icono estrella Nº de votos: 0

El poder de Dios como impotencia

Ron Rolheiser (Trad. Benjamin Elcano, cmf) -

El novelista y ensayista francés Léon Bloy hizo una vez este comentario sobre el poder de Dios en nuestro mundo: “Parece que Dios se ha condenado hasta el fin de los tiempos a no ejercer ningún derecho inmediato de amo sobre criado ni de rey sobre súbdito. Podemos hacer lo que queremos. Él se defenderá sólo por su paciencia y su belleza”.

¡Dios se defiende sólo por su paciencia y su belleza! ¡Qué cierto! ¡Y qué significativo para nuestra comprensión del poder!

La manera como nosotros entendemos el poder va invariablemente unida a cómo vemos ejercido el poder en nuestro mundo. Nuestro mundo entiende el poder precisamente como una fuerza que puede dominarlo sobre otros, una fuerza que puede apremiar a otros a obedecer. En nuestro mundo, se entiende que el poder es verdadero sólo cuando puede mantenerse poderosamente para hacer a otros obedecerlo. Para nosotros, la gente fuerte tiene poder, las reglas políticas tienen poder, los sistemas económicos tienen poder, los billonarios tienen poder, los ricos y los famosos tienen poder, los cuerpos musculosos tienen poder y el valentón del patio de recreo tiene poder; poder que puede hacer que te rindas, de un modo u otro.

Pero tal noción de poder es adolescente y superficial. El poder que puede hacer que te rindas es sólo una clase de poder y, al fin, no la más transformativa. El verdadero poder es moral. El verdadero poder es el poder de la verdad, la belleza y la paciencia. Paradójicamente, el verdadero  poder parece generalmente desvalido. Por ejemplo: Si pones en la misma habitación a un atleta poderosamente musculoso, al director ejecutivo de  una pujante corporación, a un valentón de patio de recreo, a una estrella de cine ganadora de un premio de academia y a un bebé, ¿quién posee el mayor poder? Al fin, el bebé. Al fin del día, la impotencia del bebé predomina sobre el músculo físico, el músculo económico y el músculo carismático. Los bebés limpian moralmente una estancia, practican exorcismos; incluso las personas más insensibles tienen cuidado con su lenguaje alrededor de un bebé.
Esa es la clase de poder que Dios reveló en la encarnación. Contra casi toda humana expectación, Dios nació en este mundo no como Superman ni Superstar, sino como bebé, incapaz de atender sus propias necesidades. Y así es como Dios está siempre esencialmente presente en nuestras vidas.  Annie Dillard, la escritora que ganó el premio Pulitzer, sugiere que así es como nosotros encontramos siempre a Dios en nuestras vidas, como un  infante desvalido que yace en el pesebre y al que necesitamos recoger, alimentar y abastecer proveyéndole de carne humana.

Tiene razón, y su visión, como la de Léon Bloy, tiene amplias implicaciones en cómo entendemos en nuestras vidas el poder de Dios y su aparente silencio.

Primero, el poder de Dios en nuestras vidas. Cuando examinamos el relato bíblico de Adán y Eva y el pecado original, vemos que la motivación primaria de comer la manzana fue su deseo de atrapar de alguna manera la divinidad, llegar a ser como Dios. Querían el mismo poder de Dios. Pero ellos, como nosotros, entendieron mal lo que constituye el genuino poder. San Pablo nos muestra la antítesis de eso en la manera como él describe a Jesús en el famoso himno cristológico de la epístola a los filipenses. Pablo escribe allí que Jesús no consideró la igualdad con Dios algo a lo que aferrarse, sino más bien que se llenó de ese poder para venir a ser desvalido, confiando que este vacío y desvalimiento serían por fin el poder más transformativo de todos. Jesús se sometió al desvalimiento para llegar a ser verdaderamente poderoso.

Esa visión puede derramar luz sobre cómo entendemos la aparente ausencia de Dios en nuestro mundo. ¿Cómo podríamos comprender lo que con frecuencia es llamado “el silencio de Dios”? ¿Dónde estaba Dios durante el Holocausto? ¿Dónde está Dios durante los desastres naturales que matan a miles de personas? ¿Dónde está Dios cuando accidentes y enfermedades sin sentido se llevan la vida de incontables personas? ¿Por qué no interviene Dios poderosamente?

Dios está presente e interviniendo en todas estas situaciones, pero no de la manera como ordinariamente entendemos la presencia, el poder y la intervención. Dios está presente del modo como la belleza está presente, del modo como un recién nacido indefenso e inocente está presente y del modo en que la verdad como agente moral está siempre presente. Dios  nunca está silencioso, porque la belleza, la inocencia, el desvalimiento y la verdad nunca están silenciosos. Están siempre presentes e interviniendo; pero, a diferencia del poder humano ordinario, están presentes de un modo  que es completamente no-manipulativo y plenamente respetuoso de la libertad. El poder de Dios, como el de un recién nacido, como el poder de la belleza misma, respeta totalmente.

Cuando miramos las luchas que hay en nuestro mundo y en nuestras vidas privadas, frecuentemente parece como que el poder divino siempre está   siendo superado por el poder humano. Como al personaje de dibujos animados Ziggy le gusta decir: Los pobres aún están siendo atropellados en nuestro mundo. Pero, como David, de pie con sólo una honda de niño ante Goliat, un gigante que parece arrollador en lo tocante a músculo y hierro; y justo como los apóstoles, a los que se les pide que preparen cinco pequeñas barras de pan y dos insignificantes peces ante una multitud de 5000, Dios siempre parece decepcionar en nuestro mundo.

Pero sabemos bien cómo acaban estas historias.

Si te ha gustado, compártelo:
icono etiquetas etiquetas :
icono comentarios 3 comentarios

Comentarios

Miguel Miguel
hace 3 semanas
Dios actuó y salvo la vida de mi hijo está en proceso de sanación pero estamos seguros que el es médico por excelencia y lo que empieza lo termina.Amen.
Me gusta 0
Martha Martha
hace 2 semanas, 5 días
Todos hemos interpretado el poder de Dios erronea-
mente, lo hemos igualado al poder terrenal que ejer-
cen autoridades, soberanos, presidentes y todos los
que a su alrededor se mueva el "dinero", causante
de todos los males que existen en la tierra.
Estoy de acuerdo con este comentario del P.Ron, el
poder de Dios no es algo que lo podamos ver ni to-
car; podemos tocar y ver la fuerza del poder de Dios
en nuestros Dolores?, podemos tocar la confianza que
nos acompana cuando tenemos miedo ? sentimos los
pasos de la presencia de Dios a nuestro lado ? acaso
podemos tocar la belleza del firmament en una noche
llena de estrellas ? Ese es el poder de nuestro Dios,
no tenemos que gritar ante los infortunios: donde tabas Dios que no viste el mal que me aqueja ? El
esta siempre a ... » ver comentario
Me gusta 0
Alicia Alicia
hace 1 semana, 6 días
El poder de Dios es espiritual, no terrenal. Y esta expresado en el Amor. Por eso Jesús dice ""Mi reino no es de ese mundo""
Me gusta 0
escribir comentario
Por favor escriba las letras como se muestran.