icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo 29º del Tiempo Ordinario

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Mateo 22,15-21

Pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios

En aquel tiempo, se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta. Le enviaron unos discípulos, con unos partidarios de Herodes, y le dijeron: "Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad; sin que te importe nadie, porque no miras lo que la gente sea. Dinos, pues, qué opinas: ¿es lícito pagar impuesto al César o no?" Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús: "Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto." Le presentaron un denario. Él les preguntó: "¿De quién son esta cara y esta inscripción?" Le respondieron: "Del César." Entonces les replicó: "Pues pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios."

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

La cuestión de los impuestos cobrados por los ocupantes ya la abordó Mateo en  17,24. Allí Jesús se mostró contrario a ellos ("Los hijos están exentos" v. 26) pero opta por un comportamiento no beligerante ("Para que no ofendamos... toma la moneda y dásela por ti y por mi" v.27).
A la cuestión planteada ahora ("¿Es lícito pagar impuesto al César?"), Jesús responde con una conocida frase que cada uno la usa dándole distintas interpretaciones: "Pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios". (Ver interpretación en "Al César lo del César a Dios lo de Dios", desde los textos de Mateo y Lucas)
Para comprender mejor lo que Jesús dice hay que ajustarse a la pregunta: "¿Es lícito?" cuestiona si está de acuerdo con la Palabra de Dios o no. Es algo que la comunidad cristiana a la que escribe Mateo tiene que resolver: si está de acuerdo con el Evangelio de Jesucristo el honrar  con el pago de impuestos a un emperador, en este caso Tiberio. que se fue proclamado "César".
Además, el evangelista presenta la pregunta como una trampa urdida por los fariseos contra Jesús y puesta no directamente por ellos sino por sus discípulos aliados con los partidarios de Herodes. Por tanto, en su respuesta Jesús no se puede limitar a enseñar, sino tiene que evitar ser atrapado, objetivo que logra ("Al oír esto se maravillaron y, dejándolo, se fueron" v. 22 que la liturgia no incluye en la lectura).
Con esta perícopa, los lectores originales de Mateo comprendieron que podían pagar los impuestos del imperio sin que eso significasen que estuvieran dando al emperador una honra que sólo corresponde al Señor Jesús y a su Padre.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

¡Ay las preguntas capciosas! Éstas que intentan buscar las cosquillas, provocar, traspasar los límites, es propia sobretodo de los hijos adolescentes, cuando intentan que los padres, no sepan qué responder, para cogerles en un brete e intentar sacar algo. Lo cierto es que no nos podemos quejar de nuestros hijos, aunque a veces digamos lo contrario, las cosas que van intentando son propias de su edad, de buscar arriesgar y aprender cosas nuevas, pero para nosotros, sus padres, nos cuesta el ser coherentes en nuestros actos, en nuestra vida, porque somos testimonio para ellos.
Jesús no tiene estos problemas, por mucha provocación que intenten, Él sí sabe responder correctamente, primero porque no hay fisuras entre lo que dice y hace y por otro lado, porque su inteligencia, su genialidad, hace que descoloque a quienes buscan comprometerlo.
Y por otro lado, lo que nos inspira como familia, como economía doméstica es a no mezclar las cosas, a que nuestra economía tiene que estar inspirada en el evangelio, la economía al servicio de las personas, pero siempre dentro de las normas que la sociedad en la que vivimos ha consensuado. Difícil tarea, pero con la ayuda de Dios y con el testimonio de vida de Jesús, demos al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

“A Dios lo que es de Dios” Y ¿qué es de Dios y qué no es de Dios? Todo lo que vaya en contra o impida la realización de su proyecto no es de Dios.
Constantemente veo situaciones que no son de Dios: negación de derechos como la educación, discriminación por ser de una determinada nacionalidad, explotación, desnutrición en bebés por falta de una alimentación adecuada,,, Ante estas situaciones no me puedo quedar indiferente.
Pero a veces es difícil saber actuar, el miedo a no ser escuchada, el rechazo... Y entonces me doy cuenta de que lo único que tengo que hacer es dejarme llevar por el Señor, ser un instrumento suyo, dejarle actuar. 

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Dios Padre Bueno y Misericordioso,
te damos Gracias porque Tú nos enseñas hoy
que lo más importante para nosotros
es reconocerte a Ti como único Señor nuestro,
pues sólo Tú das sentido verdadero a nuestra vida.
Gracias, Padre nuestro, porque Tú nos enseñas
a dedicarnos a las cosas de tu Reino de Vida,
y también a ocuparnos de cuidar a los débiles,
los indefensos, los marginados y los necesitados.
Gracias, Dios Padre Bueno, por tu Presencia
en medio de nuestra vida cotidiana de cada día,
y por todos los dones que Tú nos regalas.
Ten Misericordia de nosotros, y ayúdanos Tú
a hacer un buen uso de nuestros bienes materiales,
compartiendo siempre lo nuestro con cada hermano.
Ayúdanos también a hacer un buen uso de la política
para buscar siempre el bienestar social de todos,
y trabajar en la búsqueda de la justicia y la paz,
para poder disfrutar de un bien común, para todos.
Te pedimos, Dios Padre nuestro, que nos ayudes
a ser cada día instrumentos de tu Misericordia,
en medio del mundo, y en nuestra sociedad.
Te pedimos hoy especialmente para que Tú cuides
a todos los misioneros que predican cada día
la alegría de tu Evangelio por todos los países.
Haz que nosotros seamos generosos para ayudar
y para colaborar siempre en la Evangelización.
¡Ten Misericordia de nosotros y ayudarnos cada día
a recordar siempre que sólo Tú eres nuestro Dios!
Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Como reflexión, voy a poner un ejemplo claro, un poco simple también, pero, al menos a mí, me hace recordar cada día este pasaje del evangelio:
¿A quién, cuando va conduciendo, no le ha sonado el móvil, sea por llamada o por la llegada de un Wassap? ¿Y quién no ha tenido la tentación de cogerlo, de mirar quién es, e incluso de contestar o leer el mensaje...? A mí me pasa a menudo, estamos metidos en tantos grupos, le damos un uso tan frecuente a estos "artefactos", que llegan a dominar en ocasiones nuestra voluntad. Hace tiempo, llegué a tener un accidente, sin consecuencias físicas considerables, aunque sí económicas, ya sabéis los arreglos del coche provocan una buena factura...

A mí me recuerda esto a este evangelio por dos cosas:

- Dad al César lo que es del César: Las leyes de tráfico son tajantes, no se puede coger ni distraerse mirandolo...y menos escribiendo!!!. Las multas son enormes y los puntos del carnet, vuelan. Puedes ocasionar un accidente, hacer que, por tu culpa,  provoques algo con graves consecuencias (atropello, colisión..) y estas normas nos disuaden para prestar la atención debida a la conducción.
- ...y a Dios lo que es de Dios: nuestra vida, también la de los demás, pertenece a Dios. Es un pecado, sí, con todas sus letras, creerte autosuficiente, dueño de tu vida, ser un inconsciente y ponerte en grave peligro.

Como este ejemplo, podríamos poner muchos: cruzar como peatón un semáforo cuando está prohibido aduciendo prisa o valentía, no colaborar con tus impuestos al bien común, siendo por eso insolidario para que eso se traduzca en mejores servicios comunitarios, defraudar o pagar "en negro", sin IVA, depositar nuestros ahorros en entidades bancarias con dudosas inversiones o procedimientos, al menos, sopechosos...

El llegar a plantearnos todo esto, nos hace darle una dimensión sobrenatural a lo que hacemos a diario, a nuestra cotidianeidad, no para volvernos locos, sino para ser unos cristianos íntegros, predicando con el ejemplo.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.