icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo 1º de Adviento (30 de noviembre de 2014)

Laiconet -

PRIMER PASO: LECTIO

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Marcos 13, 33-37

Velad, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa

En aquel tiempo, dijo Jesús sus discípulos: “Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento. Es igual que un hombre que se fue de viaje y dejó su casa, y dio a cada uno de sus criados su tarea, encargando al portero que velara. Velad entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer; no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos. Lo que os digo a vosotros lo digo a todos: ¡Velad!”

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Comenzamos la lectura del evangelio de Marcos, propia del ciclo B de la liturgia.
Empezamos por uno de sus últimos capítulos, donde Jesús da uno de sus dos grandes discursos.
Les habla a sus apóstoles más íntimos, pero termina diciendo que este mensaje es para todos.
Su mensaje es claro, lo repite cuatro veces en cinco versículos: “Velad” (o vigilad). Es la actitud contraria a estar “durmiendo”. Esta vigilancia se ha de mantener toda la noche (el evangelista señala las cuatro vigilias en que se dividía entonces la noche).
Jesús ilustra su enseñanza con una breve parábola de alguien que marcha y deja sus tareas en manos de otros. A su vuelta, cuyo momento se desconoce, espera ver a su gente trabajando en lo encomendado. Marcos se refiere así a la venida de Jesucristo al final de los tiempos.
No se conoce el momento de su venida. Marcos habla del “momento”, traducción del griego “kairós” que se refiere al tiempo oportuno para algo, distinto del “cronos”, el tiempo que controlamos con el reloj.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, ambos trabajan, con tres hijos, pertenecen a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Este Evangelio me cuestiona la prisa en la que vivimos, que no nos deja ocuparnos de lo importante. Es una denuncia, estamos dormidos para las cosas de Dios porque estamos muy ocupados en tantos quehaceres… que recortamos de donde no debemos: no nos da tiempo de rezar con los niños, de escucharlos y estar atentos a su crecimiento en valores, en espiritualidad, no nos da tiempo de cuidar nuestro matrimonio como deberíamos,… Parece que pensamos que ya habrá tiempo de eso, pero la realidad es que el dueño de la casa puede venir en cualquier momento … ¡qué hermoso es el Adviento que nos espabila para que estemos en vela, porque ya viene el Señor!

DESDE LA DENUNCIA PROFÉTICA
(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica) 

El domingo 30 de noviembre se recuerda de una manera especial a todas las personas sin hogar. Bajo el lema: “Por una vivienda digna y adecuada. Nadie sin hogar”, varias organizaciones se unen para poner de relieve el drama que viven centenares de miles de personas en el mundo (más de 30.000 en España). Desde hace años, varias ONG´S venimos reclamando que se reconozca que el problema va más allá de carecer de una vivienda. Así, y sin ánimo de restarle un ápice de importancia a este hecho, entendemos que no es menos grave vivir en la más completa soledad o excluido del mercado laboral y del sistema sanitario. Expuesta la situación anterior, mayoritariamente conocida y reconocida como injusta, cabe preguntarse el por qué la sociedad se muestra indolente a la hora de actuar. ¿Somos ajenos, sin más, al dolor del sufriente? ¿Impera sencillamente nuestro ego? Sólo una respuesta afirmativa a estas preguntas, eufemísticamente camufladas bajo un “ahora no es el momento” o “ya sacaré tiempo en un futuro”, entre otras, lo explicaría. Afortunadamente, las palabras del evangelio de esta semana nos ponen en alerta. Jesús, de una manera muy sencilla, nos llama a estar despiertos, prestos y dispuestos. Hay mucho que hacer y se espera la respuesta urgente y decidida de cristianos comprometidos en la construcción del Reino.

TERCER PASO: ORATIO

¿Qué nos hace decir el texto?
(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

El Adviento es tiempo de Esperanza y Conversión a Ti,
y sólo Tú, Dios nuestro, puedes ayudarnos a vivirlo bien
para preparar correctamente tu Venida y reconocerte entre nosotros!
Te damos Gracias, Dios Padre Bueno y Misericordioso,
porque Tú nos recuerdas hoy que no podemos vivir adormilados
y con nuestro corazón puesto en las cosas que no nos hacen felices.
¡Gracias por este “Tiempo de Gracia” que ahora comenzamos,
y porque Tú nos invitas durante este Adviento que hoy comienza,
a estar ilusionados y alegres para aportar a todos tu Esperanza,
en medio del mundo y de nuestra sociedad que tanto necesita de ella!
Dios Padre Bueno y Misericordioso, Tú nos llamas ahora especialmente
a aguardar con ilusión tu llegada a nuestras vidas y a nuestro corazón,
con los ojos bien abiertos para verte y reconocerte entre los hermanos.
Tú nos invitas hoy a una vigilancia activa y dando testimonio de Ti,
en medio del mundo y entre las personas con las que convivimos,
para que todos puedan conocerte y amarte a Ti siempre, Dios Padre Bueno.
Ten Misericordia de nosotros, Dios Padre nuestro, y ayúdanos Tú
a permanecer despiertos, vigilantes, vivos, activos y comprometidos
con la misión y con las tareas cotidianas a la que Tú nos envías cada día.
Ayúdanos Tú, Dios Padre Misericordioso, a ser fieles a Ti cada día
y a ser coherentes con tu Evangelio, dando así testimonio de vida,
y logrando poner diariamente en práctica en nuestra vida cotidiana,
todo lo que Tú nos revelas al corazón a través de la Luz de tu Palabra Viva.
Dios Padre Bueno, Ten Misericordia de nosotros, y no permitas nunca
que nuestro egoísmo y debilidades nos hundan en la oscuridad de la vida,
ni que la desesperanza nos adormezca y nos haga caer en el pesimismo.
¡Haznos Tú, Padre nuestro, permanecer siempre en alerta y despiertos
para estar atentos y a la espera paciente de tu Venida junto a nosotros…
¡Ayúdanos Tú, durante este Adviento, con la Fuerza de tu Amor,
y con la ayuda de la Oración diaria a la Luz de tu Palabra de Vida,
a prepararnos bien durante este Tiempo de Gracia que Tú nos regalas hoy!
Amén

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO

¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO

¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

El Evangelio de este domingo es un grito que nos sacude por dentro. ¡Velad!!! En demasiadas ocasiones vivimos como si nuestra vida terrena no fuese a tener fin, como si tuviésemos todo el tiempo del mundo por delante para comenzar a ser cristianos de verdad, con todo lo que ello implica, desde el compromiso, la radicalidad, desde la fe, la esperanza… Sin embargo no sabemos cuándo vendrá el “dueño de la casa”. Y lo mismo nos coge dormidos…
Es esta primera semana de Adviento momento para actuar, poniéndonos ante nuestra vida. Es momento para hacernos conscientes de cual es la tarea que se nos ha encomendado. Es momento para visualizar aquello que realmente yo debería estar haciendo como cristiano, en función de mis dones, mis capacidades, mis talentos… Es momento para darnos cuenta hasta qué punto estamos dormidos, aburguesados, sumergidos en la dinámica de lo mundano, viviendo con conformidad, con mediocridad, con nosotros mismos y nuestras circunstancias como el eje de nuestra vida; o hasta que punto realmente estamos en vela, alerta.
Os invitamos a hacer durante esta semana un ejercicio de imaginación y de evaluación. Pensemos cada uno, que mañana es el último día de nuestra vida. Intentemos darnos cuenta qué habríamos sembrado durante ella, en qué y cómo habríamos transformado el mundo que nos rodea para dejarlo un poco mejor de lo que lo hemos encontrado. Procuremos también  plantearnos en qué nos hemos dejado transformar para ser testimonio de Jesucristo, presencia de Dios.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.