icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo II de Navidad (4 de enero de 2015)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Juan 1,1-18

La Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros

En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios. Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él y grita diciendo: «Este es de quien dije: ?El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo.?»
Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado ha conocer.

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Juan comienza su evangelio con un himno a Jesucristo, complejo de entender. Es la misma lectura que se hizo el día de Navidad.
El himno habla del "logos" que se ha traducido por "verbo", o "proyecto", o -como en este caso- "palabra". El logos es Jesucristo.
El himno comienza con las mismas palabras que el Génesis, lo que indica que Juan se refiere a la creación. En el Génesis Dios creó la vida con su "palabra": Por medio de la Palabra se hizo todo (v. 3). Para Juan, esa "palabra" es su Hijo; por eso dice que la "palabra" contiene vida: En la Palabra había vida (4)
Hasta que la "Palabra" se hizo de nuestra "carne", el mundo vivía en las tinieblas, y no era capaz por tanto de poseer la vida: la tiniebla no la recibió. Ahora esa "Palabra" se nos ha manifestado y al iluminarnos nos da acceso a la vida, si creemos en ella: a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre (12)

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA MISION
(hombre, soltero, estudiante, experiencia de Misión, pertenece a comunidad cristiana)  

Cuando se es muy joven se necesitan experiencias  para ir creciendo interiormente e ir conociendo a Dios, el plan que tiene para cada uno. La experiencia misionera me ha ayudado en este sentido, como tantas otras que he tenido. Pero ya voy madurando, empiezo a tener responsabilidades, también en el ámbito pastoral, y esto me exige y necesita de una vida no basada en experiencias sino en la Experiencia con mayúsculas que es mi vida, especialmente mi día a día.  
Dios tiene una Palabra para mí que se concreta en cada segundo del día. A la experiencia misionera acudí un poco perdido, en todos los sentidos. El espacio, el tiempo, las diferencias, la oración...me ayudaron a serenarme para escuchar su Palabra. Tras la escucha llega la Paz, que es gracia, y trae la firmeza para caminar, aun cuando el horizonte no sea todo claridad, pues la certeza de que la muerte no tiene poder y que soy portador de esta verdad es suficiente para caminar.
La Palabra acrecienta la necesidad de caminar cada segundo portando esta certeza para ser compartida.

DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, casada, con dos hijas, de baja laboral, enferma de cáncer)  

La palabra es principio de nuestra Fe Es alimento que sacia nuestras Ganas de Dios. Es el Confort que experimentamos cuando nos sabemos hijos de Dios. Es la Esperanza que tenemos los cristianos de lograr una vida plena. Es el amor que recibimos cuando nos la creemos. Es la Felicidad que vivimos cuando la cumplimos. La Palabra es Dios

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Dios Padre nuestro Misericordioso,
porque tu Palabra nos ilumina y da sentido a nuestra vida,
y Ella tiene poder para transformarlo todo, cambiarnos,
y para convertir nuestro corazón a tu Amor y Misericordia.
Gracias porque tu Palabra de Vida está con nosotros,
Ella es Luz que brilla en medio de las tinieblas de nuestra vida
para alejar nuestros miedos, inseguridades y debilidades,
y Ella nos ilumina y nos guía cada día en nuestra vida cotidiana.
Te damos Gracias, Dios Padre Bueno, por cada persona
que Tú pones en nuestro camino a lo largo de nuestra vida,
para ser testigos de tu Luz y fortalecer nuestra fe,
y que logran, a través de tu Palabra, acercarnos más a Ti
para poder llenarnos de tu Paz, Amor y Misericordia.
Enséñanos Tú, Dios nuestro, a estar siempre bien atentos
a tu Palabra a través de la Oración para poder escucharte,
y reconocerte a través de cada persona que necesite tu Amor.
Ayúdanos Tú, Dios Misericordioso, a ser instrumentos tuyos
para comunicar tu Palabra a todos los que necesiten
encontrarse contigo para conocerte y amarte cada vez más.
Dios nuestro, ten Misericordia de nosotros y ayúdanos Tú
a acoger siempre la Luz de tu Palabra Divina en nuestro corazón,
para ponerla en práctica cada día en nuestra vida cotidiana
y cumplir tu Voluntad en todo momento, para así poder ser
testigos de tu Luz y de tu Amor en medio del mundo.   Amén

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Ser cristiano o sabernos personas de fe, no nos lleva de manera automática a hacer viva la Palabra. Es necesario “degustarla” de manera constante, dedicando tiempo a ello, priorizando el encuentro con la Palabra a todo lo demás.
Comencemos este año 2015, agarrándonos con fuerza a la Palabra, “luz verdadera que alumbra a todo hombre”.
- Dediquemos un rato cada día a leer la Sagrada Escritura, a algunos capítulos de la misma. Que sea la Palabra nuestro “libro de cabecera” (“por medio de la Palabra se hizo todo”; “la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo”; “al mundo vino. El mundo se hizo por medio de ella”).
- Multipliquemos el tiempo de oración, el tiempo de encuentro con la Palabra (“la Palabra era Dios”; “se hizo carne y acampó entre nosotros”)
- Reflexionemos las tinieblas de nuestra vida que no nos dejan recibir la Palabra. Meditemos y analicemos qué nos dice la propia Palabra para poner fin a esas tinieblas (“en la Palabra había vida y la vida era luz para todo hombre. La luz brilla en la tiniebla pero la tiniebla no la recibe”).
- Intentemos recibir a la Luz desde nuestras tinieblas. No olvidemos que “la Palabra es la luz verdadera que alumbra a todo hombre”.
La Palabra da luz a cualquier oscuridad y será garantía de felicidad plena en el 2015 y en todo momento.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.