icono estrella Nº de votos: 1

Evangelio Seglar para el Domingo 30º del Tiempo Ordinario

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Mateo 22,34-40

Amarás al Señor, tu Dios, y a tu prójimo como a ti mismo

En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos, formaron grupo, y uno de ellos, que era experto en la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: "Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?" Él le dijo: "Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser." Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo." Estos dos mandamientos sostienen la Ley entera y los Profetas.

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Las autoridades judías someten "a prueba" (22,35) a Jesús con tres preguntas relativas a la Ley de Dios (la "Torá").
La primera se la plantean unos enviados de los fariseos aliados con los herodianos: ¿Es lícito [según la Ley] dar impuesto al César?  (22,17). La vimos el domingo pasado.
La segunda se la plantean los saduceos sobre de quién será mujer una resucitada que se casó y enviudó siete veces (22,28).
La tercera la proponen hoy los fariseos por boca de un "experto en la Ley" (22,35): "¿Cuál es el mandamiento mayor de la Ley?
Debido a las respuestas de Jesús a estas preguntas -y una de contraofensiva que les hace Jesús a ellos-, "desde aquel día nadie se atrevió ya a hacerles preguntas" (22,46)
La Torá contiene más de seiscientos mandamientos: 613. ¿Cuál es el grande?
Jesús responde uniendo dos mandamientos y setenciando que "de ellos penden toda la Torá y los Profetas" (22,40), o sea, toda la Palabra de Dios. En 7,12 ya había identificado "la Torá y los Profetas" con la llamada "regla de oro".
Los mandamientos elegidos por Jesús están en el libro del Levítico: el primero en 6,5 y forma parte del párrafo llamado "Shemá" y que los judíos como
Jesús recitan todos los días; el segundo está en 19,18 y forma parte de una sección que detalla los comportamientos sociales queridos por Dios. Ya otros maestros de la Ley anteriores a Jesús habían hecho la misma selección: el amor a Dios y el amor al prójimo.
La medida del amor que se ha de tener a Dios es la "totalidad", con la totalidad de la existencia: con "todo" el corazón, con "toda" el alma y con "toda" la mente (22, 37). Aquí es el único lugar donde Mateo emplea la palabra "mente" (en su lugar la Torá que cita usa el término "fuerzas").
La medida del amor que se ha de tener al prójimos es "uno mismo" (22,39): como te amas "a ti mismo". Medida ya dictada en la "regla de oro" (7,12)

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

En estos tiempos que se habla tanto del cumplimiento de cumplir las leyes,  hay personas que cumplen sólo, no ya sólo las que les parecen justas, sino las que se amoldan a sus intereses, es muy importante, recalcar que las leyes, tienen que estar al servicio de las personas, especialmente de los más desfavorecidos. Ojalá, fuera el criterio para establecer las normas de nuestras sociedades.
Nosotros, como padres, siempre hemos inculcado a nuestros hijos un respeto a las normas, ya sean de nuestra comunidad de vecinos, ya sean del colegio, ya sean de los equipos deportivos en los que participan, las normas de circulación y por supuesto, en nuestro hogar; la familia somos la base de la sociedad y aquí se forjan los ciudadanos. Es verdad, que no siempre es fácil, que es más rápido pasar de todo, mirar a otro lado e incumplir cuestiones, no haces daño a nadie, y ellos además, como adolescentes que son, también intentan saltarse límites; pero hay que tratar de ser serios.
Serios sí, pero no inflexibles, lo que honestamente intentamos es luchar por un mundo más justo en nuestro entorno; y esto sólo se logra cuando ponemos en el centro de nuestra vida, de nuestras leyes, de nuestras organizaciones: el amor, primero a Dios y como consecuencia de ello, al prójimo. Pedimos al Dios de la vida, que estos mandamientos sostengan toda nuestra Ley entera.

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

Al meditar este texto veía como había sido la vida de Jesús, qué hacía, cómo lo hacía... siempre desde el amor, ese amor que tenía al Padre le movía a amar a las personas que iba encontrando en su camino, especialmente las que nadie quería, a los que eran despreciados, a los descartados...
Pero incluso cómo contestaba a sus enemigos desde el amor, les decía lo que les tenía que decir pero sin rencor, venganza, odio.
Todo esto me hizo analizar mi estar aquí en la Misión. ¿Desde donde trabajo? ¿cómo lo hago? Y vi la diferencia de cuando lo hago desde el amor a cuando lo hago desde el deber.
Desde el amor es alegría, compartir: doy de lo que tengo y soy y recibo de lo que tienen y son; nos relacionamos, nos amamos.
Pero cuando es desde el deber, se me hace pesado, me fijo más en las carencias que en las potencialidades, me cuesta empatizar, me cierro en cómo deberían ser las cosas y no son.
Relacionarnos, trabajar desde el amor nos hace más libres y disfrutamos de lo que hacemos.

DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, su pareja murió , dos hijas, enferma de cáncer, comprometida activamente con su parroquia)  

El Evangelio de hoy toca mi corazón grandemente "amarás al Señor con todo tu corazón" ¡Sí!, amo a Dios con todo mi ser y por eso a pesar de mi condición de salud en este momento, no dejo de buscarle dia a dia y agradarle con mis actos, comenzando con la lucha que llevo dia a dia, cojo la quimioterapia oral y la otra intravenosa, pero pienso que demostrarle a Dios mi fidelidad y que le amo es asistir a la Eucarístia es escencial. Escuchar la palabra y ponerla en práctica es mi deseo. Cuando me van pinchando las venas, pienso en el amor tan grande que nos ha demostrado Jesús de dar su vida incluso en la cruz y yo pecadora quiero ofrecer cada dolencia por amarle al que me amó primero. Antes que limpiar mi casa está cualquier compromiso con mi Dios y la Iglesia. Antes que la excusa de estar en un hospital está buscar a algún ministro de la Eucaristía para recibir a Jesús en la santa comunión. Antes de levantar improperios a mi prójimo (amigos, familia, vecino, caminante en la calle, conductores de automóviles) pienso en tratarlos como a mi gustaría me trataran. Así nos ayude Dios.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
 
Te damos Gracias, Dios Padre Bueno y Misericordioso,
porque Tú nos bendice y nos enseñas cada día,
para alimentar nuestra fe y para unirnos más a Ti.
Gracias porque Tú eres Amor, y nos enseñas a amar.
Ayúdanos a estar siempre atentos y cercanos
a cada una de las personas que no necesiten,
para así poder estar unidos a Ti, a través del prójimo.
Te pedimos perdón, Dios Padre Bueno y Misericordioso,
por todas las veces que nos seducen "otros dioses",
o nos dejamos confundir por todo lo que nos aleja de Ti.
¡Ten Misericordia de nosotros, y no permitas nunca
que nada ni nadie nos separe jamás de tu Amor!
Damos un corazón misericordioso como el tuyo,
para escucha y acoger siempre al hermano que sufre,
y a todas las personas que se sientan débiles o excluidas.
Haz que tu Palabra de Vida toque nuestro corazón,
para dejarnos transformar por tu Voz Divina que nos habla,
y así cumplir tu Voluntad y amar siempre a cada hermano.
Enséñanos Tú, Dios nuestro, a dar la vida por los demás
entregando nuestro tiempo, nuestros dones, nuestra fe,
nuestros bienes materiales y todo lo que cada uno somos,
a cada persona que necesite sentir tu Amor y Misericordia.
¡Que nuestro amor por ti, Dios nuestro, se manifieste
cada día con las personas en las que Tú estás presente!
Te damos Gracias, Dios nuestro, que eres Amor,
porque Tú nos has creado para amarte a Ti y a todos.
Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Este pasaje, es la esencia del evangelio, el resumen de todo.

Por una lado, destacaría:

1.- El amor a Dios: A partir de un encuentro íntimo con el Señor, sintiéndote profundamente amado por Él, parte todo. Esa es la experiencia fundamental de la que parte nuestro seguimiento radical a Dios, por que Él nos amó primero, dió su vida por nosotros, nos ama cada día dándonos el don de la vida, de la fraternidad, nos enseñó a tener esperanza, a no desfallecer en la tribulación, en el dolor, a resucitar tras la muerte... ¡¡¡Dios nos ama inmensamente!!!. Por tanto, a partir de ahí, sólo nos queda responder a ese Amor que sobrepasa sobremanera todo aquello que podamos hacer por Él.

¿Qué conlleva eso? Primero: cuidar todos aquellos dones que nos ha dado, cuidar nuestra salud, disfrutar y cuidar de la creación, la naturaleza, dignificar al hermano por que ha sido creado por Él...

Segundo: tener una estrecha relación con el Padre, dedicándole los momentos necesarios  de calidad, de hablar con Él, de contarle nuestras cosas... como haríamos con alguien al que queremos.

2.-El amor al prójimo: se trata de amar a cada uno que se nos acerca como Dios lo ama. Y dado que estamos sujetos al tiempo, amemos al prójimo uno por uno, sin conservar en el corazón ningún resto de afecto por el hermano con el que acabamos de estar. ¿ No cambiaría esto la relación de un funcionario que atiende tras una ventanilla, de un médico que pasa consulta, de un maestro que se desvive por cada uno de sus alumnos...? Y hacerlo de una manera concreta, como nos gustaría que nos tratasen a nosotros. Es la regla de oro y el mejor anuncio del Reino para el hombre contemporáneo, que prefiere escuchar a los que dan testimonio que a los que enseñan.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.