icono estrella Nº de votos: 0

El poder del ritual

Ron Rolheiser (Trad. Benjamín Elcano, cmf) -

No siempre encuentro fácil orar. Frecuentemente estoy rendido, aturdido, atrapado en tareas, presionado por el trabajo, escaso de tiempo, sin ganas de orar, o más tentado de hacer otra cosa. Pero hago oración a diario; a pesar de que frecuentemente no quiero, y aunque muchas veces la oración puede ser aburrida y sin interés. Hago oración diariamente porque estoy comprometido con algunos rituales de oración, el oficio de la Iglesia, las laudes y vísperas, la Eucaristía y la meditación diaria.

Y estos rituales me vienen bien. Me mantienen, me tienen estable y me guardan regularmente aun cuando, muchas veces, no tengo ganas de orar. Ese es el poder del ritual. Si sólo orara cuando tuviera ganas, no oraría muy regularmente.

La práctica del ritual nos mantiene haciendo lo que deberíamos estar haciendo (orar, trabajar, estar a la mesa con nuestras familias, ser corteses) aunque nuestros sentimientos no siempre estén en juego. Necesitamos hacer ciertas cosas no porque siempre sintamos que nos gusta hacerlas, sino porque es procedente hacerlas.

Y esto es verdad para muchas áreas de nuestras vidas, no sólo para la oración. Tomad, por ejemplo, los rituales sociales de urbanidad y buenas maneras que apoyamos cada día. Nuestro corazón no siempre está en los saludos y expresiones de amor, aprecio y gratitud que nos damos unos a otros cada día. Nos saludamos, nos  despedimos, nos expresamos amor y gratitud a través de  algunas fórmulas sociales, palabras rituales: ¡Buenos días! ¡Qué bueno verte! ¡Que tengas un gran día! ¡Que tengas una estupenda noche! ¡Que duermas bien! ¡Encantado de encontrarme contigo! ¡Encantado de trabajar contigo! ¡Te quiero! ¡Gracias!

Nos decimos estas cosas diariamente, aun cuando tenemos que admitir que hay momentos, muchos momentos, en los que  estas expresiones aparentar ser puramente formales y de ninguna manera parecen consecuentes con los sentimientos que estamos teniendo en ese momento. Y aun así las decimos y son sinceras en lo que expresan que subyace en nuestros corazones a un nivel más profundo que nuestros sentimientos más momentáneos y efímeros de distracción, irritación, contratiempo o ira. Además, estas palabras nos mantienen en civismo, en buenas maneras, en afabilidad, en cortesía, en respeto y en amor, a pesar de las fluctuaciones en nuestra energía, humor y sentimientos. Nuestra energía, humor y sentimientos, en cualquier momento dado, no son un verdadero indicio de lo que hay en nuestros corazones, como todos nosotros sabemos y por lo que frecuentemente necesitamos disculparnos. ¿Quién de nosotros no se ha mostrado alguna vez molesto y amargo hacia alguien a quien amamos profundamente? La profunda verdad es que amamos a esa persona, pero eso no es lo que estamos sintiendo entonces.

Si sólo expresáramos afecto, amor y gratitud en esos momentos en que nuestros sentimientos estaban completamente en juego, no los expresaríamos muy frecuentemente. Gracias a Dios por los rituales ordinarios y sociales que nos mantienen en amor, afecto, afabilidad, civismo y buenas maneras en esos momentos en que nuestros sentimientos están de mal humor con lo que es más verdadero de nosotros mismos. Estos rituales, como un fuerte recipiente, nos mantienen seguros hasta que vuelven los buenos  sentimientos.

Hoy, en demasiadas áreas de la vida, ya no entendemos el ritual. Eso nos deja intentando vivir nuestras vidas por nuestros sentimientos; no es que los sentimientos sean malos, sino que más bien nos sobrevienen como huéspedes salvajes y no invitados. Iris Murdoch afirma que nuestro mundo puede cambiar en quince segundos porque nosotros podemos enamorarnos en quince segundos. ¡Pero también podemos dejar de estar enamorados en quince segundos! Los sentimientos funcionan de esta manera. Y así, no podemos mantener el amor, el matrimonio, la familia, la amistad, las relaciones colegiales y la ciudadanía por sentimientos. Necesitamos ayuda. Los rituales pueden ayudar a mantener nuestras relaciones más allá de los sentimientos.

Dietrich Bonhoeffer solía dar esta instrucción a una pareja cuando  oficiaba en su boda. Les decía: Hoy estáis enamorados y creéis que vuestro amor puede sostener vuestro matrimonio. Pero no puede. Sin embargo, vuestro matrimonio puede sostener vuestro amor. El matrimonio no es sólo un sacramento; es  también un recipiente ritual. El ritual no sólo puede ayudar a sostener un matrimonio; también puede ayudar a sostener nuestras vidas de oración, nuestro civismo, nuestras maneras, nuestra afabilidad, nuestro humor, nuestra gratitud y nuestro equilibrio en la vida. Sed cautos con cualquiera que, en nombre de la psicología, el amor o la espiritualidad, os dice que el ritual es vacío y que debéis confiar en vuestra energía, humor y sentimientos como vuestra brújula guía. Estos no os llevarán lejos.

Daniel Berrigan escribió una vez: No viajes con alguien que espere que resultes interesante todo el tiempo. En un viaje largo, hay tramos obligatoriamente aburridos. Juan de la Cruz se hace eco de esto cuando habla sobre la oración. Nos dice que, durante nuestros años generativos, uno de los mayores problemas que afrontaremos diariamente en nuestra oración es el simple aburrimiento.

Y así, podemos estar seguros de que nuestros sentimientos no nos sostendrán, pero las prácticas del ritual pueden hacerlo.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 5 comentarios

Comentarios

MIRIYANI RANGEL MIRIYANI RANGEL
el 31/8/17
BUENOS DIAS, UN AMEN POR ESTE ARTICULO QUE NOS AYUDA AL FORTALECIMIENTO DE NUESTRO SENTIR Y VIVIR EN LO COTIDIANO DE LA VIDA.
Me gusta 0
Luis Alberto Luis Alberto
el 29/8/17
"Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos."
Cuando nos reunimos para celebrar los rituales no solo sagrados sino de la vida en su nombre y bajo su recuerdo, reavivamos ese fuego del espiritu para que obre en nosotros y la creacion.
Los antropologos dicen que el poder del ritual es evocar , es traer a la vida aquello que se recuerda y nombra , asi la palabra que es agua de vida, nos refresca y es un oasis para seguir caminando por este mundo, y el ritual refuerza siempre esto.
Bendito sea el creador por sus insondables caminos.

Me gusta 0
Martha Martha
el 28/8/17
Si abandonamos el ritual en nuestras vidas demos
por seguro que la perdemos; aunque nos parezca
imposible, es asi; la comida se convierte en un ri-
tual , aunque no tengamos muchos deseos de comer,
n os sentamos a la mesa,oramos y comemos porque
es la costumbre , es un ritual que no podemos pasar
por alto. Hacer las oraciones antes de dormer, depen-
de del grado de sueno y cansancio que tengamos, ha-
blo de la vida laica, al menis podemos decirle a nues-p
tro Dios " Abba, perdoname se me cierran los ojos de
sueno" y dormir confiados en que nos comprende y
hasta procura que nuestro sueno sea reparador en
fuerzas y amor.
Y como los ejemplos anteriores se compone todo en
vida, hay que mantenerlos siguiendo siempre un ri-
tual aunque lo que sintamos por dentro sea un sen-
ti ... » ver comentario
Me gusta 0
Rogelio Rogelio
el 28/8/17
Muy interesante el texto, realista, la importancia de los rituales en nuestra vida, para mantenernos en el camino correcto y nuestras relaciones con los demás. La oración y otros aspectos de la vida cristiana.
Me gusta 0
AUGUSTO AUGUSTO
el 28/8/17
Todo poder que poseemos proviene de Dios que nos ama, y en mi caso el poder de vivir, y como puedo usar todos los poderes que he recibido; amando en forma justa a Dios, mi prójimo y a mí mismo, haciendo lo que debo hacer en cada instante de mi vida justo lo que corresponde, ni más ni menos; y así cumplo la voluntad de Dios en ese instante, sin que me olvide de la misericordia Él, de quién proviene toda gracia verdadera, y así entro en el Reino de Dios, pasando por la puerta angosta, puerta que es Jesucristo nuestro Señor y Salvador.
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.