icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo 1º de Adviento (6 de diciembre de 2015)

Laiconet -

LO QUE HEMOS VISTO Y OIDO
(por equipo coordinador. Imagen de Mario Izquierdo con licencia CC BY-NC-ND 2.0)

"Enderézate, ¿estás listo?, ya te llega"

 

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Lucas 3, 1-6

Todos verán la salvación de Dios

En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.
Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: «Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos; elévense los valles, desciendan los montes y colinas; que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale. Y todos verán la salvación de Dios.»

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Los Domingos 2º y 3º de Adviento se reparten la perícopa que presenta la figura de Juan (el Bautista).
Hoy es cortada tras la cita de Isaías 40, 3-5 que Lucas aplica a Juan: él es esa voz que prepara el camino a la venida de Jesús, quien empezará su vida pública en la perícopa inmediatamente posterior. Así también se deja claro que Juan no es el Mesías.
Juan es presentado como profeta, pues casi todos los libros proféticos comienzan como esta perícopa, situando al profeta en el contexto histórico y geográfico. El año 15 de Tiberio es en torno al 28 de nuestra era.
La Palabra de Dios no es dirigida a ninguno de los poderosos del imperio, ni tampoco a los influyentes sacerdotes, sino a una figura marginal que bautiza fuera del Templo, por el Jordán. Lucas deja claro que su bautismo es sólo de conversión y no confiere el Espíritu Santo.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, cuatro hijos pequeños, pertenecen a comunidad cristiana y movimiento seglar)

La lectura de este Domingo nos anima a preparar el camino al Señor, a ser humildes y a aceptar y corregir lo que no hemos hecho del todo bien, a abrir nuestros corazones para acogerle y dejar que nos transforme.
Para nuestra familia la oración de  la noche es un momento muy importante del día. Nos ayuda a recordar y enderezar lo torcido, a recordar que el Señor está con nosotros en nuestro día a día para acompañarnos en el camino de la salvacion. A nuestros hijos les encanta pedir y dar gracias por todo, a veces por las cosas más mundanas, como pedir más juguetes o dar gracias por los que tienen. Pero siempre nos sorprenden, acordándose de lo que realmente importa, del prójimo. Acaban siempre dando gracias por la familia que los rodea y quiere, pidiendo por el compañero que está enfermo o pidiendo perdón por las veces que desobedecieron, sin grandes elucubraciones ni líos. Estas noches, además, los dos pequeños terminan la oración cantando un trozo del villancico que están ensayando para la función del cole. Especialmente apela a nuestro corazón cuando piden o cantan para que no haya guerras, ni pobreza, ni soledad.... Esta lectura nos anima a tener de verdad fe en que Dios todo lo puede: si dejamos que el amor de Dios entre en nuestros corazones, poco a poco allanaremos entre todos esas montañas. Sólo hay que dejarle entrar, respirar y tener un poco de silencio y serenidad en nuestro corazón. Olvidemos las prisas de la vida y pensemos sólo en Él, así Él podrá venir y transformarnos.
Sólos no podemos, pero que sí con Él. Tengamos presente además esta semana especialmente a la Virgen María, que su amor, fe y fidelidad sean ejemplo para nosotros. Que en este año de Misericordia que comienza dejemos que la Fuerza y el Amor de Dios actúe a través de nosotros en este mundo.  .

DESDE LA MISERICORDIA
(Mujer, soltera, trabaja, voluntaria en comedor social y cáritas, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Una voz grita en el desierto:“Preparad el camino del Señor”. En estos días también oiremos muchas “llamadas”: a comprar los regalos, llenar la nevera, correr de un lado a otro, ir a comidas, fiestas....Estaremos rodeados del “ruido de preparación de la Navidad”, iremos corriendo de un lado a otro, las calles se llenarán de gente y de bullicio. Y en medio de ese ruido a veces nos resultará difícil oír la voz del desierto. Hoy, a la luz de la Palabra y en medio de ese ruido, hago silencio, y me pregunto: “¿Cómo voy a preparar yo el camino al Señor en mi vida en este Adviento? ¿Qué debo renovar y cambiar para abrir mi corazón y dejarme tocar por la infinita misericordia de Dios y llevarla a los demás? Dame Señor mirada misericordiosa, para “llenar de esperanza al desilusionado”, “consolar al triste” y “acompañar y alegrar al que está solo” compartiendo con mi hermano el mensaje de esperanza del Adviento. Maranatha... ven Señor Jesús y derrama tu misericordia sobre nosotros.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Tú vienes a nuestro encuentro, Señor y Dios nuestro,
vienes en nuestra búsqueda para llenarnos nuestro corazón
de tu infinita Misericordia, Perdón, Paz y Ternura.
Te damos Gracias, Dios Bueno y Misericordioso,
porque Tú pones en nuestro camino diario de la vida,
a personas que nos muestra tu Amor y nos acercan hasta Ti.
Gracias porque hoy Tú nos invitas a preparar bien
nuestro encuentro contigo, convirtiendo nuestro corazón,
para llenarlo de tu Amor, Bondad, Paz y Salvación.
Haz Tú, Dios nuestro, que mediante la oración diaria,
podamos relacionarnos contigo para escuchar tu Voz
que nos habla al corazón a través de tu Palabra de Vida.
Haz Tú que tu Palabra de Vida nos conmueva, para salir
de nosotros mismos, y predicar alegres tu Evangelio a todos.
Ten Misericordia de nosotros y aparta de nuestro camino
todas esas piedras que nos dificultan caminar hacia Ti.
Ayudarnos a levantarnos cada vez que tropecemos
y caigamos vencidos por el desánimo o las dificultades,
y no permitas que nuestro cansancio nos aleje jamás de Ti.
Haz que tu Palabra Viva transforme cada día nuestro corazón,
para que nosotros podamos ser luz y buenos guías
de todas las personas que aún no te conocen,
pero que sí desean tener un encuentro contigo,
para conocerte, seguirte, amarte, servirte y alabarte. Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Que complejo se nos hace a veces mantener el rumbo de lo que debe ser nuestra vida cristiana. Es muy fácil dejarse arrastrar sin darnos cuenta, aunque nos pueda parecer incluso que somos y actuamos de manera diferente a la humanidad que nos rodea (cuando la mayoría de la veces solo nos separan pequeños matices…) Aquel que sigue de verdad al Hijo de Dios, desentona en la sociedad (al igual que a Él le ocurrió), no pasa para nada desapercibido, revoluciona, cuestiona… Hemos de aprovechar este Adviento para prepararnos a conciencia para la venida del Señor a nosotros, para que renazca en nosotros con fuerza y nos lleve a ser seguidores suyos, valientes, comprometidos, con fe…
Para actuar esta segunda semana de Adviento, es Juan el que nos recuerda: “Preparad el camino del Señor” Y no hay mejor forma de hacerlo que desde la ORACIÓN, desde el silencio recogido, que puede escuchar para llegar a conseguir (como nos dice Juan), allanar los senderos, elevar los valles, descender los montes y colinas, enderezar lo torcido e igualar lo escabroso. Es decir, desde esa escucha a través de la oración intensa, podremos eliminar aquello que nos hace tropezar en el camino, que nos aleja de lo esencial; podremos salir de la desesperanza, de la hondonada de la mediocridad o del vacío de lo mundano; podremos bajar de nuestra prepotencia, de nuestra vanidad, de nuestra avaricia o egoísmo o envidia…; podremos enderezar el rumbo alejándonos de la hipocresía en la que a veces nos movemos, separándonos del aburguesamiento…; podremos crear espacios para la igualdad, para la justicia, ….
Pero no olvidemos en el actuar de este Adviento, a partir de esta semana, transformarnos también en la voz que grita  “preparad el camino al Señor”, a todos los que nos quieran escuchar. “Y todos verán la salvación de Dios”. Todos veremos la salvación de Dios, desde nuestro cambio, desde nuestro crecimiento personal, desde nuestro avance, desde nuestra conversión.

LO QUE HEMOS VISTO Y OIDO
(por equipo coordinador)

Ven pronto a mi vida, porque sin ti todo me cansa.

"Ven Señor Jesús" de Hermana Glenda
 

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 3 comentarios

Comentarios

Julio Julio
el 5/12/15
Hay un error de impresión en el encabezado porque dice Evangelio Seglar para Domingo 1º de Adviento y debería decir para 2º domingo de Adviento. Gracias!!
Me gusta 0
manuel manuel
el 6/12/15
Dificil reto. Desapego de lo material, recogimiento y oracion.Preparar la llegada e ir al encuentro. Que seamos capaces de conseguir vaciar nuestro corazon de todo lo material y llenar nuestro corazon de amor.
Me gusta 0
carlos  ahern  carlos ahern
el 6/12/15
Es bueno comentar lo que hemos vivido.Mi novia y nuestra cuatro hijas han compartido nuestro caminar ,por esto nos sentimos muy bien ya han formado cada una su comunidad ,y nos han dado once nietos, esperamos en nuestro amado SEÑOR que compartan las enseñanzas reciibidas,y sepan allanar sus caminos. Si no fuera asi .¿que haremos?--Lo mas logico poner la rodilla y orar como debe hacer to do hijo de DIOS..gracias SEÑOR por este tiempo que nos regalas AMEN...
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.