icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo 7 de enero de 2018

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Epifanía del Señor: Lectura del santo evangelio según san Mateo 2, 1-12

Venimos de Oriente para dorar al Rey

Jesús nació en Belén de Judá en tiempos del rey Herodes. Entonces, unos Magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: "¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo". Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos pontífices y a los letrados del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: "En Belén de Judá, porque así lo ha escrito el profeta: "Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judá; pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel"".

Entonces Herodes llamó en secreto a los Magos, para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: "Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño, y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo". Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.

Y habiendo recibido en sueños un oráculo para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino.

Bautismo del Señor: Lectura del santo evangelio según san Marcos 1, 7-11

En aquel tiempo, proclamaba Juan: «Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo.»

Por entonces llegó Jesús desde Nazaret de Galilea a que Juan lo bautizara en el Jordán. Apenas salió del agua, vio rasgarse el cielo y al Espíritu bajar hacia él como una paloma.

Se oyó una voz del cielo: «Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto.»

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ESPERANZA QUE RENACE (EPIFANÍA)
(mujer, casada, una hija, su marido trabaja, vive en país asolado por una catástrofe natural, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar).

Voy de viaje por mi vida en busca de plenitud, de felicidad y bienestar. En estos días la alegría la he podido experimentar en el encuentro con mi familia en plena situación de enfermedad. Pero este evento ha tenido una iluminación especial. A pesar de que me ha desgastado el frío del hospital, el encuentro con mi suegra, la cual ha necesitado de cuidados especiales, me ha sensibilizado y he puesto de manifiesto la compasión y ternura para poderle atender y cuidarla.
El cuarto del hospital ha sido el lugar de encuentro, el Belén; el encuentro de hermanos, tíos, nietos, hijos, cuñados y concuñadas y de atenciòn a una viejita de 88 años que aún comparte su deseo de luchar y vivir a plenitud. "Al ver la estrella se llenaron de alegría", los astros celestes emiten "luz". Nuevamente la Palabra contrasta con la oscuridad real de algunos sectores de mi Isla del lugar donde resido. Aún no tenemos la "luz" eléctrica pero sí la LUZ de esta Palabra que nos guía hacia el encuentro con el Niño a través de los necesitados y en esta ocasión me ha tocado muy de cerca.                 

Rezo para que el Señor nos de la fuerza física y espirutual para continuar nuestro camino y nos trace la ruta que debemos seguir para encontrarnos con su amor y poder compartirlo con nuestros hermanos en sentimiento y acción.

DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS (BAUTISMO)
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)  

Es el propio Dios quien nos presenta a su Hijo cuando es bautizado en el Jordán. Es una legitimación realizada desde lo más alto que le reconoce como aquél a quien se debe escuchar.

Jesús ha estado presente en la vida de los niños en estas fechas entrañables. Primero con su nacimiento, que lo hemos evocado con distintas manifestaciones, como haciendo el Portal de Belén en casa o cantando villancicos por las calles con Sembradores de Estrellas, implicándolos en las campañas de Cáritas o celebrando la Nochebuena y la Navidad en la familia extensa, y para acabar estas Fiestas, con la venida de los Reyes Magos, en la que, al margen del materialismo, se nos recuerda que Jesús, incluso siendo niño, es el auténtico Rey al que podemos adorar sin temor de ser defraudados. Claro que es un trabajo difícil el nuestro, como educadores, de separar el grano de la paja: enseñarles que lo importante es el amor de Dios, y no lo que hayamos recibido y gastado. El mejor presente es el que nos hace Dios al darnos a Jesús. “Tú eres mi hijo amado, mi predilecto”. Nos lo demuestra en su bautismo, con toda su importancia: Es el comienzo de su vida pública.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?

(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Dios Padre Bueno y Misericordioso,
Tú nos amas tanto que nos entregas a tu Hijo
para que lo escuchemos y para que conozcamos
la Buena Noticia del Mensaje de Salvación.
Tú nos amas tanto, Dios nuestro,
que te manifiestas a todas las personas
y cada corazón humano que te necesita.
Dios Padre Bueno, Tú nos amas tanto
que derramas tu Misericordia sobre nosotros
y nos invitas siempre a la conversión
con la Fuerza de tu Espíritu Santo, que hoy,
Tú nos ofreces a través de Jesucristo, tu Hijo Amado,
para guiarnos por el camino de la vida,
y lograr alcanzar tu Amor y Salvación.
Te damos Gracias, Dios Padre nuestro,
porque a través de tu Espíritu Santo
Tú nos transformas y nos llamas,
desde el día de nuestro bautizo, y cada día,
a formar parte activa de tu Iglesia,
y dándonos el don de ser hijos tuyos.
Te damos Gracias, Dios Padre Bueno,
porque Tú nos amas tal y como somos,
y nos llamas a dar testimonio de tu Mensaje.
Ayúdanos Tú, Dios nuestro, a ser fieles a Ti
y a la misión a la que nos llamas a cada uno,
para lograr ser portadores de tu Paz
y buenos mensajeros de tu Esperanza.
Ten Misericordia de nosotros y ayúdanos
a renovar hoy con ilusión y valentía
nuestro seguimiento a tu Hijo Jesucristo. Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

EPIFANIA

Para actuar en esta ocasión desde Evangelio, os sugerimos que ADOREMOS a DIOS en alguna de estas formas:

-Pongámonos de rodillas ante el Rey del mundo. Puede ser en alguna iglesia cercana que esté abierta. Postrémonos ante Él en el Sagrario. Dediquemos un tiempo a adorar y a alabar a nuestro Señor, a nuestro Rey.

-Busquemos cuales son los mejores presentes que tenemos para ofrecerle. Esos que no se compran. Esos que a su vez son regalo de Dios que hemos recibido gratis. Pongámoslos al servicio. Puede ser con personas cercanas,  o que no conocemos… Adoremos al Niño Jesús, ofreciendo todos los momentos posibles al servicio desde nuestros dones, capacidades... Sacrifiquemos nuestro tiempo de descanso, de diversión, al menos unos días en favor de otros. Lo que hacéis por uno de estos…

-Miremos entre todas las cosas materiales que tenemos aquellas que son mis favoritas. Te proponemos adorar al Hijo de Dios desde tu desprendimiento. Plantéate ofrecer alguna de esas "posesiones" que tanto te gustan a alguien que conozcas, al que sabes que le puede hacer ilusión o le puede venir bien. Escoge lo que quieres ofrecer en función de tu generosidad. El valor estará en lo que te cueste dejar de tener eso que posees. Nos ayudará a hacernos menos materialistas y a encontrar la gracia en  dar, más que en tener o recibir.

BAUTISMO

Juan reconoce su limitación: él no es quien bautiza con el Espíritu Santo, pero esto no lo limitó para que actuara y fuese un gran profeta. Por eso:

-Aceptemos profundamente nuestra realidad, que por vanidad, el qué dirán, la ambición… no queramos “aparentar” lo que no somos.

-Reconozcamos igualmente que también nosotros “podemos bautizar, aunque no sea con Espíritu Santo, sí con agua”. Que ni la comodidad, la falta de miras o nuestros complejos nos substraigan de desarrollar el gran potencial que Dios pone en cada uno de nosotros para traer bien al mundo, para traer la “Buena nueva” al mundo.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 1 comentario

Comentarios

Antonio. Antonio.
hace 1 semana, 2 días
Cualquiera de los textos leídos anteriormente es bonito; por su sinceridad, por su armonía y sobre todo, por su acercamiento a Dios... Y todo ello me encanta y me llena de satisfacción, pues me hace sentirme pleno al verme reflejado en ellos. No por tener una familia maravillosa, precisamente, si no por ver que mis rezos diarios tienen una gran afinidad con lo que se explica, y doy gracias a Dios por ello, pues muchas veces cuando lo hago me pregunto a mi mismo: "¿Estoy orando bien? ¿Son correctos mis pensamientos o no son más que algo vacuo que no conduce hacia ninguna parte?" Y cuando lees algo que tiene afinidad con lo que tú haces, parece que te da más seguridad. Agradezco de corazón a los que han escrito esos textos, pues hacen que mi manera de ver la religión cristiana ... » ver comentario
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.