icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar para el Domingo 1º de Adviento

Laiconet -

LO QUE HEMOS VISTO Y OIDO
(por equipo coordinador)

"Levántate, alza la cabeza: se acerca tu liberación"

PRIMER PASO: LECTIO
¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según san Lucas 21,25-28.34-36

Se acerca vuestra liberación

En aquel , dijo Jesús a sus discípulos: «Habrá  signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia  de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y del oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la  ansiedad, ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros temblarán.
Entonces, verán al Hijo del Hombre venir en una nube, con gran  poder y majestad. Cuando empiece a suceder esto, levantaos,  alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación.»

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Las signos en el cielo señalan que se va a producir un cambio muy importante. El movimiento de las aguas es el que había antes que Dios pusiera armonía, según el Antiguo Testamento. El "Hijo del hombre" (o sea, "el Humano") es una imagen del profeta Daniel; viene sobre una nube, como lo hacía Dios, indicando así también su condición divina, Jesús ya se identificado antes en este Evangelio como ese "Hijo de lo humano".
Todo esto causa dos reacciones distintas:
- Para "las gentes" será causa de angustia y locura, "como un lazo".
- Para los discípulos es anuncio de que la liberación está cerca, Entonces podrá alzar la cabeza. (En este mismo capítulo, poco antes, hace constar las dificultades que padecen los creyentes en el tiempo del evangelista, los poderes queles hacen de agachar la cabeza).
La liberación no sólo será de las persecuciones, sino de toda clase de mal, dado el contexto en que anuncia.
Para poder mantenerse "de pie ante el Hijo del hombre", Jesús propone la oración y estar atentos.
Y para ese estar "siempre despiertos", Jesús anima a llevar un estilo de vida distinto al de "las gentes", cuyo corazón está adormecido por el ritmo de vida que llevan y por la búsqueda de lo placentero.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO
¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, cuatro hijos pequeños, pertenecen a comunidad cristiana y movimiento seglar)

El día a día con niños pequeños es agotador, y muchas veces agobia. Además en esta época se añade a las ocupaciones habituales  la preparación de las celebraciones familiares, los regalos, las vacaciones de los niños mientras nosotros trabajamos, .. tratando en todo momento de hacerlos participes y de que disfruten la Navidad con la misma ilusión con la que nosotros las vivimos de pequeños. Luchamos porque entiendan lo que celebramos realmente, aunque en muchas ocasiones tantas preocupaciones y ocupaciones superficiales y materiales nos sobrepasan y esto acaba desembocando en una angustia separándonos del verdadero motivo de esta celebración y de la alegría de la venida del Señor.
La lectura nos llama la atención sobre lo importante: hemos de vivir con la ilusión y sencillez con la que nuestros hijos viven este momento, simplemente disfrutando cada minuto. Y aunque no lo parezca, ellos saben perfectamente donde está el centro y lo importante, ellos sólo buscan querer y ser queridos.
Que detrás de tantos signos vanos y deslumbrantemente falsos, nos dejemos llenar de verdad por la alegría y la esperanza y seamos nosotros también ejemplo de sencillez para acoger al Señor en nuestro corazón y en nuestra vida desde este primer domingo de Adviento.

DESDE LA MISERICORDIA
(Mujer, soltera, trabaja, voluntaria en comedor social y cáritas, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar) 

El evangelio de este domingo nos llama a estar despiertos y salir de nosotros mismos. Con él comenzamos el Adviento,un tiempo de esperanza, un camino que este año estamos invitados a recorrer especialmente desde la perspectiva de la misericordia, cuyo jubileo extraordinario empezará en pocos días. Como cristianos estamos llamados a ser misericordiosos en nuestra vida, especialmente con el hermano más necesitado. Y eso es lo que cada día se hace en el comedor de calle Pulidero, trabajadores y voluntarios se acercan al hermano más débil y no sólo para “dar de comer al hambriento y de beber al sediento“, también se trabaja por “acoger y reinsertar al transeúnte y extranjero” que se ha acercado allí para comer. Un trabajo que si no se realiza desde un corazón misericordioso no tendría sentido y no daría frutos.
Hoy, al leer este evangelio, siento que  Jesús me dice: “levántate, alza la cabeza, mira a tu hermano, acércate a él y dile:se acerca nuestra liberación”. Ojalá sea capaz de llevar este mensaje al corazón de los que me rodean, especialmente de los que están más necesitados de esperanza y misericordia en su vida.

TERCER PASO: ORATIO
¿Qué nos hace decir el texto?

(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Señor Jesucristo y Dios nuestro, Tú vienes a nosotros
para que podamos tener un Encuentro con tu Misericordia.
¡Gracias porque tu Misericordia es la Luz
que puede iluminar nuestro mundo cada día
para llenarlo de tu Amor, Paz y Esperanza!
Gracias porque Tú vienes a nosotros para invitarnos
a “ser islas de misericordia en medio del mar de la indiferencia”.
Gracias porque hoy, Primer Domingo del Adviento,
comenzamos un nuevo Año Litúrgico que será especial,
que tendrá un Año de Gracia: El “Año Jubilar de la Misericordia”.
Te damos Gracias porque tu Gran Poder y Majestad, Dios nuestro,
es tu Misericordia Divina a la que Tú nos invitas ahora,
a formar parte de ella, para llenar nuestro mundo de Ti,
de tu Amor, Ternura, Paz, Perdón y Misericordia Infinita.
Nos avisas de cambios, de tu Llegada, de nuevos tiempos que vienen…
¡Y nos invitas a esperarte y a cambiar, para convertirnos a tu Amor!
Gracias porque hoy ya se acerca nuestra liberación, porque Tú,
Dios nuestro Misericordioso, vienes a nuestro Encuentro
para formar parte de nuestra vida, transformarnos y salvarnos.
Ayúdanos Tú, Dios Bueno, a saber mirar bien para verte y reconocerte.
Ábrenos Tú las puertas de nuestro corazón para acogerte en él,
y compartirte con los demás, predicando tu Evangelio a todos.
Conviértenos a Ti, a tu Amor, y danos Tú un corazón bueno y sensible
que se conmueva ante el dolor y el sufrimiento de cada hermano nuestro.
Dios nuestro, Todo Bondad y Misericordia, haz que tu Palabra de Vida
entre en nuestro ser, para que podamos meditarla y acogerla, cada día,
en lo más profundo de nuestro corazón, para que Ella lo transforme,
poco a poco, y vaya destruyendo a diario  todas nuestras durezas,
hasta convertirlo en un “corazón de carne” que sea testigo de tu Amor,
y que proclame tu Buena Noticia a todo el mundo y en todo lugar. Amén

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO
¿Quién dice el texto?
 (Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO
¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, 2 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Como nos dicen los primeros versículos del Evangelio de esta semana, hay angustia en la gente. Ciertamente estamos muchas veces sin aliento por el miedo y la ansiedad, ante lo que acontece en el mundo (mirado a gran escala y también en nuestro mundo más cercano)
Cuando todo se vuelve frágil (la economía, la política, los valores, la tecnología, la seguridad….) puede ser un buen momento para cambiar la perspectiva. Ahora que nos llega el Adviento nosotros, los cristianos, debemos mirar desde otro ángulo, reavivar la fe en Aquel en quien creemos y desde ella nuestro sosiego. Es tiempo de esperanza, de espera…
Pero nuestra espera debe ser activa, comprometida… La máxima de Jesús fue el Amor. Llenó su vida de actos de amor. Os invitamos a que todos nos volquemos desde esta primera semana de Adviento en llenar nuestra vida de actos de amor (pequeños, medianos, grandes…). Actos de amor con la familia, con el vecino, con el compañero de trabajo. Actos de amor con el que está lejos y no conocemos. Llenemos nuestro día de actos de amor. Multiplica lo que amas…Ora para que Dios te conceda la sabiduría para amar, en todo lo que esté a tu alcance.
Recemos para que seamos valiente en el amar, sin plantearnos si nuestros actos de amor nos llevarán a perder comodidad, posición, a que se descubra de nosotros lo que no queremos que se vea… Un solo hombre comenzó una revolución amando hasta el extremo. Su testimonio llega hasta nuestros días. Seamos continuadores serios de su legado. Sembremos amor para que a nuestro alrededor brote amor, para que en nuestro mundo brote amor.
Amar nos dará la dicha, la serenidad, la claridad de miras… Ese amor nos permitirá que el Hijo del Hombre venga a nosotros. Y ahí podremos levantarnos, alzar la cabeza… porque habrá llegado nuestra liberación.

LO QUE HEMOS VISTO Y OIDO
(por equipo coordinador)

Habrá signos. No tengas miedo. No te dejes llevar por la ansiedad. Levántate. Mantente en pie.

Alvaro Fraile - "Anda... levántate y anda"  del disco "SOL. FE. ANDO"

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.