icono estrella Nº de votos: 0

Evangelio del domingo 19 de julio, 16º del tiempo ordinario

Coordinadora de Evangelio Seglar -
Lee el Evangelio de este domingo
Elige el comentario que quieres leer: Educación de los hijos, Enfermedad.

EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Marcos 6,30-34
    En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él les dijo: "Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco." Porque eran tantos los que iban y venían que no encontraban tiempo ni para comer. Se fueron en barca a un sitio tranquilo y apartado. Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor; y se puso a enseñarles con calma.

Palabra del Señor


DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer,casada,con dos hijas, de baja laboral, enferma de cáncer)
    En este domingo Jesús nos recuerda que necesitamos llenarnos de Espíritu para poder irradiarlo a los demás. A veces es necesario pararse y reflexionar sobre nuestras acciones, nuestros pensamientos, nuestras obras materiales, nuestra oración.  Este tiempo de verano donde la mayoría de nosotros tenemos más o menos días de vacaciones, podemos aprovecharlo también para hacer balance de lo que estamos haciendo por los demás.
Desde mi nuevo tratamiento de quimioterapia, la oración y mi buen Jesús me dan fuerza para seguir luchando y ayudando a los que me rodean: a mi familia, para que sigan esforzándose en conseguir sus metas y llenándoles de felicidad y alegría cada día. A mis amigos, enseñándoles a preocuparse por las cosas importantes y  a buscar soluciones a los problemillas diarios, y a todas las personas que me rodean mostrándoles la importancia de ser feliz todos los días.
Todas estas cosas no serían posibles si no alimentara mi Fe desde la oración. Dios nos escucha siempre y se para a "enseñarnos con calma" como dice el evangelio de este domingo.


DESDE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS
(matrimonio, él trabaja, con cinco hijos, pertenecen a comunidad cristiana de matrimonios)
    ¡Qué gusto da rezar con los niños la oración de la noche! Ya, acostados en sus camas, hasta el que ha dado más guerra durante el día se reconcilia: ¿Verdad que mañana vas a ser bueno? Si. Pues díselo a Jesús. Lo bonito es que siempre contestan que sí. El sencillo gesto de dar las gracias por las cosas buenas que han hecho o disfrutado durante el día, el pedir perdón y querer ser mejores, dar las buenas noches a Jesús y a la Virgen, hacen que tengan un mejor descanso. Y, aunque los padres no tengamos vacaciones, seguro que podemos conseguir una tarde sin tele; un paseo por el parque; subir a la azotea del edificio a contemplar las estrellas, las nubes o la Luna; un espacio sereno y rezar en familia. Y dar gracias a Jesús por ser nuestro Pastor y pedirle que nos enseñe a compadecernos del otro, “a llorar con los que lloran y a reír con los que ríen”.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios Sin comentarios

Comentarios

escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.