icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo 13 del Tiempo Ordinario (2 de julio de 2017)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Mateo 10,37-42

El que no coge su cruz no es digno de mí. El que os recibe a vosotros me recibe a mí

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: "El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí; y el que no coge su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará. El que os recibe a vosotros me recibe a mí, y el que me recibe recibe al que me ha enviado; el que recibe a un profeta porque es profeta tendrá paga de profeta; y el que recibe a un justo porque es justo tendrá paga de justo. El que dé a beber, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, a uno de estos pobrecillos, sólo porque es mi discípulo, no perderá su paga, os lo aseguro."

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS JÓVENES
(mujer, joven, estudiante, pertenece a grupo parroquial)

Esta lectura me da un toque, me avisa que aunque haya empezado el verano, todo lo que he conseguido este año que no haya sido en balde. Que aproveche el tiempo estando con los míos, con aquel que lo necesite, sin dejar de lado la vida de fe que he ido formando en este curso.
Me da ánimos para la preparación y para comenzar el campamento que organizamos los jóvenes de mi parroquia. Que aunque a veces se pueda convertir en una "cruz", vale la pena poder llevar el amor de Jesús a tantos niños que vienen, e incluso sentir Su amor entre todos los que formamos esta pequeña familia.

DESDE LOS ABUELOS
(mujer, casada, jubilada, 3 hijos, 3 nietos, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar) 

Alguna vez me han preguntado mis nietos “abuela ¿tú a quien quieres más?”,  les digo que en el corazón de la abuela hay espacio y lugar para todos. Que cada uno es único e irrepetible.  El Señor no nos pide ningún imposible,  nos pide radicalidad. De la misma manera que quiero a cada uno de ellos de manera radical, Jesús quiere que lo quiera a Él porque es mi Dios y Señor y como a tal debo amarlo de manera radical.  Porque,  ¿se puede querer a un padre más que a un hijo? ¿A un hijo más que a un esposo? ¿A un esposo más que un nieto?.... que absurdas e infantiles me parecen estas comparaciones. Pues no, son amores totalmente distintos y ninguno es comparable al otro y ninguno sustituye al otro, y ninguno es ni más ni menos que el otro.  Es más  no lo hacemos por ninguna paga, es un amor totalmente gratuito, desinteresado. Eso es lo que siento que me pide el Señor: donación sincera y absoluta.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?

(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Dios Bueno y Misericordioso,
porque Tú nos llamas y nos invitas cada día
a ser discípulos tuyos para predicar tu Evangelio.
¡Nosotros queremos ser fieles discípulos tuyos!
Ten Misericordia de cada uno de nosotros
y ayúdanos, auméntanos y fortalécenos la fe
para tomar nuestra cruz y seguir tras de Ti siempre,
a pesar de nuestras dudas, miedos o dificultades.
No nos dejes caer en la tentación del desánimo
ni del pesimismo, porque sabemos la gran alegría
que es comunicar a todos tu Buena Noticia,
para que todos puedan conocerte, amarte y servirte.
Gracias Dios nuestro Misericordioso porque en Ti
y en tu Amor encontramos el verdadero sentido de vivir,
porque sólo Tú eres el Camino, la Verdad y la Vida.
Ayúdanos a compartir cada día tu Amor con los demás
y a ser tu rostro visible de tu Misericordia en el mundo,
con todas las personas necesitadas y excluidas
que más necesiten nuestra ayuda para sentir tu Amor.
Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te invitamos a actuar desde el Evangelio de  esta semana,  con algunas claves concretas.

OPTAR: "El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí”. Jesús  debe ser para nosotros los cristianos nuestro “todo”, nuestra verdad absoluta. Y si lo es, nuestra propia familia recibirá mucho más de nosotros de lo que somos capaces de darles, incluso poniéndolos como centro. Amarle a Él por encima de todo, nos lleva a amar desde Él a todos con radicalidad y entrega.
Dediquemos ratos a la reflexión, para plantearnos hasta qué punto Jesús es nuestro bien más preciado, nuestro valor supremo… Quizás descubramos demasiadas cosas importantes que no nos dejan ponerle como centro. Procuremos entonces encontrar como darle su lugar a Él, renunciando a lo que nos dificulta que lo hagamos…

SEGUIR: “El que no coge su cruz y me sigue no es digno de mí”. Cuantas veces no vivimos las dificultades desde la serenidad… Cuántas veces, huimos de la cruz, del sufrimiento, de las pesadas cargas del día, nos quejamos y queremos una vida más fácil…. La belleza de la cruz dependerá de los ojos con los que la miramos y de esa percepción dependerá como la acogemos y afrontamos.

Detengámonos a mirar con atención cuales son las cruces que tenemos en este momento en nuestra vida y planteémonos qué hacemos ante ellas. Da un giro a tu forma de “tomar la cruz” si fuese necesario. Recuerda que Jesús vivió desde la confianza su seguimiento (la generosidad, el servicio...) Acoger lo que nos llega es acoger la vida que se nos regala y acoger al propio Jesús que nos enseña a hacerlo.

PERDER: “El que encuentre su vida la perderá, y el que pierda su vida por mí la encontrará”. Cuantas veces tratamos de salvarnos a nosotros mismos, sin entregarnos al completo, reservando dones, esfuerzos… Vivimos desde un egocentrismo que nos ahoga (mi casa, mi coche, mi descanso, mi….) y que nos lleva a la soledad…Ofrécete durante esta semana especialmente, con todo lo más valioso que tienes (tiempo, escucha, bienes materiales, trabajo…) a aquellos que van llegando a ti a través de tu pensamiento o porque están presentes en algún momento del día. Y si descubres que es en muy pocas situaciones o en ninguna dónde sientes que tienes que perder la vida por los demás, quizás debes asumir que no sabes ver las necesidades o que no quieres verlas… Entonces plantéate por qué, prefieres “salvar” o guardar tu vida en lugar de ofrecerla o perderla. Quizás tengas que curar o enfrentar antes aquello que te dificulta darte (el miedo, la pereza,…)

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.