado nulo el culto en el templo de Jersualén (Juan 2) ahora también declara sin valor el del templo de Garizím (v. 21).  Jesús inaugura un nuevo culto: "los que quieran dar culto verdadero adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque así es como el Padre quiere que se le dé culto" (v. 24). La razón es que "Dios es espíritu"
- Jesús ofrece su agua para que no se vuelva a tener sed: "el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en un manantial capaz de dar la vida eterna" (v. 13). Jesús se refiere al Espíritu Santo que va a dar (en 20, 20). Ya en la tradición profética Dios es simbolizado como agua viva, frente al agua estancada que son los ídolos (ver Jeremías 2,13).

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA CUARESMA EN FAMILIA
(hombre, casado, trabaja, 4 hijos, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

En el texto de Jesús y la samaritana se explica con detalle el lugar , el ambiente, los acontecimientos etc para poner bien en situación a cada uno en esta historia.
Como familia nos parecemos a la Samaritana, hay momentos en los que nos centramos solo en la ley,en lo que dicta la sociedad “tú eres judío y yo samaritana,¿como me pides que te de agua?”, esto ocurre cuando actuamos según el mundo ve a la familia, cuando quiero solo mis proyectos sin contar con el resto, descartando al mayor que ya no es útil, cuando no me implico en el crecimiento de los demas miembros...
Pero con Jesus este modelo no funciona, y justo despues ya no insiste en pedirnos agua sino que nos ofrece un agua diferente,a la que no podemos rechazar.
Y otra vez caemos en la duda de sus palabras, “No tienes con que sacarla y el pozo es hondo.¿De donde sacaras esa agua?”.En mi familia tenemos esta experiencia de saber que por un lado el Señor nos propone algo diferente, pero caemos en la duda de si lo que realmente nos pide es verdadero, ...pero si opto por hacer lo que me pide, perderé la oportunidad de ganar mas dinero ,si le digo la verdad a mis padres entonces ya no seré el mas popular entre los amigos......... siempre dudando de donde esta la verdadera agua .
Y también como la samaritana nos dejamos llevar por solo el interés de querer encontrar este agua eterna tan solo para no tener que molestarnos en volver al pozo mas veces.Muchas veces las ganas de calmar la sed de necesidades y deseos nos hacen pasr por alto las necesidades espirituales.
Pero Jesus siempre nos pone en nuestra realidad queramos o no, `porque tiene un proyecto sobre nosotros, “Ve llama a tu marido y vengan los dos”, Jesus ya sabia que tenia cinco maridos pero siempre nos pone en la verdad para que la descubramos en familia y una vez ha ocurrido esto viene lo mejor....Jesús nos ha puesto tan en la realidad y tenemos tanta sed de sus palabras que no tenemos otra opción que contarlo a todos como hizo la samaritana.
Que el Señor siga acudiendo a nuestro encuentro de tal manera que seamos pozos donde las demás familias acudan a nosotros a calmar su sed.

DESDE LOS INMIGRANTES Y REFUGIADOS
(mujer, soltera, participa activamente en la lucha de los derechos de los inmigrantes, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar) 

En este evangelio Jesús encuentra a la Samaritana cerca del pozo, lugar tradicional para los encuentros y conversaciones. De la misma manera los lugares de encuentro para las comunidades de inmigrantes y refugiados han sido y siguen siendo los lugares: de Culto, Parroquias y Escuelas.
Jesus parte de la necesidad muy concreta de su propia sed y obra de modo que, la mujer se sienta necesaria y servidora. También Jesus sigue obrando de la misma manera, en la  respuesta que se da a los refugiados e inmigrantes.  Antes de que se llevase a efecto la 2.a Orden ejecutiva del Presidente, dos jueces federales la detuvieron.
Por otra parte las comunidades donde hay peligro de órdenes de deportación, Jesús actúa  para que esa Samaritana, o sea nosotros el pueblo y personas cualificadas, nos sintamos necesarios y listos para servir. El domingo pasado lo hemos visto, y participado de la iniciativa, en el templo de la Inmaculada Concepción, donde 53 abogados dieron respuesta para preparar una tutela temporal, para los papas que lo solicitaron; para poder proteger a sus hijos, en caso de deportación de los padres.
Los abogados atendieron cerca de 400 familias.  La mayoría de ellos  de origen Estadounidenses, también había Latinoamericanos.  Nosotros, el pueblo, dirigimos a las personas, para que todo fuese de manera ordenada, tranquilamente y atentos a lo que necesitaran.  Fungimos como testigos.  Los sacerdotes de la Parroquia prestos para ofrecer agua a los asistentes y  galletitas..

DESDE LAS CONSECUENCIAS DEL PECADO
(hombre, casado, jubilado, voluntario de pastoral penitenciaria, pertenece a movimiento eclesial)

En este pasaje evangélico podemos situarnos en la actitud de Jesús y de la pecadora. En cualquier situación de pecado, Dios está pendiente de nosotros y se acerca con su misericordia sin tener en cuenta la gravedad de nuestras faltas, para ofrecernos ese perdón, esa agua que vivifica. La vivencia de enfrentarte con hombres recluidos en cárceles por delitos, a veces, muy graves, te hace reconocer que ese mismo acercamiento ya es un comienzo de sanación. El recluso está rodeado de un ambiente hostil por parte de otros internos e incluso ellos lo ven, en los propios funcionarios. El hecho de que alguien, ajeno a todo ese mundo, se les acerque, hable con ellos, se interese por su vida, se abren al diálogo como lo hizo la samaritana. Se plantean, que alguien no perteneciente a ese mundo, pueda acercarse a ellos para llevarles algo de consuelo y esperanza, que no están solos, que hay personas que se preocupan por ellos sin esperar nada a cambio, e incluso rezan por ellos. Para algunos es un vaso de agua fresca en medio de su desierto.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?

(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Dios Padre Bueno y Misericordioso,
te damos Gracias porque Tú no recuerdas hoy
que en nuestro corazón anida la sed por Ti
y que anhelamos encontrarnos contigo,
para conocerte, amarte, servirte, alabarte,
y poder darte culto en espíritu y en verdad.
Gracias por los dones que Tú nos das
al entregarnos tu Espíritu que nos guía hasta Ti.
Gracias porque en la oración nos entregas gratis
tu Agua Viva que nos llena de tu Amor y Misericordia.
Gracias porque Tú nos das tu Paz y tu Salvación
simplemente porque Tú nos amas y nos perdonas.
Ten Misericordia de nosotros y no permitas
que nosotros pongamos obstáculos a la felicidad
y a la Salvación que tan sólo Tú nos puedes ofrecer.
Te damos Gracias, Dios nuestro Misericordioso,
porque en cada Encuentro personal contigo,
nos transformas y ayudas a convertirnos a Ti.
Ayúdanos Tú, Dios Bueno y Misericordioso,
a ser testigos tuyos en medio del mundo
y a comunicar cada día a todos con valentía,
nuestro encuentro de Vida y Salvación contigo,
y predicando siempre la alegría de tu Evangelio.
Ayúdanos a escuchar tu Voz cuando nos hables
y transfórmanos en un manantial de tu Agua viva
que calme la sed de nuestros hermanos.  Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)



ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Acercarnos a los demás y mostrar nuestras necesidades: Entre Jesús y la samaritana hay una gran barrera (pueblos enemistados, ser un hombre y una mujer…) Sin embargo, Él es capaz de acercarse a ella y expresar su necesidad… Hagamos también nosotros el ejercicio de expresar nuestras necesidades. Dejemos a un lado, el orgullo, la falta de humildad, la autosuficiencia que a veces nos va dañando, nos cansa, nos hace sentir vacios, solos, frustrados...

Apagar nuestra sed: Todos tenemos sed, aunque de “aguas” muy distintas (sed de confianza, sed de paz, sed de justicia, sed de cariño, sed de esperanza, sed de alegría…) Encontramos pozos diversos que nos parece que pueden  apagar nuestra sed, pero sus aguas no hacen más que “enfermarnos, contaminarnos”… Dios quiere entrar en relación con cada uno de nosotros para ayudarnos a vivir una vida plena. Dejemos que Él sacie nuestra sed. Busquemos esos momento que faciliten su llegada a nosotros (desde el silencio, la contemplación…)

Ser fuente de vida para otros: Jesús nos explica con sus Palabras a la samaritana, que el agua que Él nos da se convierte en surtidor que no se agota. Pongamos al servicio nuestros dones, nuestras capacidades, nuestro amor, teniendo presente qué es lo más urgente, oportuno y eficaz que podemos hacer para bien de los demás, para bien del Reino.

La samaritana dejó su cantaro vacío. Que podamos hacer nosotros lo mismo con el cántaro vacío de nuestra vida, en el encuentro en esta Cuaresma, con el  que nos da el Agua que nos hace vivir y que cambia nuestra vida. “Señor, dame de esa agua”.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 1 comentario

Comentarios

Sara del Valle Sara del Valle
hace 4 días, 12 horas
Señor, existen tantas necesidades, tanta sed de aguas tan distintas, sed de confianza, de paz, de justicia, cariño. Pongámonos al servicio con nuestros dones, capacidades y escuchar estar atentos a los otros, nuestros hermanos que tienen sed. Para ello debo necesariamente salir de lo que nos divide, que Dios permita que corra en nosotros su misericordia en agua que vivifica.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.