icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo del Bautismo del Señor (10 de enero de 2016)

Laiconet -

DOMINGO BAUTISMO DEL SEÑOR - CICLO C

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Lucas 3,15-16.21-22

Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto

En aquel tiempo, el pueblo estaba en expectación, y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos: «Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego.»
En un bautismo general, Jesús también se bautizó. Y, mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre él en forma de paloma, y vino una voz del cielo: «Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto.»

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Ya en Adviento se nos presentó la figura de Juan, a quien Lucas evita llamar "el Bautista". En su relato, Jesús es bautizado -no dice por quién- tras el encarcelamiento de Juan (versículo 20, que no se lee hoy).
Lucas insiste en que Juan no es el Mesías y en distinguir el bautismo de conversión de Juan y el del Mesías, cuyo bautismo infundirá el Espíritu Santo (versículos 15-16).
Llama la atención que Jesús se someta a un bautismo de conversión y de perdón (ver verso 3).
Lo más importante ocurre tras el bautismo de Jesús, cuando se pone a orar: se manifiesta el Espíritu Santo y el Padre, quien declara que Jesús es su Hijo (versículos 21-22).
Lucas no precisa si alguien ve la paloma u oye la voz de Dios, que habla a Jesús, no a la gente como en Mateo. Representa al Espíritu en forma de paloma es algo extraño en la Biblia, aunque nosotros nos hayamos acostumbrado, y no es seguro su significado. La frase que pronuncia Dios no es igual en todos los códices: en vez de Tú eres mi Hijo amado, el predilecto, escogida por la traducción litúrgica, hay otra influenciada por el Salmo 2, 7 "Tú eres mi Hijo, hoy he engendrado"

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, cuatro hijos pequeños, pertenecen a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Llega al final este tiempo de esperanza y termina con el bautizo de Jesús. Nosotros terminamos este tiempo con el gran día de la ilusión para los niños, primero con la cabalgata y luego con la mañana de reyes abriendo regalos. Su ilusión y su fe son desbordantes y como padres tratamos de mantenerles en esa inocencia a la vez que los preparamos para la vida adulta.
Intentamos que reciban el don de la fe, no basada en momentos espectaculares sino en el regalo que supone cada día que Dios nos da y también aprendemos de ellos, viendo la sencillez con la que viven cada momento y disfrutan del mismo, sin agobiarse por las cosas que no entienden ya que para eso estamos sus padres en los que confían.
Ojala nosotros mantuviéramos esa fe, saboreando cada momento y dejándonos llevar por el Padre en todas aquellas cosas que escapan a nuestro control teniendo la certeza de que somos los hijos amados de Dios y todo lo que ocurra es porque nos ama

DESDE LA MISERICORDIA
(mujer, casada, con cuatro hijos, voluntaria de Cáritas)

En mi tarea como voluntaria de Cáritas, tendría que esforzarme en imitar y aprender de Juan el Bautista. El actuó con humildad y reconoció a Jesús como hijo de Dios, y se los mostró a los demás.
Me pregunto porqué nos costara tanto reconocer en el otro a Dios, sobre todo si piensa diferente a nosotros. Es algo que se repite a menudo con la mayoría de las personas que acuden a Cáritas solicitando ayuda. Creo que la mejor ayuda que de nosotros podrían recibir sería darles testimonio del mensaje de esperanza que Dios nos da con la venida de su hijo Jesucristo y la gracia fortalecedora del Espíritu Santo.
Pidamos a Dios que como el Bautista sepamos reconocerlo y que podamos ayudar a que otros también lo reconozcan.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Dios Padre Bueno y Misericordioso,
porque Tú nos entregas a tu Hijo Amado, el Predilecto,
y Él está con nosotros para salvarnos y traernos tu Espíritu Santo.
¡Envíanos cada día, Dios nuestro, con la fuerza de tu Espíritu,
a predicar la alegría del Evangelio, en medio del mundo,
que tanto necesita encontrarse contigo y llenarse de tu Amor!
Haz Tú, que a través de la oración y de cada Eucaristía,
nos llenemos de Ti, para transformarnos en testigos tuyos
y en buenos evangelizadores, para que todos puedan conocerte,
porque… ¡Sólo se ama lo que bien se conoce!
Te damos Gracias por el don nuestro bautismo,
porque a través de él, Tú nos transformas en hijos tuyos
y en miembros de tu Iglesia, que nos llena de vida y salvación,
por la entrega de tu Hijo Jesucristo, Presente en la Iglesia,
y también, a través de Tu Palabra Viva y de cada Sacramento.
Gracias porque hemos sido bautizados y, por nuestro bautismo,
hemos recibido de Ti el don de la Fe y tu gran Misericordia.
Te pedimos que sigas derramando tu Misericordia sobre nosotros,
y que nos transformes para vivir tu Amor en medio del mundo,
compartiéndolo cada día con cada hermano nuestro. Amén

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?
(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

 

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

En estos días en que hemos visto “circular” regalos para un lado y para otro, caíamos en la cuenta, que tal vez nosotros, cristianos, no hayamos sido conscientes del mejor regalo que recibimos desde nuestro bautismo (y que seguimos recibiendo), el Espíritu Santo. Nos acordábamos de lo que nos decía una persona mayor, muy querida, cuando éramos pequeños, en referencia al Espíritu: “es el mejor regalo, no se rompe, no se pierde, no se queda antiguo, te vale en todo… Haced uso de Él. Disfrutadlo”.
Esta es la invitación para actuar, que os trasladamos. Hacer “uso” del Espíritu, tenerlo presente, invocarlo, hacernos conscientes de lo que cada día vivimos al dejarle actuar en nosotros, dar gracias a Dios por este regalo recibido…
Sintamos por otro lado que al igual que Jesús, somos hijos amados de Dios y actuemos en consecuencia, desde la confianza absoluta, desde ese Amor verdadero. “Tú eres mi Hijo, el amado”. Procuremos en este nuevo año, hacernos conscientes de ese amor que también se nos regala, en todos los acontecimientos de nuestra vida (los buenos y los no tan buenos). Hagamos de este, un año feliz, por el hecho de sentirnos amados en todo momento, por los dones y capacidades recibidos como seres humanos, que son infinitos para poder vivir una vida plena (disfrutando, enfrentando, aprendiendo, superando, haciendo, mirando, escuchando...)

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.