icono estrella Nº de votos: 0

Espacio de sequedad

Nizolás Caballero -

 

Es el desierto (Sal 63 [62], 2): "Oh Dios, mi Dios, yo te bus-   ^^ co, mi alma tiene sed de ti, en pos de ti languidece mi carne, como tierra seca, agotada, sin agua".

En la medida en que uno encuentra su pobreza, nace el vacío y también la experiencia, aparentemente contradictoria de "entender a Dios justo cuando uno experimenta que no entiende nada"; que todo se le escapa. Es la bella experiencia de Dios, aunque en la oscuridad de ese mismo Dios. Es la experiencia de la no visibilidad de Dios. Y duele.

En el fondo, Dios mismo va reformando nuestra idea de él y la manera de formular nuestra propia experiencia de quién es Dios para mí. La misma oscuridad es, por otra parte, una experiencia fundamental de la oración. No es experiencia tener una 'idea' de que estamos en la oscuridad de la fe; la experiencia de la fe es sentirse sumergido en esa oscuridad y consentir en ella.

Creemos y, aunque no sintamos la profunda carencia y nostalgia de Dios (Sal 41), todos la llevamos 'encarnada'. Este querer, desde la fe, es la sinceridad. Es, en el fondo, una elección a favor de Dios. Es una opción ratificada en cada momento oracional y que pone de manifiesto ante nuestros propios ojos, la necesidad de actualizar nuestra naturaleza religiosa. Es creer que Dios es el Acontecimiento en el que todo ocurre, y yo, ahora mismo: creer ese 'Acontecimiento' y 'dejarse estar en él'. Eso supone que Dios no es ya una vaga abstracción que casi no dice nada a nuestra inteligencia y menos a nuestro corazón.

Espacio oracional

No buscamos la sensibilidad, ni el sentimiento ni menos la sensación. Buscamos el actualizar nuestro 'consentimiento' de aceptar 'estar con Dios' y seguros de que yo, en concreto, 'estoy con Dios', estoy en Dios, 'vivo, en Dios' (Hech 17,28): ¡Ahora!

En definitiva, necesitamos 'crear' un espacio que es un 'ahora', sin escapatorias; una situación 'despojada'.

Dios va haciendo su obra sin contar, aparentemente, con nosotros. Hay que hay que 'saber' entender y aceptar con paciencia.

Nicolás Caballero, cmf.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas : desierto,
icono comentarios 4 comentarios

Comentarios

conchita conchita
el 15/4/11
Me atrevo a decir...Dios en su Infinita Misericordia, nos permite "saber" que El es Verdad concreta, real esencia, razón y meta de toda existencia, que interactua con nosotros en todo momento.
La oración,es, por gracia de Dios, fuerza de amor irresistible que, tarde o temprano, nos hace verdaderamente humanos ,al anhelar configurarnos en Cristo.
Me gusta 0
qiaxzo qiaxzo
el 10/5/11
"la experiencia de la fe es sentirse sumergido en esa oscuridad y consentir en ella" Me gustaría saber cómo. A veces siento miedo al pensar que consentir me puede hacer quedarme ahí. No poner voluntad y seguir el camino. A veces, puedes sentir tanto a Dios en esa oscuridad, que te encierras y te recreas y no te abres a las posibilidades que te dan algunos rayos de luz.
Me gusta 0
qiyiwbr qiyiwbr
el 23/5/11
En momentos de oscuridad he gritado, he sentido miedo, he buscado y sobre todo he llorado. Y es verdad que todo son emociones sentimientos que se expresan como gritando ¡quiero sentir! paz, perdón, inocencia, amor, seguridad, fortaleza.... y al final..... nada, Dios está, sabes que te ama y eso te basta. Y recibo tanto en ese momento, que no entiendo cómo puedo dejar que mi vida diaria me haga olvidarlo.
Me gusta 0
María Pilar María Pilar
el 21/3/17
Cuando la Gracia te regala percibir algo, todo tu te quedas como suspendido en el vacio.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.