icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo 12 del Tiempo Ordinario (25 de junio de 2017)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Mateo 10,26-33

No tengáis miedo a los que matan el cuerpo

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: "No tengáis miedo a los hombres, porque nada hay cubierto que no llegue a descubrirse; nada hay escondido que no llegue a saberse. Lo que os digo de noche decidlo en pleno día, y lo que escuchéis al oído pregonadlo desde la azotea. No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No, temed al que puede destruir con el fuego alma y cuerpo. ¿No se venden un par de gorriones por unos cuartos? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo; no hay comparación entre vosotros y los gorriones.
Si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del cielo. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS JÓVENES
(mujer, joven, estudiante, pertenece a grupo parroquial)

El evangelio de hoy me recuerda la importancia de seguir construyendo el Reino.
Es algo que se debe de ir haciendo día a día. Este curso, por ejemplo, he sido catequista de un grupo de niños de 5° y 6° de primaria, aunque a veces pensara que no conseguia nada, poco a poco he visto cómo van creciendo estos pequeños en la Fe. Al igual que en verano, en el campamento que organizamos los jóvenes de nuestra parroquia, es un momento especial en el que les intentamos mostrar a los niños, buenos valores para que lo lleven a la vida cotidiana.
Pero además del ámbito de la Fe, doy gracias por la oportunidad que tengo de formarme como futura logopeda, siempre he querido trabajar en algo relacionado con ayudar a la gente, y con esta bonita profesión veo cuánto bien puedo hacerle a las personas que lo necesiten.
Por eso recalco la importancia de ir construyendo el Reino que queremos de paz, amor, ayuda, misericordia... con pequeñas cosas que hagamos, tanto en nuestro grupo de Fe como con la gente de fuera.

DESDE LOS ABUELOS
(mujer, casada, jubilada, 3 hijos, 3 nietos, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

A estas alturas me cansan tremendamente las personas que van por la vida  sintiéndose  poseedoras de la verdad, los perdona vidas que enarbolan la bandera de  la  igualdad, la tolerancia, la justicia… y son extremadamente  intolerantes con los que no piensan como ellos. Sobre todo cuando esto lo llevamos al campo de la fe, de las creencias religiosas el grado de intolerancia es aún mayor. A veces te matan por que no crees en lo que ellos  creen, otras matan tu libertad, te aíslan, te acorralan. Pero el Señor viene a decirnos una vez más que no temamos, que sigamos siendo de los suyos, que estemos de su parte, que ya se encargará El de poner cada cosa en su lugar. Mis nietos se ríen cuando les digo que el Señor sabe todo, hasta tiene contados los cabellos de nuestras cabezas, como hoy narra el evangelio y me miran  pensando que la abuela está un poco loca. ¡Bendita locura si es por seguirte Señor!.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Dios Bueno y Misericordioso,
porque Tú no amas y nos proteges siempre.
¡Gracias porque junto a Ti nada debemos temer!
Te pedimos hoy especialmente por las personas
que entregan cada día su vida para servirte a Ti,
y por las personas que están sufriendo por su fe,
sin miedo al dolor y sin temer perder el cuerpo,
por la certeza que junto a Ti pueden salvar el alma.
Ten Misericordia de cada uno de nosotros
y ayúdanos, Dios Bueno, a ser fieles testigos tuyos.
Ayúdanos a proclamar sin temor tu Buena Noticia,
con valentía y sin ningún miedo, a todo el mundo,
para proclamar tu Evangelio por todos los lugares,
y en cualquier circunstancia, sin temor alguno.
Haz que lo que tu Palabra Viva nos dice al corazón,
nosotros lo proclamemos a todas las personas,
a pesar de nuestra debilidad o de nuestras dudas,
para que todos puedan conocer tu Palabra de Vida,
y así lograr amarte, servirte y alabarte siempre. Amén

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

El Evangelio de esta semana nos deja un mensaje claro “No tengáis miedo”. Y nos hace unas aportaciones muy concretas para actuar…
“No tengáis miedo a la gente”: Jesús nos invita a proclamar lo que nos ha sido revelado, a decirlo sin tapujos, a la luz del día, en todo momento, en todo lugar, con toda persona… Pero solo podremos conseguirlo si el Evangelio es el que marca los pasos de nuestra vida… y no algo reservado para los momentos en los que estoy con gente creyente…
“Temed a aquel que puede destruir el cuerpo y el alma en el infierno”: Nos pasamos la vida intentando que no nos hagan daño a nivel del “alma”… Y para eso procuramos no desentonar, hacer casi siempre lo que se espera de nosotros, evitando que nos den de lado, que hablen mal  de nosotros o nos insulten… Y en esa lucha, va muriendo el “alma”… Seamos personas coherentes con el Evangelio hasta el extremo. Hagamos revisión de vida y desechemos lo que nos impide una opción más radical, que no ahogue, ni mate nuestra alma.
“Hasta los cabellos de la cabeza los tenéis contados”: Dios es ternura infinita que cuida a todas sus criaturas, porque sabe todo de ellas. Pero sin tocar ni un ápice nuestra libertad… Dios es misterio que se nos da… al que no podemos abarcar, ni entender solo desde nuestra mente humana. Necesitamos los ojos del Espíritu para conocerle un poquito. No permitamos que los días se nos vayan en prisas, queriendo hacer y hacer… Dejemos el espacio más importante a estar a solas con el Padre, para que su Espíritu nos de la luz necesaria para caminar, para poder “hacer”. Muchas veces caemos en el error de dejar a Dios los cinco minutos de rigor. Procuremos ponerlo como eje, en torno al que gire todo lo demás… Reservemos tiempos generosos a estar a solas con Él.
Y porque Dios nos ama y le amamos… amemos también nosotros a aquellos con los que tengamos contacto por cualquier medio, a lo largo de cada día. Seamos empáticos, aprendamos a ponernos en su lugar, a saber lo que de nosotros necesitan… Procuremos decir o hacer en cada momento por ellos lo que consideramos necesario, aunque no siempre de ello vayamos a recibir la gratitud y el aplauso.
Amemos también la Naturaleza que se nos ha regalado, de belleza infinita. Solo aprendiendo a amar lo que Dios ama, podemos amarlo a Él…

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.