icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo 3º del Tiempo Ordinario (25 de enero de 2014)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Mateo 4,12-23

Se estableció en Cafarnaún. Así se cumplió lo que había dicho Isaías

Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió lo que habla dicho el profeta Isaías: "País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló." Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: "Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos."

Pasando junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: "Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres." Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron. Recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS NECESITADOS
(hombre, casado, 2 hijas, trabaja en caritas, pertenece a movimiento seglar)

Jesús nos pide que le sigamos, pero su llamada no es algo general, nos llama a cada uno de nosotros por nuestro nombre. Esto es algo que siempre me ha maravillado. Dios nos llama a cada uno de nosotros, personalmente, con nuestros valores y con nuestros defectos. Y somos nosotros los instrumentos que tiene para anunciar el Reino.
Yo en mi vida me he sentido querido por Dios, y llamado por mi nombre. Creo que mi vida ha sido todo un proceso de tratar de descubrir la forma concreta en que Jesús me llamaba a mí, y todo me ha ido llevando a seguirle en el campo de lo social, y también he descubierto que se trata de un camino que te hace feliz, pero no solo el destino, es la propia búsqueda la que te hace ser feliz. Yo he sido y soy muy feliz buscando, caminando, equivocándome, encontrando.
Pero a veces me olvido de que soy llamado por Dios, día a día. En ese camino de búsqueda, tengo que recordar cada día el momento en el que Jesús pasó por el lago de Galilea. Es fácil abandonar al compañero de camino sobre todo cuando ya llevas muchos años y vives con bastante claridad tu proyecto de vida. Es fácil perder la capacidad de sorpresa, la actitud de búsqueda. En el camino está la felicidad, en la búsqueda está la felicidad. Jesús me ha llamado a seguirle, y a descubrir cuál es mi lugar en el mundo, pero mal asunto cuando creo que ya he llegado, porque entonces ya no necesito un compañero de camino.

DESDE LOS ABUELOS
(mujer, casada, jubilada, 3 hijos, 2 nietos, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Dos aspectos me parecen importantes de este evangelio. El primero “Convertíos” Cambiar. ¿Cambiar qué? A estas alturas de mi vida cualquier cambio me da pereza y los cambios radicales me asustan… ¡Qué no, que es más sencillo!, tan sencillo como  que el cambio tiene que ver con el corazón, cambiar de nuestra vida todo aquello que suponga infelicidad, porque lo principal es que Él nos quiere, y nos quiere felices. Y felices con los demás, no a costa de los demás. Es una invitación a un estilo de vida donde Dios ocupe el primer lugar. ¿Por qué nos complicamos la vida innecesariamente? si  Dios no viene a complicarme la vida, ni a ponerme pesadas cargas sobre los hombros. ¡Qué dados somos a machacarnos!,… Solo hay que distinguir lo esencial de lo secundario, (reconozco que a veces me quedo en esto último).
Y el otro punto es la llamada. No son los discípulos los que escogen al maestro y piden entrar en su grupo, sino que la iniciativa es de Jesús, él llama, él escoge, él quien les invita a seguirle y les propone una misión. La respuesta de los cuatro discípulos a la llamada: renuncian a su familia, a su trabajo, a las seguridades instituidas y le siguen sin miramientos ni condiciones, dejan lo que están haciendo y punto. No se cuestionan más, ni preguntan por su futuro, simplemente se levantan y se van con él. “Inmediatamente”… “Dejar”… “Seguir”… Palabras que suenan difíciles para nosotros. Puede parecer frustrante si no respondemos de la misma manera. A mí me ha costado entender que a todos no nos pide esto, nos llama a seguirle desde el lugar en el que él nos ha puesto y nos propone una misión, nuestra misión. Ante una misma situación yo no puedo pedirles a mis hijos la misma respuesta, porque  son distintos. Pues igual pasa con la llamada de Jesús, que nos llama de mil maneras. Solo es preciso tener el coraje de aceptar la llamada que nos hace, con una actitud de entrega y disponibilidad a los planes de Dios  y responder: Sí.  Este es el camino que deseo recorrer, aunque a veces le diga: “Sí, pero ve con calma”. Posiblemente aún me quedan lastres de los que tengo que desprenderme.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Dios nuestro Jesucristo,
porque Tú eres la Luz que guía nuestras vidas.
No permitas que las tinieblas de nuestras dudas,
miedos o fracasos nos alejen de Ti y nos impidan seguirte.
Te damos Gracias, Dios nuestro Misericordioso,
porque hoy Tú nos llamas una vez más a convertirnos a tu Amor
y a acercarnos más a ti para conocerte, servirte y alabarte,
porque sólo tu Amor nos salva de las tinieblas del mundo.
Te damos Gracias porque Tú nos escoges  y nos llamas cada día
para seguirte y amarte en medio del mundo, en nuestra vida cotidiana,
mientras realizamos la misión que Tú nos encomiendas cada día.
Ayúdanos Tú, Dios nuestro, a llevar tu Mensaje de Paz y Esperanza
en medio de nuestra sociedad actual, para que tu Luz Brille siempre
y haga desaparecer las tinieblas del pesimismo y egoísmo del mundo.
Ayúdanos Tú, Dios nuestro Jesucristo, a extender  y comunicar tu Evangelio
por todos los lugares y al corazón de cada persona que te necesite,
para que tu Amor y Misericordia reine en todos los corazones.
Ten Misericordia de nosotros y haznos Tú, Dios nuestro, estar atentos
a todas las dolencias del pueblo y a las heridas de la vida de cada persona,
para poder acercarles tu Consuelo y Esperanza a quien esté sufriendo.
Ensénanos Tú, Dios nuestro, Bueno y Misericordioso, a mirar al mundo
con la misma Mirada como Tú lo haces, y así convertirnos cada día más a Ti.
Amén

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?
(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

 
ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Dos cosas a señalar:

1.- "Los cristianos debemos ser buenos, pero no tontos".
Si Jesús se queda allí, cerca de Herodes, quizás su labor hubiera corrido peor suerte, no para Él, que lo habrían matado igualmente, sino para todos nosotros que no habríamos entendido el mensaje iluminador que trajo al mundo. Por tanto, debemos, como Jesús, ser cáutos y listos a la hora de afrontar nuestro apostolado, nuestra manera de vivir.  ¿Eso qué significa?, pues que debemos contar hasta 10 más de una vez, no soltar las cosas sin ton ni son, evitar ser "fuguillas", porque meteremos la pata habitualmente.

2.- "Ser valientes y seguir la LUZ".
Hace poco, teníamos el ejemplo de los Reyes Magos, cómo fueron capaces de ponerse en camino para seguir lo que ellos creían importante. En este pasaje aparecen cuatro "garrulos", pescadores sin estudios, probablemente analfabetos. El mensaje de Jesús es para todos igual, y por eso, para nosotros, igualmente,  debemos considerar a todos, "candidatos" a formar parte del Reino, que no se nos olvide esto. Pedro y Andrés, liados en sus trabajos, podían haberle dicho a Jesús: "¡¡Tiquié ir ya...!   y sin embargo, qué forma de actuar, de anunciar, de curar, de compartir, de perdonar... tendría Jesús para que, al llamarlos, lo dejaran todo y lo siguieran.

Nosotros lo hemos experimentado, sabemos que siguiendo esa LUZ, no nos va nada mal, incluso aflora una sonrisa en la cara, sentimos una fuerza nueva por dentro, una luz especial a la hora de mirar... Sólo nos falta una dosis de valentía y constancia para que nuestra vida se convierta en un arco iris, como hace un prisma  al pasar la luz a través de él, concretar esa luz en amor en los distintos ambitos  de nuestra vida: oración (amarillo), comunión de bienes (rojo), sabiduría (añil), armonía  en el vestir y en la casa (azul), apostolado  y relación con los otros (naranja), salud y bienestar físico (verde) y comunicación (violeta).

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.