icono estrella Nº de votos: 0

¡Estar consigo mismo!

Nicolás Caballero, cmf -

Una forma de espacio, aunque elemental, puede ser la llamada relajación, hoy tan trivializada. Asumida desde la fe, es descanso, y un relativo espacio abierto al amor de Dios; un espacio en la propia corporalidad. Un espacio como sagrado:

- preservado: de influencias negativas exteriores; de miradas que pueden robar­nos el mérito (Mt 6, 6).
- reservado: para estar consigo mismo (vivir consigo); y para estar con Dios: so­los con El Solo.

¡No es fácil difícil estar consigo mismo! Ni siquiera sabemos quiénes somos, per­didos, como estamos, entre tantos fragmentos de nosotros mismos. Ninguno de esos fragmentos nos dice quiénes somos, ni nos refiere con verdad. Son fragmen­tos que determinan nuestra personalidad pero no refieren nuestra hondura real. Dios busca entre esos 'escombros', la persona que salió de sus manos: original, si­lenciosa, sencilla. Esos fragmentos, de los que solemos vivir, a los que nos afe­rramos, no pueden fundamentar nuestra verdad ni la experiencia humana y reli­giosa de nosotros ni tampoco la de Dios.

Estar consigo mismo tiene que ser una experiencia de sencillez, de naturalidad, donde la mirada útil para la contemplación, comienza a ser posible cuando deja­mos de estar dependiendo de nuestros fragmentos prehistóricos y abrimos la ven­tana al cielo abierto, a antes de los tiempos.

Estar consigo será -cuando ocurra- una experiencia sencilla de desestructura­ción y de desinstalación. Podremos sentirnos como algo invertebrado, precisa­mente cuando nos dejamos en Dios, con la paradójica pretensión de no pretender nada: estar sin eficacia - dice Juan de la Cruz. ¡En Dios!, siendo conscientes de es­tar en lo que siempre hemos estado sin vivirlo de verdad (Hch 17,28). Ajenos a tan sublime realidad, hemos cambiado el estar en él y el tener una oscura experiencia de su presencia, en fe, por esa forma, aparentemente más realista e imaginativa de pensar en Él, de segregar palabras de forma imparab1e. Podríamos fundar una cá­tedra con palabras, pero sólo nos realiza la sencilla postura sentados a los pies de Dios: sin eficacia, sin la pretensión de querer aferrarlo con nuestras manos. ¡Es li­bre como el aire; se escaparía! ¿Tendremos que volver a ser evangelizados los que creemos saber tantas cosas de Dios? Todo esto requiere catequesis y, sobre todo, humildad. No es fácil aprender el modo de ver de los sencillos ... Nos hemos vuel­to complicados ... ¡Difícil ser uno mismo! La oración es el camino ... y el no sa­ber ...

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas : oracion,
icono comentarios 8 comentarios

Comentarios

Conchita Conchita
el 14/11/12
Amén.
Me gusta 0
dalia pastora dalia pastora
el 15/11/12
ES cierto, es tan dificil estar con uno mismo,encontrarnos con nosotros, solos, experimentar la soledad, ser humildes, y sentirnos desolados, abrumados y enfrentar los miedos, y todos los pensamientos que nos llegan, es aterrador, pero Dios es grande y poderoso y siempre nos ayuda y nos protege
Me gusta 0
Edwincito Edwincito
el 16/11/12
vivimos en un mundo tan agitado que a veces nos perdemos en el camino hace falta tiempos de oracion,relajacion y paz para poder recibir de Dios sus bendiciones y amor.Gracias sr. autor por tan buen articulo.
Me gusta 0
Ismael Ismael
el 20/11/12
En la última semana he leído ,atrapado , "Un nuevo mundo, ahora" de Eckhart Tolle. Sé que en círculos católicos no es muy aceptado. Yo solo pretendo conocer la voluntad de Dios para aceptarla, disfrutarla y ,en los límites de mis posibilidades, cumplirla. Si me estoy apartando del Camino le ruego me lo advierta.
isma-el@libertaddigital.net
Me gusta 0
Martha Martha
el 21/11/12
Ismael: solo quiero decirte mi opinion ; si tu FE es ver-
dadera y tu camino bien definido, no temas que cual-
quier libro que leas no te apartara de Jesus.
Me gusta 0
Encarna Encarna
el 21/11/12
Muchas gracias , padre Nicolás por sus consejos y lecciones.
¡ Es tan difícil !
Estamos en este mundo absobidos por él, y no nos damos cuenta que nada de esto importa, que lo único que importa es aprender a estar en Dios, y no dedicamos mucho tiempo a esto. Ademas para ello antes debemos aprender a estar a solas con nosotros mismos y siempre estamos rodeados de todos y de todo. Habrá que seguir intentándolo con la ayuda de Jesús.
Me gusta 0
Judith Judith
el 10/9/14
Creo que para buscar el encontarse con uno mismo , primero hay que dejar todo lo que es atadura . Las ataduras nos separan de saber que queremos ser , y la soledad sin alejarnos por completo de lo espiritual nos ayudarian a comprender que estamos haciendo en este mundo , que no hemos hecho y que se dejara de hacer .
Lo mas cercano a sentir la sensacion de llenura espiritual y felicidad es estar en la naturaleza , ver el mar , caminar solos por la arena , sentarnos sobre la yerba , acostarnos y mirar el cielo . Luego de eso sabremos que queremos .
Lo dificil es las ataduras a los seres queridos , esto nos aleja del encuentro con nosotros mismos , ya no vivimos nuestra vida , sino vivimos para la vida de otros y mas si estan enfermos y hay que cuidarles . Lo que me hace sentir que jamas ... » ver comentario
Me gusta 0
mario terreros mario terreros
el 11/1/17
Al lado de tan bella y necesaria reflexión, "Amarres de amor en poco tiempo". Lo sacro y lo esotérico; lo sacro y lo oscuro , la mies y la cizaña creciendo juntas ¡Como lo advierte El Evangelio!
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.