icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio del domingo 31 de enero, IV del tiempo ordinario

Coordinadora de Evangelio Seglar -

EL EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Lucas 4, 21-30

    En aquel tiempo, comenzó Jesús a decir en la sinagoga: "Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír."
Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de sus labios.
Y decían: "¿No es éste el hijo de José?"
Y Jesús les dijo: "Sin duda me recitaréis aquel refrán: "Médico, cúrate a ti mismo"; haz también aquí en tu tierra lo que hemos oído que has hecho en Cafarnaún."
Y añadió: "Os aseguro que ningún profeta es bien mirado en su tierra. Os garantizo que en Israel había muchas viudas en tiempos de Elías, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses, y hubo una gran hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, mas que a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado, mas que Naamán, el sirio."
Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo empujaron fuera del pueblo hasta un barranco del monte en donde se alzaba su pueblo, con intención de despeñarlo.
Pero Jesús se abrió paso entre ellos y se alejaba.

Palabra del Señor

NOTAS BÍBLICAS
(por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)
Continúa el relato donde lo dejamos el domingo anterior.
Entonces Jesús desveló en la sinagoga de su pueblo que sobre él estaba el Espíritu para dar comienzo al tiempo de gracia de Dios. Ahora se describen la reacciones de sus oyentes, que resultan extrañas.
Sus vecinos pasan de un inicial y unánime "todos le expresaban su admiración y se admiraban de sus palabras", al final y global "todos se pusieron furiosos". ¿Qué ha pasado para tan radical cambio de apreciación? Que era "hijo de José" lo sabían de antemano.
Jesús intuye que sus compatriotas quieren que haga milagros como "has hecho en Cafarnaúm" (Lucas comete un desliz cronológico: la jornada de Cafarnaúm aún no ha pasado, la va a narrar justo después de este episodio). Jesús les responde con los ejemplos del gran profeta Elías y de su sucesor Eliseo; ambos hicieron milagros extraordinarios en beneficio de extranjeros, y no para los suyos.
Es entonces cuando la gente "lo empujaron fuera del pueblo" a un precipicio de difícil localización, . Sorprendentemente, Jesús "se abre paso" tranquilamente en medio de una masa que intenta "despeñarlo" -el primer atentado contra su vida- ¿por la autoridad que le concedía la fama que le precedía -mencionada el -el pasado domingo- y de la que habían oído hablar sus paisanos?

PARA VER
(Autorizado por el autor, Pachi en www.diocesismalaga.es)


DESDE LA SOCIO-ECONOMÍA
(hombre, casado, con tres hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)
En un mundo de mentiras decir la verdad es un acto revolucionario. Decir la verdad hoy día no sólo es revolucionario, sino muy peligroso, pues todos los que están cómodos con el actual estado de cosas intentarán  despeñarnos. ¿O quizás somos nosotros mismos, los religiosos, los que intentamos apartar todo lo que nos puede trastocar nuestra pequeño y exclusivo mundo? A Jesús no se le puede domesticar y, si no nos sigue descolocando su palabra, es que lo estamos intentando amoldar a nuestra forma de vivir (o despeñar), en vez de amoldarnos a su forma de amar el mundo.
Una humanidad que tiene recursos suficientes para que todos tengan una vida digna y completa  y que sin embargo gasta los recursos en crear fronteras contra los empobrecidos, en guerrear contra los pobres en vez de declarar la guerra a la pobreza, es una humanidad rota. A los cristianos, entre otros, nos toca vivir y amar en verdad, con un amor que abarque a totas las personas y a toda la persona (en todas sus facetas). Jesús nos muestra que no es fácil, pero sí apasionante: es lo único por lo que merece la pena vivir y morir. ¿Nos lo creemos o preferimos nuestra "tranquilidad".


DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)
Se hace más caso a los de fuera que a los de dentro. Es decir, tiene que venir alguien de fuera para que nos explique lo que nosotros implicados en la situación no vemos. Es normal, en ocasiones, por ejemplo: después de decirle miles de veces a un hijo que haga una cosa en casa, es cuando se lo comenta un amigo, o un profe, cuando se da cuenta de que lo tiene que hacer. Lo mismo pasa con los amigos, o con la familia. Más triste es cuando pasa en un matrimonio. Muchas veces, los dos cónyuges no son conscientes de lo que van viviendo, inmersos en los miles de problemas y cuestiones que da el trabajo, los niños, la casa, la hipoteca, los padres, etc. No es que todo sean problemas, pero nunca nos damos cuenta de la lejanía, hasta que no vemos al otro y ya puede ser tarde, o bien cuando alguien de fuera, que nos avisa, que nos advierte, que nos quiere y nos cuida, nos hace ver que nos tenemos que mirar de nuevo y amarnos de nuevo. Nadie es profeta en su tierra.

DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer casada, dos hijas, de baja laboral, padece cáncer)
Todos nosotros somos cada vez más desconfiados, creemos que la única razón es la propia, que todas las personas a nuestro alrededor buscan sólo su bienestar y todo el mundo pretende engañar a todo el mundo. Nos mostramos siempre escépticos ante los consejos que nos dan los demás, especialmente si éstos vienen de los más cercanos a nosotros.  ¡Qué paradoja ! ¿Acaso desconfiamos más de aquellos que nos quieren? ¿Cuántas veces nos hemos enfadado con nuestros hijos, incluso con nuestra pareja porque aceptan los consejos de otros en lugar de los nuestros?
¡Qué casualidad!  Jesús también se sintió extraño con los suyos pero el amor que los profesaba era tan grande que sentía la necesidad de comunicarle la Buena Nueva, aunque no le creyesen. Jesús pretendía impregnarles del Espíritu Santo, como a la viuda de Sarepta o el leproso curado, pero no les interesaba escuchar la verdad y lo echaron del pueblo.
Seamos realistas y dejémonos aconsejar  por quien más ha demostrado su amor hacia la humanidad, Jesús. Guiémonos por su palabra válida para hoy y para siempre y tengamos la fe suficiente para poder aceptar su voluntad.


DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)
Jesús es para muchos “sólo el hijo de José”. Para nosotros, si nos despistamos, puede que sólo sea un personaje histórico que pasó haciendo el bien. Pero si nos dejamos transformar por su mensaje, por su amor, quizás lleguemos a descubrir al Jesús verdadero. Es cierto que ser cristiano no está de moda. Ni ir a misa, ni asistir a catequesis, ni preocuparte por el otro. Ni tener fe en el hombre, ni esperanza en que todo va a ir mejor. Ni amar sin condiciones, al contrario: te quiero pero… te quiero si tú a cambio… Intentamos transmitir a nuestros hijos las enseñanzas de Jesús y ellos saben que hay que renunciar a cosas porque Jesús está primero. Que es más importante la formación cristiana que un partido de baloncesto, una presentación del equipo, una regata, el cumpleaños de un amigo. Que hay una escala en los valores que compartimos y hay cosas que no son negociables, aunque a los demás les parezca que somos bichos raros o nos señalen con el dedo. Que la fe, la esperanza, el amor están vivos. Eso es lo que deben ver en nosotros. Con fe, no nos importará el qué dirán (sobre todo a los adolescentes) y puede que les hagamos pensar.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, dos hijas, empleado de empresa; el matrimonio pertenece a comunidad cristiana)
Los que escuchaban a Jesús, primero se admiran de sus palabras y luego se enfadan con él, apenas habría pasado un ratillo ¡vaya cambio!
Recuerdo cuando se formó el primer comité de empresa en mi trabajo. Unos pocos tomaron la iniciativa y la palabra, costó convencer a la gente pero muchos decían que era necesario y sería bueno para los trabajadores. Al cabo del tiempo, cuando ya estuvo formado y funcionando se decía que el comité no servía para nada, que hacía lo que decían los jefes y no luchaban por los trabajadores. Cuando llegué a formar parte de él me di cuenta de lo difícil que era llevar a cabo cualquier mejora, incluso era complicado ponerlos a ellos de acuerdo, pero lo que sí me quedó claro es que los que formaban el comité, a pesar de todas las críticas recibidas, luchaban por sus compañeros.
En general nos es muy fácil criticar las actitudes y los comportamientos de los demás. Deberíamos pasar antes por su situación para poder opinar tan libremente.

PARA REZAR
(hombre, casado, trabaja, con dos hijos)

Que tu Palabra me guíe y me sostenga, Señor.
Que tu Palabra sea mi luz y mi camino, Padre...
Que sea mi paz y mi fortaleza...
Que descubra en ella la verdad de mi vida,
el sentido de las cosas...
Porque en ella estás Tú, está escrito tu Amor, y el Amor que quieres en mi vida...
Si me aferro a tu Mensaje, no debo temer a nada,
Si me ilumina tu Testimonio, sé a donde van mis pasos...
Y pese a todo aquello que se torna difícil, frente a los pesares y obstáculos del Camino,
que tu Palabra y tu obra alivien la carga de mis miedos...
Frente a todos aquellos que se rebelan, que me empujan a otras formas, que no entienden lo que soy,
o lo que hago...
Que persevere mi ánimo en la fe, en la confianza, en la certeza de que me quieres y me acompañas...
Padre, que viva, que haga y que sea como Tú enseñas: la entrega y la generosidad más grande es amar y ser amado.
Que ese amor, sea la sangre de mi cuerpo, el oxígeno de mi alma, y el impulso de mis hechos.

(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

¡Te damos Gracias, Dios Padre, porque tu Misericordia es eterna
y porque Tú ya nos has elegido desde el seno materno
para colaborar contigo en tu Plan de Salvación para el mundo!
Tú, Señor y Dios nuestro, sabes bien que muchas veces
no nos compren cuando queremos ser fieles a tu mensaje de vida
y cuando nuestro corazón grita que sólo en Ti está la Salvación.
Dios Padre Bueno, Tú te manifiestas día a día,
cuando quieres y donde quieres, sin dejar nunca de sorprendernos.
Enséñanos a estar atentos a cada momento, para saber reconocerte
en todas las personas sencillas y gestos cotidianos
en las que Tú te manifiestas y te haces presente cada día.
Haz Tú, que nosotros seamos testigos valientes tuyos en nuestra sociedad,
para llevar a cabo la misión que Tú nos encomiendas cada día,
siendo fieles a tu Voluntad, a pesar de ser incomprendidos, en ocasiones,
por nuestros compañeros de trabajo, amigos, familiares o vecinos.
Ayúdanos a ser humildes y amables con las personas que nos ofendan
y a ser también pacientes con los defectos y debilidades de los demás.
Haz que sepamos valorar las virtudes de cada uno de nuestros hermanos
y ayúdanos a ser tolerantes con las personas que piensan diferente a nosotros,
para aprender a escuchar a cada hermano y estar atentos a sus necesidades,
sabiendo ver las semejanzas que nos une, en vez de las diferencias que nos separa. Amén.


PARA VIVIR ESTA SEMANA
(matrimonio, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
No creyeron en Jesús, no confiaron en Él, porque lo conocían a Él y a su familia de “toda la vida”. Tenían una imagen suya, probablemente buena, pero que no cuadraba con la de un Profeta. Y por tanto, no estaban dispuestos a seguirlo…¡qué se habría creído ese! Y que esa imagen, que esos “prejuicios” cambiaran era extremadamente complicado.
Nosotros, siendo más o menos conscientes de ello, tenemos “clasificados” a las personas que conocemos: nos pueden aportar algo o no, buenas o malas, torpes o inteligentes, ateos o creyentes, trabajadoras o vagas, de derechas o de izquierdas, nada o muy comprometidas, feas o guapas, simpáticas o aburridas….Y todo lo que percibimos e interactuamos con esas personas va a estar mediatizado, influenciado enormemente por la imagen que tenemos de las mismas. Si alguien nos cae mal, la consideramos tonta, inferior, poco recomendable, es de otras creencias, ideología, “casta”… que nosotros…probablemente no la escuchemos adecuadamente (aunque sí la oigamos), no consideremos lo que nos dice o en caso extremo directamente desechemos (inconscientemente o no) absolutamente todo lo que tenga que ver con esa persona, incluidas ideas, actuaciones…que objetivamente pueden ser positivas…¡y que, por tanto, nos perdemos!
Nuestra propuesta para esta semana es la de reflexionar sobre nuestros prejuicios, el que intentemos eliminarlos siendo capaces de aprovechar todo lo que nos puede aportar, en todos los sentidos, quien nos rodea, por ínfimo que sea, porque Dios está, quiere estar, en el corazón de todo la humanidad.
Ojalá Dios nos dé a todos el don de la bienaventuranza de ser “limpios de corazón” para poderlo ver en toda persona y circunstancia. Pidamos por ello. Entre otras cosas, porque así tendremos más serenidad e incluso seremos más felices.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas : evangelio, jesus, sinagoga, lucas,
icono comentarios 1 comentario

Comentarios

BERTHA SALDAÑA BERTHA SALDAÑA
el 31/1/10
EL SEÑOR NOS DICE YO SOY EL PRIMERO Y UNICO AMOR SIGUE MIS ENSEÑANZAS Y CON ESE AMOR VE A TU PROXIMO,`PORQUE SINO CAMINAS CONMIGO SOLO VERAS ESO QUE LLAMA AMOR DEL MUNDO ,ENVIDIA, RENCOR,ODIO,DESALIENTO,DINERO,EGOLATRIA SOLO YO TE PUEDO ENSEÑAR Y LLENAR TU CORAZON DEL VERDADERO AMOR A TU PROXIMO COMO A TI MISMOS, PERSEVERA EN MIS ENSEÑANZAS Y CONOCERAS Y RESISTIRAS AL MUNDO , BENDITO Y ALABADO SEAS POR SIEMPRE SEÑOR.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.