icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio Seglar al Evangelio del Domingo 27 de Junio de 2010

Laiconet -

EL EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Lucas 9, 51-62

Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Te seguiré adonde vayas

Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante.
De camino, entraron en una aldea de Samaria para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se dirigía a Jerusalén.
Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron: "Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?"
Él se volvió y les regañó. Y se marcharon a otra aldea.
Mientras iban de camino, le dijo uno: "Te seguiré adonde vayas."
Jesús le respondió: "Las zorras tienen madriguera, y los pájaros nido, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza."
A otro le dijo: "Sígueme."
Él respondió: "Déjame primero ir a enterrar a mi padre."
Le contestó: "Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios."
Otro le dijo: "Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia."
Jesús le contestó: "El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios."


NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

Comienza una nueva en Lucas, de nueve capítulos.
El evangelista presenta un camino de Jesús y sus discípulos hacia Jerusalén, donde acontecerá su pasión, ya anunciada en el domingo anterior. Es una composición exclusiva de Lucas.
Entre los judíos y los samaritanos -dos ramas de un mismo pueblo- existía una profunda enemistad, y sus montes santos (el de Sión, donde Jerusalén, y el de Garizim) competían entre sí. No era de extrañar que no recibieran a quien peregrina a Jerusalén. Es la única vez que Lucas da mala imagen de los samaritanos.
La segunda perícopa ocurre mientras van de camino. Es una colección de dichos de Jesús sobre su seguimiento. Jesús emplea exageraciones para llamar la atención y grabar su enseñanza. Son tres. La primera es una comparación que usan otros autores de la época. Jesús no se refiere ahora a la pobreza (en realidad sí tiene donde vivir, en Cafanaúm); enseña que para seguirle hay que estar disponible, como lo están los mensajeros itinerantes (como él y los que envió por delante en la perícopa anterior). Si ésta aclara la relación con el hogar y las propiedades, las dos siguientes enseñan que el seguimiento tiene prioridad sobre la familia.
En la tercera Jesús se presenta como más importante que el gran profeta Elías, porque éste -en una escena similar- permitió a su discípulo Eliseo que se despidiera de su familia (1 Reyes 19, 20 ss).
Jesús vuelve a referirse a sí mismo como el "Hijo del hombre" [ver su significado],  como el domingo anterior.


PARA VER
(Autorizado por el autor, Pachi en www.diocesismalaga.es)


COMENTARIOS DE SEGLARES
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.


DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)

Normalmente estamos a gusto con Jesús, es nuestro maestro, pero ¡qué difícil nos resulta seguirle! ¡Cuánto nos cuesta echar la mano al arado y no mirar atrás! Nuestras cosas, la familia, el trabajo, nuestros caprichos, suelen tener preferencia. Esta semana ha terminado el colegio. Con nuestros hijos sí que hemos mirado hacia atrás para hacer un balance de las cosas positivas del mismo. Nos gustó mucho cómo destacaban la alegría de los compañeros, el ejemplo vivencial de un determinado profesor, los momentos  de exámenes que les exigen un esfuerzo, las salidas culturales. Nos hizo mucha gracia que les diera pena que ya se hubiera terminado el curso (suponemos porque el colegio es su segunda casa).Los niños han sido nuestro ejemplo una vez más, en paralelo: tenemos alegría cuando compartimos el Evangelio, ¡qué mejor ejemplo que Jesús!, si superamos nuestras cruces vemos con creces que el esfuerzo merece la pena, y si salimos de nosotros mismos ¡ya estamos comenzando a seguir al Maestro!


DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR
(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana, voluntario de patrulla de calle en ONG católica)

La renuncia a mis seguridades es, sin duda, el obstáculo más fuerte que encuentro para seguir a Jesús. Sin embargo puedo felicitarme porque alguna victoria he logrado en este terreno, como por ejemplo: el uso de mi tiempo. Un factor determinante para haberle dado un nuevo significado y empleo a las horas del día fue el empezar a compartir mi vida con las personas sin hogar, ya que en cualquier momento se presentan situaciones críticas que no puedes postergarlas a un día y hora concretos. Aquí eso no sirve, y hay que tenerlo claro. Cierto es que en nuestro equipo intentamos cubrirnos cuando surgen los imprevistos, para que los planes importantes que podamos tener no se vean alterados, pero también somos conscientes de que las necesidades en este campo, cuando surgen, pasan a ocupar un lugar preferente en nuestro orden de prioridades. ¿Se imaginan que nos llaman un domingo, como ha pasado, para decirnos que a un sin hogar lo han visto “bastante mal” en un determinado lugar y contestamos que estamos descansando? ¿Y qué deberíamos hacer si después de un duro día de trabajo, nos dicen que un seropositivo al que habíamos conseguido una pensión pasará la noche a la intemperie si no le encontramos un techo? Tengo claro que me queda mucho camino por recorrer, pero haber comprendido que debo anteponer la llamada del hermano que verdaderamente me necesita a mis necesidades, es sin duda el primer paso para ser seguidor de Cristo.


PARA REZAR
(hombre, casado, trabaja, con tres hijos)

Padre, que no te ponga condiciones,
que no excuse, ni retrase mi respuesta,
que mi fe esté preparada, mi espíritu presto...
y al reconocer tu Voz, al escuchar tu Palabra,
que no vacile mi voluntad, por confiar siempre
en tu seguimiento...
Cada día, puedo sentir la necesidad de detenerme en el reproche,
o dejarme vencer por las dudas, por los temores, por la comodidad...
La rutina que atenaza mi ánimo,
las urgencias que apartan mi mirada del horizonte,
los ruidos que quiebran el silencio donde es más fácil estar Contigo...
Con todo y en todo, Señor, que sea capaz de escucharte, de reconocerte,
de seguirte... sin reservas, sin esperas, sin excusas...
Fortalece mi corazón miedoso, impulsa mis pasos firmes...
Teniéndote conmigo, no vale mirar atrás sino al frente,
y seguro del camino... porque el destino es estar Contigo,
descubrir tu huella y hacerla mía, y perseverar la mirada en Ti,
para confirmar que nada tiene sentido sin esa luz,
para verificar cuántas cosas prescindibles me ocupan y me preocupan,
y hasta ensombrecen la realidad privilegiada de conocerte y querer seguirte.

(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Señor Jesús, seguirte con fidelidad a veces nos resulta difícil,
pero a pesar de todo, deseamos ser fieles discípulos tuyos
porque sólo en Ti está la Salvación.
Tú, Señor, eres el único que nunca nos falla,
Tú eres el único que nunca nos abandonas,
Tú, Señor, eres el único que permaneces fiel con nosotros.
¡Gracias, Señor, porque nada ni nadie
puede separarnos de tu Amor y Misericordia!
Sabemos, Señor, que Tu Reino exige renuncias,
y somos concientes que seguirte a Ti
nos hace perder nuestras seguridades y comodidades,
pero a cambio experimentamos con alegría
que ganamos mucho más de lo que perdemos,
porque sólo Tú nos das la Vida y nos llenas de Esperanza.
¡Gracias, Señor Dios nuestro, por mostrarnos cada día
tu Voluntad y por invitarnos a ser tus discípulos!
Gracias porque derramas tu Misericordia con nosotros
y nos sigues llamando a pesar de nuestros fallos e infidelidades.
¡Danos fuerzas, Señor, para seguirte siempre!  Amén.


PARA VIVIR ESTA SEMANA
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Cuando leo este pasaje del evangelio, siempre me acuerdo del dibujo ese del chico que camina con una mochila cargada de infinidad de cosas, retratos, camisetas, zapatillas, raquetas, balón, casette, móvil, libros... incluso una televisión. Al pobre se le ve cansadísimo, sudando, "achaparrado" por el peso, y lo peor, es que va triste y sin casi poder avanzar por una cuesta que ya de por sí costaría subirla sin nada. Más o menos eso nos pasa a nosotros en la vida. Tratad desde por la mañana, de ver a qué cosas estáis apegados. Os sorprenderéis de la cantidad de cosa pequeñitas a las que nos apegamos. Os dais cuenta que si nos quitan nuestro ratito de siesta nos ponemos de mal humor, que si nos quitan el sillón favorito, estamos incómodos, nuestra cervecita con la tapa, el cafelito, el cigarro... ¡qué momentos¡, ¡que no me los toquen¡. Todo esto no es malo, los cristianos podemos disfrutar de la vida y de las comodidades. Os invito esta semana a que en aquellos momentos en los que nos sentimos "fastidiados" por que nos cambian nuestra rutinas diaria, que seamos capaces de decir: <<No, no estoy apegado a esto, soy capaz de superarlo y no me voy a poner del mal humor, voy a contestar con una sonrisa>>  No sólo uno se siente enganchado del tabaco, en nuestra vida tenemos muchos más enganches que no nos dejan ser libres. Deberíamos "entrenarnos" en esto, cuantas más veces nos desenganchemos, más fácil nos resultará hacerlo con naturalidad y con alegría. Admiro aquellas personas que necesitan poco en su vida, bendita libertad ¿no creéis?.


PARA CANTAR
(mujer, casada, una hija, trabaja, cantaautora, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)

Llega un tiempo en la vida de un misionero en el que este Evangelio se puede clavar como un puñal en el corazón, y es el momento de la partida: dejar atrás a mucha gente con la que se han establecido lazos de afecto (familia, amigos), para seguir a Jesús allí donde Él vaya (te seguiré donde vayas...). Jesús da dos pautas para estos momentos: la primera que hay que seguir adelante porque eso es trabajar por el Reino (echar mano del arado, sin mirar atrás), y la segunda, es un consuelo: Él habla que no tiene dónde reclinar su cabeza, pero la imagen que se me viene a la mente, es la del discípulo amado, que reclina su cabeza en el Corazón de Jesús... siento que es el consuelo que Él les da a todos los que Le siguen... y el que nos ofrece a todos los que nos quedamos... y también es una súplica para que le prestemos nuestros corazones para que Él pueda descansar en ellos.
En esta mezcla agridulce de sentimientos, he recordado una canción de Brotes de Olivo: Templo, alimento y espíritu, de su trabajo "Dios de la Tierra", que hoy siento como vivencia que todos los misioneros y también todos los cristianos debemos tener.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 2 comentarios

Comentarios

rosita27 rosita27
el 28/6/10
Jesùs nos invita a seguirle en la vocaciòn en la q hemos sido llamados, sirviendo con amor en la libertad de hijos de Dios, amar al projimo como a uno mismo vivir de acuerdo a las exigencias del Espiritu, dejando el egoismo y siguiendo el llamado de Jesùcristo pues el es el camino,la verdad,y la vida solo el tiene palabras de vida eterna. Gracias hnos- Dios los bendiga.
Me gusta 0
tatianita22 tatianita22
el 5/7/10
gracias por todo este conteniso me sirvio demasiado para mi nvida espiritual y academica..sigamos a Jesus porque el es el camino sincero a la vida eterna----
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.