icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo de Resurrección (16 de abril de 2017)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Juan 20, 1-9

Él había de resucitar de entre los muertos

El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo a quien quería Jesús, y le dijo: "Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto."
Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro. Vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no había entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Sección final del evangelio de Juan.

Describe la visita de tres discípulos al sepulcro de Jesús, donde esperan encontrar su cadáver. Magadalena lo ve desde fuera, el discípulo amado desde la entrada y Pedro dentro. Progresivamente se van encontrando con signos que interpretan como un robo del cadáver ("se han llevado del sepulcro al Señor"): Magadalena ve la piedra corrida, Juan además el lienzo -la sábana santa- sobre la tumba, Pedro aún el sudario doblado aparte. Sólo cuando el discípulo amado entra y contempla todo cree en la resurrección de Jesús.
En la escena siguiente Magdalena muestra que sigue sin dar crédito a ello. El lector es invitado a seguir el camino de fe del amigo de Jesús.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE UNA VIDA NUEVA
(mujer, casada, acaba de ser madre por primera vez, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar) 

Comentar este evangelio desde la experiencia de la maternidad, “desde una vida nueva”, me hace pensar en una doble realidad. La vida nueva de mi hijo y mi nueva vida que ha empezado con él.
Pienso a veces en qué sentido tendría traer al mundo a un niño si no tuviera una esperanza grande para él, si no tuviera un deseo grande de que sea feliz. En el fondo del evangelio creo que late este mismo impulso de Dios hacia nosotros: las vendas nos recuerdan que la vida que traemos a este mundo, la que Él nos regala, tiene sentido y siempre es hermosa.
En un segundo momento pienso en la responsabilidad que tengo como madre para transmitir a mi hijo la importancia del día de hoy, ser una buena testigo que “vio y creyó”. Aunque es pequeño aún ya puedo susurrarle al oído que puede dormir tranquilo porque Cristo vive y todo acaba bien.

DESDE LA NOVEDAD DEL MATRIMONIO
(matrimonio reciente, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

¡Qué sorpresa! Nada es como parecía ser. Nada es, en realidad, exactamente como pensábamos o como nos dijeron. Dios hace las cosas de otra manera, siempre nuevas, siempre especiales. Fue así para Magdalena, para Pedro y para el otro discípulo. Es así para nosotros, en estos primeros pasos de vida matrimonial.
El texto de este Domingo de Pascua nos empuja a profundizar en el descubrimiento de la nueva realidad que vivimos como Matrimonio. Nos invita a dejarnos sorprender, cada día, por el Dios que hace nuevas todas las cosas. Nos exige caminar, correr juntos, como Pedro y el otro discípulo, al encuentro de Jesús resucitado, sin creer que ya sabemos qué vamos a encontrar, sino aceptando la infinita novedad de este sacramento que vivimos cada día.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Señor Jesús de la Misericordia y Dios nuestro,
Tú estás Vivo y Tú Vives en nuestros corazones.
Tú, Señor Jesús, Resucitas hoy
y nos invitas a celebrar junto a Ti la Vida,
pidiéndonos que comuniquemos a nuestros hermanos
que Tú Vives hoy y siempre en cada uno de nosotros.
Tú nos regalas hoy el gozo de poder sentir
tu Presencia Viva dentro de nosotros,
y en las personas con las que convivimos.
Tú, Señor, te haces presente en nuestra comunidad
y en cada Eucaristía en la que te entregas por Amor.
Tú, Señor y Dios nuestro, hoy nos animas
a tener siempre los ojos bien abiertos para poder verte
en todos los acontecimientos cotidianos de cada día,
y lograr llenar nuestra alma de esperanza y alegría.
¡Danos un corazón inquieto, Señor Jesús y Dios nuestro,
para poder verte Resucitado en cada momento de la vida!
Haznos correr a todos los lugares anunciando tu Buena Noticia
porque tu Amor urge en el mundo y en cada hermano nuestro.
Señor Dios nuestro, te damos Gracias por el don de la vida
y por el gran regalo de tu Resurrección que hoy nos ofreces,
porque logra liberarnos de nuestras “muertes” cotidianas
llenándolas de tu Vida, y entregándonos la Salvación. Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO

¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Sería muy triste que nuestra Semana Santa se quedara con la imagen del Cristo sufriente o  de la Virgen dolorosa que hemos visto procesionar por nuestras calles. Eso sería la mitad del cristianismo, la mitad de nuestra fe.
Quizás es conmovedor contemplar la imagen de Jesús, un Dios hecho hombre cuyo mensaje e interpretación de la Palabra es totalmente nuevo, que fué un ejemplo de conducta, ayudando a los más pobres, muriendo incluso por defender sus ideales, dando unas nociones y normas de conducta totalmente nuevas al interpretar la Ley y el judaismo de una manera revolucionaria que hizo que lo mataran... Sin embargo, esto podría pasar igual con Martin Luther King, con Ghandi, con la madre Teresa de Calcuta, gente admirable, profetas de su tiempo... (así entiende la religión musulmana el papel de Yeshua, Jesús, un gran profeta para ellos, pero nada más).
En el cristianismo, Jesús es Dios que se hace hombre para dar la vida y redimirnos del pecado. Eso, que igual nos puede parecer que estaba destinado a los pecadores de aquella época, por que eran malos, muy malos, y que a Dios Padre no le quedó más remedio que enviar a su Hijo, no es así, ha venido y resucita por cada uno de nosotros, por que viene a cambiar nuestro concepto de la plenitud, de la felicidad, nos enseña a ser felices tanto en los momentos difíciles como en los fáciles. Le da un sentido al dolor, a la muerte, a la humillación, al servicio desinteresado, a "amar por amar"...
La Luz de la resurrección nos ayuda a ver Vida en todo lo que acontece en cada momento del dia, sea bueno o malo, por que todo lo permite Dios para nuestro bien.
Por tanto, no habrá Aleluya en nuestra vida si no hemos sido capaces de morir a nuestro yo, si no hemos cambiado aquello que nos alejaba del Señor, si no hemos sido capaces de dar ese paso adelante al encuentro del hermano más necesitado.  Es en definitiva," morir para vivir".
Canta tu Aleluya con fuerza y alegría en este día y pídele al Señor que te ayude a seguir intentandolo. Disfruta de la Pascua y da gracias a Dios por su Amor inmenso hacia tí, Él te hará darle un sentido nuevo a tu vida. ¡FELIZ PASCUA!

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 1 comentario

Comentarios

Steffy Steffy
hace 6 días, 10 horas
Me encanta esta página me gusta leer los evangelios cuando no puedo ir a misa y además me ayuda con las tareas
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.